Arquitectura de la información: estructurar contenidos para obtener su máximo valor

La arquitectura de la información garantiza que el contenido y los datos estén estructurados, organizados y categorizados de forma eficaz y utilizable, maximizando así el valor de los sitios web y las aplicaciones.

0
116

Los front-end de las aplicaciones son cada vez más complejos, abarcan múltiples plataformas, cubren múltiples casos de uso y obtienen datos de una creciente colección de fuentes de información. La arquitectura de la información es el arte de unir todas estas piezas en un todo coherente.

Estructura de la arquitectura de la información
Sin una sólida arquitectura de la información, las empresas no obtienen el máximo valor de los datos que recogen, afirma Daniel Wallance, socio asociado de McKinsey & Co.

«El volumen de datos ha aumentado considerablemente en los últimos años. Esto ha obligado a las organizaciones a prestar atención al desarrollo de sus propios marcos de arquitectura de la información, basados en decisiones a nivel de toda la empresa sobre la elección de las plataformas de datos, la supervisión de los metadatos en todos los sistemas y la visibilidad de los datos en un único cuadro de mando».

La creación de un marco de arquitectura de la información requiere la cooperación entre los equipos de infraestructura, los expertos en datos, los líderes de las unidades de negocio y los gestores de riesgos, y a menudo se produce a lo largo de un período de varios años, dice Wallance. «Es esencial establecer una visión clara de la arquitectura de la información y habilitar una estrategia que tenga consenso en toda la organización».

La ventaja es que una arquitectura de la información contemporánea no sólo ayudará a una empresa a extraer el máximo valor de sus datos hoy, sino que también la posicionará para las necesidades futuras y la resistencia del negocio. El peligro de no modernizar el marco de la arquitectura de la información es el aumento de la deuda tecnológica, que hace que las organizaciones no puedan utilizar tecnologías emergentes como la inteligencia artificial y el aprendizaje automático.

El trabajo de un arquitecto de la información
Los arquitectos de la información pueden trabajar en varios niveles de una organización. Algunos construyen plataformas de arquitectura de la información, entrelazando todos los hilos: la infraestructura, la gobernanza, los requisitos empresariales y las necesidades de las aplicaciones y los sistemas que consumen datos corporativos. Otros desempeñan un papel más pequeño y centrado, trabajando en casos de uso individuales.

Por ejemplo, un arquitecto de la información puede desempeñar un papel clave en el diseño de un portal de información para empleados o un sitio de comercio electrónico. Para ello, debe comprender las necesidades de la empresa y los requisitos de los usuarios, trabajar con los ingenieros de datos para identificar y organizar las fuentes de datos, y colaborar con los desarrolladores de la experiencia del usuario (UX) para crear interfaces que permitan a los usuarios obtener rápidamente la información que necesitan, cuando la necesitan, en la forma que les resulte más útil.

Situados en la intersección de tres disciplinas, los arquitectos de la información pueden empezar como ingenieros de datos, analistas de negocio o diseñadores de UX, y luego aprender los demás aspectos del trabajo.

Diseño de la arquitectura de la información
En este nivel más centrado, la arquitectura de la información es el proceso de organizar la información para que sea utilizable por el usuario, dice Sridhar Vasudeven, director de prácticas de Insight, una consultora tecnológica con sede en Tempe.

Esto incluye la comprensión del diseño estructural del entorno de la información. «¿Cómo se sintetiza y organiza esta información? ¿Cómo se etiquetan? ¿Cómo se hace para que se puedan buscar? ¿Cómo se construye la navegación para que los usuarios puedan obtener la información?»

El diseño de la arquitectura de la información requiere entender lo que el usuario quiere encontrar y crear rutas de navegación que le lleven hasta allí. «Y en el mundo actual, también hay que hacer que todo sea coherente en los distintos canales», añade Vasudeven. «Hoy puedes buscar información en una web; mañana podrías preguntarle a Alexa directamente».

Para los usuarios, un buen diseño de la arquitectura de la información les ayudará a encontrar lo que buscan, pero ésa es sólo una de sus funciones. También puede ayudar a los usuarios a explorar y encontrar cosas que podrían querer, pero que aún no saben que tienen. Por ejemplo, a un cliente que busca naranjas en una página web se le puede aconsejar sobre otras frutas que podría probar o se le ofrecen exprimidores.

Cuando los usuarios encuentran lo que quieren, un buen diseño de la arquitectura de la información puede ayudarles a encontrar el contexto y la información adicional que necesitan para tomar una decisión, como la información nutricional o las opiniones de los usuarios. Por último, un buen diseño de la arquitectura de la información también debe garantizar que si un usuario ha encontrado algo anteriormente en el sitio, pueda volver a encontrarlo fácilmente.

Arquitectura de datos frente a arquitectura de la información
Aunque algunas empresas utilizan los términos indistintamente, la arquitectura de datos se ocupa más del aspecto técnico de la gestión de datos, la gestión de los datos brutos y las fuentes que los proporcionan, así como la gestión del ciclo de vida de los datos y la infraestructura necesaria.

La arquitectura de la información, en cambio, se centra más en el significado y la usabilidad de los datos. Como resultado, dice Vasudeven, los arquitectos de la información han sido a menudo analistas de negocio o expertos en diseño de la experiencia del usuario, ya que un componente clave de la arquitectura de la información es la comprensión de cómo presentar los datos visualmente utilizando mapas del sitio, estructuras de árbol o diseños gráficos.

Principios de la arquitectura de la información
No existen normas ni sistemas formalizados para la arquitectura de la información, pero algunos expertos han creado algunas directrices generales. Por ejemplo, Dan Brown, arquitecto de la información, autor y cofundador de la empresa de diseño EightShapes, ha desarrollado estos ocho principios de arquitectura de la información:

Principio de los objetos: tratar el contenido como algo vivo, con un ciclo de vida, comportamientos y atributos.
Principio de selección: crear páginas que ofrezcan opciones significativas a los usuarios, manteniendo la gama de opciones disponibles centradas en una tarea concreta.
Principio de divulgación: mostrar sólo la información suficiente para ayudar a los usuarios a entender qué tipo de información encontrarán cuando profundicen en ella.
Principio de los ejemplos: describir los contenidos de las categorías mostrando ejemplos de los mismos.
Principio de la puerta de ingreso: se supone que al menos la mitad de los visitantes del sitio web pasan por una página distinta de la de inicio.
Principio de clasificación múltiple: ofrecer a los usuarios diferentes esquemas de clasificación para navegar por el contenido del sitio.
Principio de la navegación dirigida: no mezcle manzanas y naranjas en su esquema de navegación.
Principio de crecimiento: asuma que el contenido que tiene hoy es una pequeña fracción del contenido que tendrá mañana.

Empleos y trayectorias profesionales en arquitectura de la información
Las empresas muy pequeñas suelen utilizar herramientas y aplicaciones estándar para sus necesidades de arquitectura de la información, pero las medianas y grandes suelen confiar en el trabajo de los arquitectos de la información, especialmente si la organización hace negocios en la web.

Por este motivo, los conocimientos de arquitectura de la información están muy solicitados en una amplia gama de sectores. ZipRecruiter, por ejemplo, tiene actualmente una lista de más de 200.000 puestos de trabajo de arquitecto informático.

Como los arquitectos de la información se encuentran en la intersección de varias disciplinas, las trayectorias profesionales pueden variar mucho. Según el sitio de recursos profesionales Zippia, la especialización más común para los arquitectos de la información es la informática, pero el inglés, los negocios y el diseño gráfico le siguen poco después, ya que no existe una titulación específica para arquitectos de la información ni una progresión profesional estándar. Los profesionales suelen aprender sobre la marcha.

«A menudo vemos que los arquitectos de información adquieren habilidades en el trabajo como gestores de sistemas específicos o capacidades de infraestructura», dice Wallance de McKinsey. Así, ganan una cartera más amplia con el tiempo. «Los programas de rotación de los arquitectos de la información en las funciones empresariales son también una gran manera de ganar visibilidad en las diferentes unidades de negocio».

Wallance aconseja a los arquitectos de la información que quieran posicionarse para el futuro que se mantengan al tanto de las últimas tendencias, plataformas y tecnologías, y a los que tengan una formación tecnológica que busquen oportunidades para interactuar con los líderes empresariales y viceversa.

CambioDigital OnLine

Custom Text
Artículo anteriorAdoptar modelos digitales en los equipos de ventas, uno de los principales desafíos para las empresas B2B
Artículo siguienteDigitel activó su servicio de voz y datos en zonas afectadas por las lluvias en Mérida