Por qué los metadatos son la base fundamental del negocio

Al comprender los metadatos y adoptar una política para gestionarlos, las empresas pueden aprovechar esta capa adicional de información para ofrecer mejores resultados de una manera más sencilla

0
10
Custom Text

Los datos son una herramienta poderosa, especialmente en los negocios. Son un recurso importante para cualquier organización y pueden ayudar a los dirigentes a tomar decisiones empresariales plenamente informadas. Los datos pueden cambiar por completo la dirección que puede tomar una iniciativa y, en consecuencia, conducir a un mejor resultado, por lo que no es de extrañar que las empresas estén cada vez más «obsesionadas» con los datos y con los conocimientos que pueden generar.

Sin embargo, muchas empresas aún no se han familiarizado con la contrapartida de los datos, los metadatos, y el valor que pueden aportar al añadir contexto. Esto se debe en gran medida a que los metadatos pasan desapercibidos. A menos que lo busque o sepa lo que está viendo, es probable que lo ignore como lo haría con un subproducto de sus activos informáticos.

¿Por qué los metadatos?
Básicamente, los metadatos proporcionan información sobre los datos y, por tanto, pueden describirse como «datos sobre datos». Así, a un nivel muy básico, tomemos como ejemplo un documento compartido. Los datos son el contenido del documento, pero los metadatos incluyen información relevante para las propiedades del documento: quién lo creó, cuándo lo creó y cuándo se guardó por última vez en el sistema, o incluso por qué lo creó. Los metadatos proporcionan al usuario un grado de contexto que puede facilitar el trabajo con los datos utilizados y, sobre todo, su comprensión.

Por eso los metadatos son tan beneficiosos para las empresas. Cuando se utiliza correctamente, puede agilizar a los equipos la búsqueda de la información que necesitan sobre el funcionamiento de la empresa, y es especialmente útil en términos de gobernanza de datos y uso responsable de los mismos.

Si puede proporcionar contexto a sus datos, acelerará la capacidad del usuario para encontrar valor, evitará la costosa experimentación y mejorará la productividad de la organización. Otra gran ventaja es que los metadatos ayudan a mantener los datos organizados y estructurados, reduciendo la posibilidad de que se confundan. Imagine una hoja de cálculo de Excel sin las columnas que la dividen: sería un archivo con números y palabras sin indicación de su significado.

Los metadatos también hacen que los datos sean verificables. Esto es fundamental, sobre todo cuando se trata del cumplimiento de normas y reglamentos como el GDPR. De hecho, permiten a los equipos asegurarse de que los datos están limpios y se ajustan a una norma definida. Esto ayuda a evitar que la empresa tome decisiones basadas en información incorrecta, poco fiable e inexacta.

Gestión de metadatos
Comprender el valor de la gestión de los metadatos es muy útil. Pero entender cómo gestionarlo es aún más importante, ya que las empresas deben ser capaces de hacer que los metadatos estén disponibles en toda la organización.

Para muchos responsables de TI, el primer puerto de escala es utilizar código personalizado o API para conectar una aplicación con otra a través de un almacén de datos central. Es un enfoque que las empresas adoptan con regularidad y es valioso si quieres reunir todos tus metadatos en un solo lugar. Pero, ¿qué ocurre cuando estas APIs tienen que cambiar o el código no funciona correctamente? Los responsables de TI de hoy en día quieren dedicar más tiempo a actividades que aporten valor al negocio, no a la administración de TI.

La alternativa es adoptar un enfoque de plataforma para la integración, lo que significa poder aprovechar todas las ventajas de los metadatos inherentes a la plataforma, sin los quebraderos de cabeza de actualizarlos y modificarlos continua y manualmente. El enfoque de la plataforma proporciona una única capa armoniosa para la transferencia de datos en toda la organización, reduciendo el caos y el «ruido» de demasiados datos dudosos.

Cada vez son más las tecnologías de bajo código que admiten la gestión y el análisis de metadatos, lo que permite que incluso personas ajenas al equipo de TI puedan obtener información valiosa de los metadatos, sin necesidad de grandes conocimientos técnicos. Los metadatos de la plataforma deben proporcionar información sobre el origen, las transformaciones y los objetivos de los datos, al tiempo que alivian la carga de los equipos informáticos.

Hacia unos mejores metadatos
Aunque a menudo pasan desapercibidos, los metadatos son la base fundamental de las empresas. Aportan claridad y pueden facilitar mejores resultados. A medida que los datos siguen creciendo, las empresas pueden disponer de más información, lo que significa que ahora es más importante que nunca comprender esos datos mediante un uso eficaz de los metadatos en la empresa.

Por lo tanto, cuando se utilizan correctamente, los metadatos proporcionan una capa adicional de contexto que ayuda a obtener resultados satisfactorios. Si aún no lo están haciendo, las empresas deberían considerar seriamente la posibilidad de introducir una capa común de metadatos en su organización para empezar a aprovecharla.

Redacción CambioDigital OnLine – CWI

Artículo anterior10 oscuros secretos de la nube
Artículo siguienteSeis señales para tener en cuenta por las empresas para su éxito en 2021