7 verdades incómodas sobre la tendencia al trabajo híbrido

0
8

 

El trabajo a distancia se impuso a muchos empresarios el año pasado por la pandemia de COVID-19, lo que llevó a un simple consenso, a mitad de la pandemia, de que «el trabajo a distancia está aquí para quedarse». Pero a medida que la crisis se desvanece, las organizaciones podrán elegir dónde hacen su trabajo los empleados, ahora con un nuevo conjunto de herramientas, expectativas y experiencias.

Como dijo Marc Andreessen recientemente, estamos experimentando «un cambio civilizacional permanente» en el que podemos divorciar «la ubicación física de la oportunidad económica». Probablemente tenga razón a largo plazo, pero todavía tenemos muchas preguntas que responder antes de que ese sueño utópico se haga realidad.

He aquí las siete verdades incómodas y cuestiones sin resolver en torno a la nueva tendencia del trabajo híbrido y a distancia.

Muchos nómadas digitales son ahora empleados a tiempo completo.
Emergent Research y MBO Partners encontraron en un estudio reciente que el número de estadounidenses que se autoidentifican como nómadas digitales aumentó de 7,3 millones en el 2019 a 10,9 millones en el 2020, un aumento del 49%. Es una cifra enorme, si se tiene en cuenta que (en el 2018) Estados Unidos empleaba a 64,2 millones de trabajadores de cuello blanco, un número que incluye a aquellos (como la mayoría de los trabajadores sanitarios y otros) que no pueden trabajar como nómadas digitales.

Antes de la COVID-19, la abrumadora mayoría de los nómadas digitales (personas que se desplazan mientras trabajan a través de Internet) eran autónomos, empresarios y contratistas, principalmente en el desarrollo de software, el marketing y el periodismo. El cambio más importante durante la pandemia fue que los empleados a tiempo completo se unieron a ellos a gran escala en el estilo de vida nómada digital.

Y esto es un problema, porque…

Ahora tenemos trabajo híbrido, pero aún no tenemos una cultura o gestión del trabajo híbrida
La repentina necesidad de trabajo remoto cuando la pandemia se agravó a principios del 2020 cogió a muchas organizaciones por sorpresa. Tuvieron que apañárselas para reunir las herramientas y las prácticas necesarias para superar la crisis y seguir avanzando.

La mayoría de las organizaciones siguen sin estar preparadas culturalmente para lo que está surgiendo ahora: lugares de trabajo híbridos en los que algunos empleados son remotos, otros están en la oficina toda la semana, y otros van y vienen según el día de la semana que sea.

Estas nuevas prácticas de trabajo exigen nuevas formas de gestionar a las personas, nuevas formas de evaluar el desempeño del trabajo y nuevas prácticas en torno a las reuniones, los objetivos, la organización del equipo, la contratación, la incorporación, la promoción y el liderazgo. En la mayoría de los casos, estos elementos se dejan al azar, o a los gestores y líderes individuales para que los resuelvan por su cuenta. Pero este defecto ad hoc no suele dar lugar al éxito. Una omisión flagrante:

Los empleados nómadas digitales a tiempo completo no suelen estar regidos por una política
La aceptación informal de los empleados nómadas digitales, así como el conflicto y el desacuerdo sobre la autorización de personal remoto, me recuerdan a la tendencia de «traiga su propio dispositivo» (BYOD) cuando ese movimiento estaba en sus inicios.

En aquellos días, los líderes empresariales y de TI tendían a oponerse firmemente al BYOD, mientras que muchos empleados estaban firmemente a favor. El estancamiento dio lugar a una mezcla de dispositivos de contrabando y a la no aplicación de las normas, normalmente no escritas. Esto era arriesgado e insostenible.

Con el tiempo, la idea del BYOD se convirtió en la norma, y se mitigó con nuevas herramientas, prácticas y políticas. Y eso es lo que hay que hacer con el trabajo remoto y los empleados nómadas digitales. Lo primero y más urgente es establecer una política de trabajo a distancia clara y aplicada de forma coherente que, entre otras cosas, describa las prácticas permitidas para los empleados nómadas digitales. Hay muchas cuestiones legales y de otro tipo relacionadas con los empleados a distancia, y estas cuestiones deben abordarse formal y abiertamente y codificarse en la política.

No todas las herramientas son aptas para el trabajo híbrido
La solución al trabajo híbrido no consiste en que los empleados remotos utilicen diferentes herramientas, sino en que toda la empresa utilice las mismas herramientas que permitan trabajar en cualquier lugar utilizando flujos de trabajo que sean coherentes en toda la organización. Esto exige un nuevo compromiso con la digitalización, los servicios y aplicaciones en la nube, los sistemas de comunicación digital y los dispositivos y servicios móviles. Es necesario prestar especial atención a la ciberseguridad del trabajo a distancia y de los nómadas digitales.

La idea de que las leyes laborales están determinadas por la ubicación del empleado está obsoleta
La legislación laboral se establece en la jurisdicción donde vive el empleado, no donde tiene su sede la empresa. Esta idea es anticuada y obsoleta. Incluso los empleados a tiempo completo que no trabajan a distancia realizan una parte, o a veces incluso la mayor parte, de su trabajo durante los viajes de negocios, en lugar de hacerlo en el trabajo o en casa. Algunas personas tienen dos casas en dos estados, o eligen vivir en viviendas temporales o en Airbnbs.

La nueva realidad es que la gente puede vivir en cualquier lugar. Pero las leyes asumen que todo el mundo está atado a una única residencia permanente.

El aumento del trabajo híbrido, que incluye algunos días en la oficina, otros días trabajando desde casa, el trabajo a distancia a tiempo completo, el nomadismo digital, e incluso la tendencia creciente de la «workation«, en la que los empleados van a algún lugar (normalmente fuera del estado o del país) durante semanas o meses para trabajar en otro lugar, plantea cuestiones sobre el uso de la ubicación del empleado para determinar las leyes laborales aplicables.

Los nómadas digitales empedernidos no tienen dirección. Eso no es un gran problema para los autónomos y consultores. Pero es un gran problema para la mayoría de los nómadas digitales que son empleados a tiempo completo.

Lo que resolvería todos estos problemas es que las leyes cambiaran y que las leyes fiscales y laborales se basaran en la ubicación de la empresa, no del empleado.

También es éticamente preferible. Las leyes actuales permiten que jurisdicciones y países con leyes laborales débiles o explotadoras sean recompensados por empresas con sede en lugares con protecciones más fuertes para los trabajadores.

Las empresas de Silicon Valley que fabrican los productos que permiten el trabajo a distancia no están demostrando fe en sus propios productos
La mayoría de las mayores empresas tecnológicas dudan en dejar que los empleados trabajen a distancia a tiempo completo. Por ejemplo, Google ha anunciado que el 20% de sus 135 mil empleados tendrán que trabajar en la oficina, otro 20% podrá trabajar a distancia y un 60% podrá trabajar a distancia un máximo de dos días a la semana. (Apple está estudiando algo similar).

Resulta irónico porque empresas como Google crean y venden las herramientas y servicios que hacen posible el trabajo híbrido y a distancia.

Mientras que muchos líderes de estas empresas tecnológicas defienden firmemente el trabajo remoto a tiempo completo, otros no están tan seguros. Así que están cubriendo sus apuestas y manteniendo sus opciones abiertas al permitir algunos días remotos, mientras que también requieren otros días en la oficina. La razón principal de esta política es que…

Las empresas están adoptando el trabajo remoto a tiempo parcial para evitar que los empleados se marchen
Hay una gran diferencia entre el trabajo remoto a tiempo completo y el remoto a tiempo parcial: La versión a tiempo parcial mantiene a los empleados atados a su ubicación. Tienen que permanecer a una distancia de desplazamiento de la oficina.

En cambio, los trabajadores remotos a tiempo completo pueden trasladarse a la naturaleza, a Croacia o a Barbados, o pueden convertirse en nómadas y no dejar de moverse. Al limitar el trabajo a distancia a tiempo completo, las empresas mantienen abierta la opción de cambiar de opinión sin grandes trastornos.

Sí, por fin ha llegado un nuevo mundo de trabajo remoto e híbrido, pero no hay que descorchar el champán todavía. Todavía hay muchas cuestiones sin resolver.

Mike Elgan Computerworld.com

Artículo anteriorEl gasto mundial en nube superó los 47.000 millones de dólares en el segundo trimestre de 2021
Artículo siguiente10 herramientas de seguridad que todos los empleados remotos deberían tener