Microsoft Server prescinde de WaaS

En lo que parece ser una señal de lo que está por venir para la modalidad ‘Windows-as-a-Service’, Microsoft ha decidido reducir drásticamente las actualizaciones de este servicio.

0
15

Un mes atrás, Microsoft abandonaba un experimento de cuatro años que ha consistido en facilitar múltiples actualizaciones a lo largo del año de Windows Server. En lugar de ello, la compañía volverá a emitir actualizaciones mucho más espaciadas como ha hecho a lo largo de décadas.

Este golpe de timón en la política de actualizaciones de su buque insignia Windows representa para el gigante de Redmond un importante varapalo para una compañía que nos había acostumbrado a la publicación constante de nuevas releases; unas actualizaciones que primero llegaban al software del cliente y, a continuación, pasaban a Windows Server.

En un documento adscrito a la última actualización de Windows Server 2022, Microsoft alude a Long-Term Servicing Channel (LTSC) como la versión más completa y extensa de Windows Server que se renovará cada dos o tres años. Con este canal de servicio, los usuarios tienen derecho a un periodo de soporte de 10 años.

En el mismo documento, Microsoft define a LTSC como la única y más completa versión de Windows Server 2022. Asimismo, la organización ha finiquitado -sin exponerlo explícitamente- la versión Semi-Annual Channel (SAC), que se corresponde con la línea de actualizaciones para servidores que se entregaban dos veces al año.

Microsoft cierra el círculo con su nueva estrategia en servidores
Al prescindir de las actualizaciones SAC, Microsoft ha regresado al año 2015 y a su habitual cadencia de emisión de actualizaciones de Windows Server cada tres o cuatro años, manteniendo el soporte habitual de 10 años, pero suprime los ciclos de atención de 18 meses.

Del mismo modo, la práctica habitual de Microsoft consistente en facilitar nuevas características y funcionalidades cada tres o cuatro años han sido integradas en la versión LTSC, con la promesa de contener funcionalidades realmente brillantes y novedosas; algo que no siempre ocurría con las nuevas releases de SAC.

Microsoft ha dado marcha atrás a su elogioso Windows-as-a-Service (WaaS), para volcar toda su energía en los usuarios de Windows. Este cambio de rumbo en la estrategia Windows se refleja en el anuncio de Windows 11 a principios de este verano, y a los cambios que la compañía ha introducido en sus modalidades de servicio y mecanismos de mantenimiento. Parece obvio que Waas representa un término que ha pasado a mejor vida para Microsoft.

IDG.es

Artículo anteriorLas 18 mejores herramientas de EA para el 2021
Artículo siguienteMercantil ofrece segunda edición de seminarios web “Impulsando el cambio”