Alphabet aspira a cambiar el mercado de robótica industrial con Intrinsic

0
9

La nueva compañía de la matriz de Google, que se suma a otras de la tecnológica como Waymo, centrada en coches autónomos, o Wing, en drones de reparto, pretende “liberar el potencial creativo y económico de la robótica industrial para millones de empresas, empresarios y desarrolladores”, explica su consejera delegada Wendy Tan White.

Tras cinco años de desarrollo tecnológico, Alphabet lanza al mercado Intrinsic, una empresa dedicada a desarrollar herramientas de software diseñadas para que los robots industriales, que, como explica su máxima responsable Wendy Tan White en un comunicado, se utilizan para fabricar todo tipo de productos, desde paneles solares hasta coches, “sean más fáciles de usar, menos caros y más flexibles, de modo que más personas puedan utilizarlos para crear nuevos productos, empresas y servicios”.

El objetivo último de Intrinsic, según la CEO, es “liberar el potencial creativo y económico de la robótica industrial para millones de empresas, empresarios y desarrolladores”. “Al desbloquear el acceso a estas increíbles herramientas de productividad, esperamos apoyar un cambio hacia una forma más sostenible y equitativa de hacer las cosas”, añade, recordando que ahora solo 10 países fabrican el 70% de los productos del mundo. “Esto significa que la mayoría de las cosas se fabrican lejos de sus consumidores finales, lo que aumenta las emisiones del transporte mundial, y muchos países y empresas pierden oportunidades económicas. Incluso los países con sectores manufactureros fuertes necesitan ayuda para satisfacer la demanda: se prevé que solo la industria manufacturera estadounidense tenga 2,1 millones de puestos de trabajo sin cubrir en 2030”, afirma.

La directiva explica que el proceso de enseñar a los robots a hacer cosas no ha cambiado mucho en las últimas décadas y sigue siendo sorprendentemente manual y a medida y esto es lo que Intrinsic quiere revolucionar. “En los últimos años, nuestro equipo ha estado estudiando cómo dotar a los robots industriales de la capacidad de percibir, aprender y realizar ajustes automáticamente a medida que completan las tareas, para que puedan trabajar en una gama más amplia de entornos y aplicaciones. Trabajando en colaboración con equipos de todo Alphabet y con nuestros socios en entornos de fabricación del mundo real, hemos estado probando software que utiliza técnicas como la percepción automatizada, el aprendizaje profundo, el aprendizaje de refuerzo, la planificación del movimiento, la simulación y el control de la fuerza”.

En el equipo de Wendy Tan White trabajan expertos en inteligencia artificial y robótica como Torsten Kroeger, Martin Haegele, Rainer Bischoff y Stefan Schaal.

Interés de Google en la robótica
Esta no es la única incursión de Alphabet en el mundo de la robótica. De hecho, la compañía lleva muchos años trabajando en este tipo de tecnologías, aunque todavía no ha lanzado nada en este segmento que pueda considerarse un éxito comercial. En 2013 adquirió siete empresas más pequeñas en este campo que posteriormente ha ido vendiendo o cerrando en su mayor parte. Una de las compañías de robótica más sonadas que adquirió Google es Boston Dynamics, fundada en 1992 por el ingeniero del MIT Marc Raibert. Tras comprarla en 2013, la compañía la vendió a la japonesa SoftBank en 2017. En 2020 Hyundai compró finalmente esta compañía, cuya operación ha completado este año.

Hasta ahora, el equipo de Intrinsic trabajaba desarrollando su proyecto dentro de X, la división de tecnología secreta de Alphabet. Tras dejar el entorno de prototipado rápido de la llamada Moonshot Factory de la compañía, ahora Intrinsic se centrará en el desarrollo de su producto y la validación de su tecnología. “Buscamos socios en los sectores de la automoción, la electrónica y la sanidad que ya utilicen la robótica industrial y quieran aprender juntos”, expone la CEO.

Otras compañías lanzadas por Alphabet y especializadas en tecnologías emergentes son Waymo, dedicada al ámbito de los coches autónomos, Wing, centrada en drones de reparto, o Verily, especializada en el mundo de la salud y la biotecnología.

IDG.es

Artículo anteriorASRock revela sus Motherboards compatibles con Windows 11
Artículo siguienteLa itinerancia 5G superará los 200 millones de usuarios en 2026