Jeff Bezos ya se está alistando para volar al espacio el día de mañana

0
13
Jeff Bezos Amazon/Blue Origin
Custom Text

Jeff Bezos, el hombre más rico del planeta, se está preparando para una excursión de 11 minutos a 3700 Km/h al borde del espacio, coronando un mes lleno de noticias sobre cohetes y un poco de drama entre las personas más ricas del mundo que están dedicando gran parte de su riqueza al desarrollo de cohetes.

Bezos, que fundó Blue Origin en el año 2000 con el objetivo de utilizar parte de su fortuna de Amazon para desarrollar tecnología de cohetes con diversos fines empresariales, realizará su viaje extraterrestre sólo nueve días después de que su colega multimillonario y fundador de una empresa de cohetes, Richard Branson, emprendiera su propio viaje.

Pero el vuelo de Bezos, y la tecnología que su empresa ha desarrollado para llevarlo hasta allí, es muy diferente al de Branson. El New Shepard de Blue Origin es un pequeño cohete suborbital que despega verticalmente desde una plataforma de lanzamiento, lo que ofrece una experiencia más corta pero de mayor velocidad que el avión espacial lanzado desde el aire creado por Virgin Galactic de Branson. Pero al igual que el avión de Virgin Galactic, el New Shepard está diseñado para transportar a los clientes que pagan a una altura más elevada sobre la superficie terrestre para disfrutar de unos momentos de ingravidez y vistas panorámicas de la Tierra.

El New Shepard ha realizado 15 vuelos de prueba automatizados sin personas a bordo, y Bezos anunció a principios de junio su intención de participar en el primer vuelo con tripulación, previsto para el 20 de julio.

El público podrá verlo todo en la transmisión en directo de Blue Origin, donde se mostrarán imágenes exteriores del cohete y la cápsula depegando hacia el cosmos. Se espera que las misiones comiencen el martes después de las 8 am ET, si el tiempo lo permite.

Aunque la cápsula New Shepard puede transportar hasta seis personas, Bezos sólo llevará a otras tres en este viaje inaugural. Se trata de su hermano, Mark Bezos; Wally Funk, una piloto de 82 años y una de las mujeres piloto de las misiones «Mercury 13» y un joven de 18 años recién graduado en el instituto llamado Oliver Daemen.

Se suponía que Bezos iba a volar junto a un misterioso postor que ganó una reciente subasta de Blue Origin al aceptar pagar 28 millones de dólares por un asiento en el vuelo, pero la compañía anunció el jueves que la persona, que pidió permanecer en el anonimato por el momento, tuvo que renunciar por «compromisos de agenda.» El joven Daemen, cuyo padre es el fundador de una empresa de inversión holandesa Joes Daemen, pagó su billete y volará en el lugar del ganador de la subasta.

Cuando la mayoría de la gente piensa en un vuelo espacial, piensa en un astronauta dando vueltas a la Tierra, flotando en el espacio, durante al menos unos días pero eso no es lo que harán los hermanos Bezos y sus compañeros de viaje.

Subirán y bajarán enseguida, y lo harán en «solo» 11 minutos.

Fuente Blue Origin

Los vuelos suborbitales del New Shepard alcanzan unas tres veces la velocidad del sonido -aproximadamente 3700 Km por hora y vuelan directamente hacia arriba hasta que el cohete gasta la mayor parte de su combustible.

La cápsula tripulada se separará entonces del cohete  y continuará brevemente hacia arriba antes de que quede casi suspendida en la parte superior de su trayectoria de vuelo, dando a los pasajeros unos minutos de ingravidez. Es una especie de versión ampliada de la ingravidez que se experimenta cuando se llega a la cima de una montaña rusa, justo antes de que la gravedad haga descender el carro o, en el caso de Bezos, la cápsula espacial descienda a toda velocidad hacia el suelo.

La cápsula New Shepard despliega entonces un grupo de paracaídas para ralentizar su descenso a menos de 32 kilómetros por hora antes de tocar el suelo, y Bezos y sus compañeros de viaje estarán aún más amortiguados por asientos que absorben los impactos.

El cohete, que volará por separado tras desprenderse de la cápsula de transporte de personas, volverá a encender sus motores y utilizará sus ordenadores de a bordo para ejecutar un aterrizaje vertical y preciso similar a los del Falcon 9 de su rival SpaceX de Elon Musk.

Redacción CambioDigital OnLine

 

 

 

Artículo anteriorEl software israelí Pegasus ha sido utilizado para espiar a periodistas y activistas de todo el globo
Artículo siguienteLos grupos de ciberdelincuentes más peligrosos en 2021