El nuevo auge de las tabletas: por qué ya no necesitamos portátiles ni smartphones

Puede que los queramos, pero en realidad no los necesitamos. Por eso, las tabletas actuales pueden sustituir a los ordenadores portátiles y a los teléfonos inteligentes sin perder nada.

0
19

Haz uno grande y la gente se preguntará si puede sustituir a un portátil. Hazlo pequeño y algunos usuarios querrán que sea un smartphone gigante. Estos discursos se han repetido una y otra vez desde que el entonces consejero delegado de Apple, Steve Jobs, anunció el primer iPad en abril de 2011. En realidad era una charla bastante inútil en ese momento. Sólo los «nerds» más experimentados que se enfrentan a tipos de trabajo específicos podrían contemplar la idea de sustituir un smartphone o un portátil por una tableta.

Sin embargo, hace 11 años, ni el mundo ni las propias tabletas estaban preparados para dar el salto al mundo del trabajo y la productividad, y el iPad y otras tabletas quedaron relegadas al estatus de dispositivos para consumir contenidos. Pero, de repente, la idea de utilizar realmente una tableta como portátil de trabajo o una tableta como smartphone de trabajo tiene sentido para algunos usuarios y es posible para la mayoría. Esto es especialmente cierto en el caso del iPad Pro de 12,9 pulgadas con SoC M1 y el iPad Mini 6 de 8,3 pulgadas que Apple ha anunciado en los últimos días.

Por qué el iPad Mini 6 puede sustituir a un smartphone corporativo
El iPad Mini 6 es compatible con el 5G, pero no puede hacer llamadas telefónicas. Además, a diferencia del iPhone, el iPad Mini 6 no funciona con un Apple Watch y no puede ejecutar aplicaciones que requieran un número de teléfono, especialmente WhatsApp. Sin embargo, el iPad Mini 6 es similar a un iPhone en varios aspectos. Por ejemplo, cuenta con el mismo potente SoC A15 Bionic que se utiliza en la gama del iPhone 13 y tiene una súper duración de la batería.

Su pequeño tamaño y la compatibilidad con el Apple Pencil también lo convierten en lo más parecido que ha hecho Apple a la gama de smartphones Galaxy Note de Samsung. El iPad Mini 6 puede sustituir a un smartphone, no porque también pueda hacer llamadas telefónicas, sino porque no necesitamos la red telefónica. Sólo necesitamos la parte de datos que ofrecen los operadores de telefonía móvil.

Durante la pandemia, un gran número de reuniones y llamadas de negocios en persona fueron sustituidas por Zoom y otras soluciones de videoconferencia. Y durante esta crisis, el auge de las herramientas de comunicaciones unificadas continuó y las posibilidades aumentaron. Las comunicaciones unificadas, en las que las llamadas de audio y vídeo, la gestión de llamadas, la mensajería instantánea, la mensajería por hilos, las herramientas de colaboración y las comunicaciones móviles se integran en una única solución, sustituyen los últimos vestigios de la comunicación analógica por la digital y hacen que el tipo de dispositivo sea irrelevante.

No necesitamos la red telefónica para hacer llamadas de voz, videollamadas, mensajería, Slack, iMessage, FaceTime, Google Meet o cualquiera de los otros servicios con los que actualmente se realiza la mayor parte de la comunicación empresarial. Se podría argumentar que en realidad hacemos llamadas telefónicas y enviamos mensajes de texto todos los días. Claro, pero no es necesario. Es sólo un hábito. Y si un colega, un socio o un cliente potencial no utiliza el sistema telefónico, sigue siendo fácil localizarlo y comunicarse con él.

De hecho, puedes prescindir del teléfono sin que nadie lo sepa ni le importe. Los números de teléfono virtuales están disponibles en los proveedores de 5G y VoIP. Google Voice y Skype son aplicaciones tradicionales que ya podrías utilizar y que proporcionan un número de teléfono con el que estar localizado.

Entonces considere este escenario: ¿qué sería más desventaja en los negocios? ¿No tener nunca acceso al sistema telefónico o no tener nunca acceso a Zoom? La respuesta es clara: no tener acceso a Zoom sería una desventaja mucho mayor hoy en día. En otras palabras, tenemos toda una tecnología, un sistema y una red dedicados a una funcionalidad que se duplica con las aplicaciones. Y aunque las mejores aplicaciones de comunicación de audio en cualquier dispositivo suenan mejor que las llamadas en redes telefónicas, el Zoom funciona mucho mejor en una tableta que en un smartphone, simplemente porque en la tableta la cámara frontal es la misma pero la pantalla es más grande.

El iPad Mini 6 es el mejor ejemplo de tableta pequeña que puede sustituir a un smartphone, porque el mundo ya no depende únicamente de las redes telefónicas y el iPad Mini 6 es la mejor tableta pequeña del mercado. Lo que sucedió con el teléfono fijo está sucediendo con la red de telefonía móvil: la forma de comunicarse en el trabajo está evolucionando fuera de la red de telefonía móvil. Un día de estos, nos despertaremos y nos daremos cuenta de que ya nadie lo usa.

Por qué el iPad Pro puede sustituir a un portátil de empresa
Tras el lanzamiento del iPad Pro basado en M1, sustituí mi antiguo portátil por el iPad a tiempo completo para trabajar. Además de la calidad de la pantalla y la elegancia de la interfaz de usuario, mi trabajo se beneficia enormemente de la flexibilidad de los patrones de uso. Para el trabajo normal, utilizo un ratón y un teclado inalámbricos como si se tratara de un ordenador portátil o de sobremesa. Pero también cambio sin problemas entre la voz, el tacto y el bolígrafo. Puedo usar el iPad Pro para una experiencia relajada para investigar y con el Apple Pencil para tomar notas y dibujar ideas. Me llevo el iPad a casi todas partes y puedo trabajar rápidamente en cualquier sitio.

También me he dado cuenta de que mientras uso el iPad, no necesito mi smartphone y tiendo a apagarlo. Utilizo servicios en la nube en varios navegadores y aplicaciones para el iPhone y el iPad. Hago llamadas de Zoom y Meet, participo en podcasts de vídeo, edito fotos y vídeos, manejo hojas de cálculo y bases de datos, y mucho más.

He llegado a un punto en el que solo uso mi smartphone para dos cosas: actuar como «servidor» de mi Apple Watch y hacer fotos. La necesidad de tener un iPhone para poder utilizar un Apple Watch es sólo una limitación artificial creada por Apple, presumiblemente para vender más iPhones. Y, por supuesto, un Apple Watch no es una necesidad comercial para la mayoría de la gente. Tampoco es una necesidad empresarial para la mayoría de los trabajadores hacer fotos.

Más aún, casi todas las funciones empresariales tradicionales y los patrones de uso que la gente realiza con los teléfonos inteligentes, los ordenadores de sobremesa y los portátiles pueden realizarse ahora con un iPad o una tableta de otra marca.

Sin embargo, esto es un punto discutible por dos razones. Por un lado, hay muchas tareas profesionales que no pueden realizarse razonablemente en una tableta, o son tan difíciles que no tiene sentido intentarlas. Algunos trabajos requieren inevitablemente una pantalla lo más grande posible, y las tabletas consiguen como mucho lo que sería una pantalla pequeña para un ordenador de sobremesa o incluso un portátil de tamaño estándar. Algunas aplicaciones profesionales simplemente no funcionan en los sistemas operativos de las tabletas. Las tabletas no son realmente para todos. Y no olvidemos que la gente exagera las dificultades cuando tiene que hacer las cosas de forma diferente a como las ha hecho siempre. Es simplemente la naturaleza humana.

La realidad es que chips extremadamente potentes como el M1 y una cantidad razonable de RAM (mi tableta tiene 16 GB), además de la gestión limitada de archivos, la compatibilidad con el ratón y otras funciones relativamente nuevas del iPad y otras tabletas, hacen que sea totalmente posible para la mayoría de la gente utilizar una tableta en lugar de un portátil en la mayoría de las ocasiones. Muchos usuarios de portátiles podrían utilizar una tableta sin perder ninguna característica o función, y de hecho podrían beneficiarse de las pantallas superiores y la elegancia de una interfaz como la del iPadOS.

Las tabletas tienen cada vez más sentido comercial
La gente es un animal de costumbres y tiende a preferir hacer las cosas como las hacía antes. Pero esta regla también se aplica a los jóvenes que se incorporan al mercado laboral. Muchos recién licenciados han crecido utilizando casi exclusivamente teléfonos inteligentes y tabletas. El uso de accesorios como teclados y ratones no es un hábito tan arraigado como el uso de una pantalla táctil.

Cada año se jubila una generación de usuarios de ordenadores portátiles y de sobremesa y se incorpora una generación de usuarios de pantallas táctiles (y una tableta le ofrece ambas cosas). Esto me lleva al punto central de este artículo.

Por supuesto, los empleados pueden elegir el dispositivo que prefieran para su uso personal. Pero para las empresas que proporcionan ordenadores a sus empleados para trabajar, las tabletas tienen cada vez más sentido. Una tableta puede funcionar como dispositivo de comunicaciones unificadas, cubriendo todas las formas de comunicación, incluyendo el equivalente a una llamada telefónica y un mensaje de texto, todo ello sin la red telefónica. Y una tableta también puede funcionar como un ordenador portátil.

Tal vez, en lugar de comprar un smartphone de 1.200 US$ más un portátil igual de caro para sus empleados, las empresas deberían comprar una sola tableta de 900 US$ (como el iPad Mini 6), además de un teclado, un ratón y unos auriculares inalámbricos, y cubrir todas las bases de la empresa con un único dispositivo.

Esta idea puede ser o no deseable y factible en su empresa. Pero es importante detenerse y tomar nota del hecho de que el mundo ha cambiado y las tabletas han cambiado. Puede que muchos sigan prefiriendo los teléfonos inteligentes y los ordenadores portátiles, pero la nueva realidad es que, por primera vez, ya no los necesitamos.

Redacción CambioDigital OnLine – Mike Elgan Computerworld.com

Artículo anteriorMicrosoft afianza su estrategia sin contraseñas
Artículo siguienteIBM se separa de su negocio de servicios y nace Kyndryl