Cómo elegir la mejor solución de escritorio como servicio

0
6

Gracias a la pandemia, el trabajo desde casa ya no es una opción para unos pocos profesionales sino una práctica empresarial generalizada. Solo hay que preguntar a Google, Facebook, Netflix o la propia Administración Pública: todos están retrasando la reapertura de sus oficinas o cambiando al teletrabajo o adoptando un modelo híbrido.

Con esta transformación del trabajo, el escritorio también está cambiando. Hace décadas, en las organizaciones se usaban terminales tontos conectados a ordenadores centrales para acceder a los sistemas corporativos. Después, hace ya 40 años, llegó el PC. Todavía tenemos ordenadores en nuestros escritorios pero, cada vez más, hemos vuelto al modelo centralizado.

En la actualidad, los PC con Windows son mucho más susceptibles a ejecutar ofertas de software como servicio (SaaS), como Microsoft 365/Office 365 o Google Workspace, que las suites ofimáticas de estilo antiguo, como Office 2019, WordPerfect Office o LibreOffice. De hecho, según el último recuento de Statista sobre la cuota de mercado del software de productividad de oficina, el software de oficina alojado en las instalaciones apenas existe. Microsoft 365/Office 365 tiene el 47,5% del mercado, seguido de la familia de aplicaciones de Google, con el 44,56%.

El siguiente paso natural en la evolución de las TI es trasladar a la nube no solo el software de productividad, sino también el propio escritorio. ¿Por qué? Porque al igual que el SaaS basado en la nube tenía más sentido para las empresas que los antiguos modelos, desde el punto de vista económico, ocurre igual con el DaaS. O, como diría su director financiero, el DaaS cambia el gasto de licencia capex por los costes de suscripción opex.

Por ejemplo, para ejecutar Windows 11, la mayoría de los usuarios necesitarán ordenadores nuevos. Pero si se opta por Windows 365 Cloud PC (el nuevo servicio de escritorio Windows como servicio de Microsoft) se puede ejecutar en el hardware existente.

Además, el enfoque DaaS reduce los gastos de mantenimiento del sistema, como las copias de seguridad, las actualizaciones de software y la seguridad. De todo ello se encarga su proveedor de DaaS. De nuevo, con una plantilla remota, estas ventajas cuentan aún más.

La escalabilidad ha sido durante mucho tiempo el mayor argumento de venta de la nube. Lo mismo ocurre con DaaS. Con la mayoría de las ofertas de DaaS, no importa el hardware que utilicen sus teletrabajadores. Por ejemplo, aunque no quiera ejecutar Windows 365 con iPhones, iPads o smartphones Android, podría hacerlo.

El escritorio como servicio tiene todo el sentido para una fuerza de trabajo remota. A diferencia de lo que ocurre con la configuración estándar de un PC de oficina, si un ordenador se queda frito por un rayo, todo lo que el usuario necesita es otro que funcione de algún modo para volver a trabajar. La recuperación de desastres está incorporada.

Cómo elegir un DaaS de Windows
El software empresarial que ya está utilizando debería ser su guía para el escritorio basado en la nube. Aunque una serie de proveedores grandes y pequeños ofrecen Windows DaaS, la mayoría de las oficinas centradas en Windows encontrarán que una de las tres opciones siguientes es su mejor opción:

Citrix Workspace
Citrix lleva proporcionando escritorios remotos de MS-DOS y Windows desde 1992. Tras décadas de trabajo codo con codo con Microsoft, Workspace funciona muy bien. Por supuesto, tanto entonces como ahora, para que funcione bien hay que utilizar PC con Windows.

Una de sus principales ventajas es que se puede mantener la seguridad en los sistemas remotos con seguridad contextual de extremo a extremo. Se trata de un enfoque de zero trust (confianza cero). Protege a los usuarios, a los grupos de usuarios y a la plataforma cliente. Desde el punto de vista del usuario, sus defensas son transparentes. Como gran creyente en hacer la seguridad lo más fácil posible para los usuarios, me parece un enfoque excelente.

Para conectar su escritorio de forma eficiente con su homólogo del servidor virtual, Citrix utiliza sus protocolos propietarios HDX e ICA. Esto optimiza el tráfico de la red para que las aplicaciones más exigentes, como las llamadas dedicadas de Zoom en tiempo real, obtengan la mayor parte del ancho de banda.

Por todo ello, los usuarios de Workspace se quejan con frecuencia de que sus problemas más comunes están relacionados con la red. En particular, la gente encuentra que la mala latencia puede causar a menudo fallos en las aplicaciones e incluso desconexiones completas del escritorio. La lentitud en el inicio de las sesiones de escritorio, una molestia que se produjo por primera vez en los años 80, sigue estando presente hoy en día.

Aun así, si quiere una solución de escritorio remoto probada y verdadera para su empresa, Workspace merece su consideración. Para utilizar Citrix Workspace, debe obtener una licencia de al menos 25 usuarios. Aunque puede empezar con apenas 2 dólares por usuario al mes, en la práctica probablemente querrá la opción Workspace Premium, que cuesta 18 dólares por usuario al mes. Los precios, como verá en todas las ofertas de DaaS, varían mucho según el número de licencias y el nivel de servicio que desee de su proveedor.

Azure Virtual Desktop
Microsoft tiene desde hace tiempo sus propias ofertas de escritorio como servicio, empezando por Terminal Server (que se basaba en WinFrame de Citrix). La última versión es Azure Virtual Desktop. Se trata de un escritorio completo basado en la nube Azure y SaaS. Ofrece una gestión simplificada y escritorios Windows 10 multisesión, y está optimizado para Microsoft 365 Apps for Enterprise (antes Office 365 ProPlus). Puede utilizarlo en muchos sistemas operativos, como Windows, macOS, iOS y Android.

Para gestionarlo, puede tomar las riendas desde el portal de Azure. Desde aquí, puede desplegar nuevas apps, cambiar la configuración de la red y ajustar la configuración de seguridad. Pero es difícil configurar y gestionar Azure Virtual Desktop. Si va a ejecutar esto, su empresa necesitará administradores expertos de sistemas Windows. E incluso así se enfrentará a una difícil curva de aprendizaje.

Entonces, ¿por qué lo haría? Porque Azure Virtual Desktop le ofrece una excelente seguridad y, una vez que domine su gestión, un gran control sobre sus escritorios.

Dicho esto, otra razón para desconfiar de este DaaS de Windows es que su precio es complejo. Es cierto que si tiene Microsoft 365 o Windows Enterprise, tiene acceso a Windows Virtual Desktop sin coste adicional por usuario, pero eso es solo el principio. También debe tener Azure Active Directory, VM, almacenamiento en la nube y redes. Son muchos componentes, y ninguno de ellos es barato.

¿Cuánto le acabará costando? Empiece por mirar los detalles de los precios de Azure Virtual Desktop y luego pase a la calculadora de precios de Azure. Se lo advierto: esto va a requerir mucho trabajo. Es posible que quiera recurrir a un proveedor de servicios gestionados (MSP) experto en Azure Virtual Desktop para que le ayude. Aun así, si tiene experiencia interna en Windows DaaS y quiere un control férreo sobre sus escritorios remotos, Azure Virtual Desktop merece su tiempo y su dinero.

PC en la nube de Windows 365
¿Pero qué pasa si no tiene un especialista certificado en Azure Virtual Desktop en su plantilla? Microsoft finalmente tiene una solución para usted también: Windows 365 Cloud PC. Aquí, Microsoft configura Windows 365 por usted. Usted controla cómo escalar sus instancias de Windows 365 y supervisar el rendimiento de Cloud PC, pero no necesita ser un experto en arquitectura de soluciones de Azure para crear y gestionar sus nuevos Cloud PC virtuales. La diferencia crítica entre las dos ofertas de DaaS de Microsoft es que Azure Virtual Desktop está optimizado para la flexibilidad, mientras que Windows 365 está configurado para la facilidad de uso.

Los precios de Windows 365 también son mucho más sencillos, a la vez que muy flexibles. Puede cambiar la configuración en cualquier momento. Así, puede añadir o eliminar recursos según sea necesario, al tiempo que cambia el precio de su suscripción mensual.

Puede utilizar Windows 365 en un navegador en prácticamente cualquier sistema operativo que quiera nombrar. Sin embargo, la mejor experiencia se obtiene con el cliente de Escritorio remoto de Microsoft, que se puede descargar desde una página independiente en el panel de Windows 365. Hay aplicaciones disponibles para Windows, Mac, iOS y Android.

Windows 365 Cloud PC no es para todos. Las directrices de Microsoft para dimensionar los Cloud PC recomiendan al menos 2 vCPU y 8GB de RAM para los PC virtuales en un escenario de trabajo desde casa. A un precio de unos 41 dólares al mes, una pequeña empresa podría considerar que no vale la pena el dinero. Las empresas más grandes que se enfrentan a la compra, el envío y el soporte de múltiples PC corporativos gestionados podrían encontrar un ahorro neto.

De las opciones de Windows DaaS, si todo lo que quería eran escritorios Windows de primera clase para los trabajadores de la oficina, Windows 365 Cloud PC parece la mejor opción.

Otras opciones
Aunque Citrix Workspace, Azure Virtual Desktop y Windows 365 Cloud PC son las principales opciones, hay otras, como Amazon WorkSpaces y el servicio VMware Horizon Cloud.

Amazon WorkSpaces es un servicio propio de escritorio en la nube. Se ejecuta sobre una nube privada virtual (VPC) de Amazon. En esta plataforma, puede ejecutar escritorios Windows o Linux en una amplia variedad de configuraciones de hardware y almacenamiento virtuales. Los dispositivos se conectan a ella mediante el protocolo de streaming Teradici PC-over-IP (PCoIP) por defecto, o el nuevo protocolo de streaming Amazon WorkSpaces (WSP).

Puede ejecutar sus escritorios virtuales desde ordenadores Windows, macOS o Ubuntu Linux; Chromebooks; iPads; tabletas Amazon Fire; tabletas Android; y navegadores web compatibles. Las aplicaciones y los datos de sus usuarios permanecen persistentes, por lo que pueden cambiar fácilmente entre dispositivos sin perder su trabajo.

Los escritorios de Amazon WorkSpaces vienen en siete paquetes y niveles de precios diferentes por defecto: Value, Standard, Performance, Power, PowerPro, Graphics y GraphicsPro. Los precios de los escritorios de Windows 10 comienzan en 7,25 dólares/mes + 0,22 dólares/hora (o una tarifa plana de 25 dólares/mes) si WorkSpace proporciona una licencia de Windows 10 Enterprise, o 7,25 dólares/mes + 0,17 dólares/hora (o 21 dólares/mes) si proporciona su propia licencia. (Los precios de los ordenadores de sobremesa Linux comienzan en 7,25 dólares al mes + 0,17 dólares por hora o 21 dólares al mes).

Horizon Cloud DaaS de VMware ofrece escritorios virtuales Windows de Microsoft. Puede ejecutarlos en la nube de VMware en AWS, Azure, Google Cloud, IBM Cloud u otra nube de socios de VMware. Sin embargo, VMware no es un Microsoft Cloud Solution Provider (CSP). Eso significa que VMware no revende licencias de Windows.

Puede ejecutar estos escritorios virtuales de Windows en una variedad de plataformas de usuario final. Entre ellas se encuentran los PC con Windows, los Mac, las tabletas y los smartphones.

La diferencia del enfoque de VMware es que desvincula los componentes del escritorio y de las aplicaciones y los gestiona de forma independiente. A continuación, Horizon los reincorpora bajo demanda para ofrecer un espacio de trabajo personalizado al usuario.

Cuando el usuario inicia la sesión, un escritorio virtual puede ensamblarse sobre la marcha combinando un clon instantáneo de una imagen de máquina virtual (VM) dorada con un perfil de entorno de usuario y una o más aplicaciones en contenedor que se adjuntan a la VM, pero no se instalan en ella. Desde el punto de vista del usuario, estos parecen escritorios persistentes, pero el propio escritorio se destruye al cerrar la sesión. Cuando vuelven a iniciar la sesión, los escritorios se recrean automáticamente.

VMware ofrece Horizon en base a una licencia única. Comienza con VMware Horizon Standard para 10 usuarios por 3.116 dólares. También hay paquetes para 100 usuarios.

La opción de Chrome OS
Según las cifras de cuota de mercado de IDC para 2020, por primera vez, Chrome OS creció hasta convertirse en el segundo sistema operativo de escritorio más popular en todo el mundo, con un 10,8%, un 3,3% por delante de macOS. Dado que la cuota de macOS también creció, el crecimiento de ChromeOS es claramente a expensas de Windows, que cayó a una cuota del 75% en el primer trimestre.

Aunque el escritorio como servicio existe desde hace décadas, no fue hasta que Google introdujo el Chromebook, hace más de una década, cuando el concepto pasó de ser un enfoque exclusivo para empresas a uno que cualquiera, en cualquier lugar, podía utilizar.

Los Chromebooks representan la forma más barata de desplegar una solución corporativa completa de escritorio como servicio de software/hardware. Los Chromebooks también han ido convirtiendo a la gente en enfoques DaaS. Por ejemplo, ahora todos sabemos que si su Chromebook corporativo es atropellado por un camión, puede coger el Chromebook del colegio de su hijo y volver a trabajar en un minuto. Intente eso con cualquier portátil con Windows.

Al ofrecer versiones gratuitas de la mayoría de sus servicios, Google también tiene una comunidad de usuarios preparada para sus ofertas de Google Workspace para empresas. Si sus empleados ya saben utilizar Google Docs y Gmail, están preparados para ser usuarios de Workspace. Se puede discutir hasta el cansancio si las funciones de Workspace son mejores que las de Microsoft 365, pero nadie pone en duda que son comparables.

Por supuesto, puede utilizar Google Workspace en cualquier dispositivo con acceso a Internet. Funciona mejor con el navegador web Chrome, pero ahora que casi todos los navegadores se basan en Chromium, eso no es un gran requisito. Es cierto que Workspace funciona aún mejor con los Chromebooks, pero Google (al comprar Neverware y su clon de Chrome OS CloudReady) ha hecho posible que se pueda convertir cualquier viejo PC que usted o sus empleados tengan por ahí en una estación de trabajo con Chrome OS.

El precio de Workspace, a diferencia de la familia Windows, es muy sencillo. Empieza con 6 dólares al mes por usuario y llega hasta los 18 dólares mensuales por usuario. Hay niveles aún más altos si quiere que sus usuarios tengan almacenamiento ilimitado.

Escritorios Linux con Shells
¿Quién utiliza Linux de escritorio? Bueno, su cuota de mercado nunca parece crecer más allá del 2%, pero Linux de escritorio (en forma de Ubuntu, Mint, Debian y el resto) tiene su nicho entre los desarrolladores de software y los fanáticos de la informática de todo el mundo. Shells, una startup de DaaS lanzada el año pasado, hace que alojar escritorios Linux en la nube sea un juego de niños.

Siempre se ha podido ejecutar Linux de forma remota. Está en su ADN Unix. Pero si quiere ejecutar máquinas virtuales de Linux (o de Windows, en su caso) sin tener que gestionar el lado del servidor, Shells le ofrece una alternativa que es fácil de desplegar, gestionar y utilizar.

Shells se basa en los navegadores web para su interfaz. Por lo tanto, puede ejecutar escritorios desde cualquier dispositivo con acceso a Internet. Incluso puede utilizar una televisión inteligente con un teclado y un ratón.

La compañía ofrece múltiples distribuciones de Linux, incluyendo las populares distros Debian, Mint y Ubuntu. Por el momento, la empresa no es compatible con la familia de distribuciones de escritorio de Red Hat, como Fedora Workstation. Shells también ofrece Windows 10 Pro.

Los usuarios con un presupuesto limitado pueden encontrar atractivo Shells por su precio. La suscripción anual más económica, Shells Basic, cuesta solo 9 dólares al mes. Este escritorio en la nube viene con una sola CPU, con 40 GB de almacenamiento y 2 GB de memoria. Si bien es una potencia patéticamente baja para Windows, es más que suficiente para un escritorio Linux de línea de negocio. Para los desarrolladores y usuarios avanzados, el plan anual Shells Pro, de 25 dólares al mes, ofrece un escritorio virtual con cuatro núcleos de CPU, 160 GB de almacenamiento y 8 GB de memoria. Son recursos más que suficientes para que los usuarios de Linux de sobremesa puedan trabajar en serio.

Por último, Shells ofrece copias de seguridad diarias gratuitas que cubren hasta siete días. Es una funcionalidad muy buena, y en muchas otras plataformas DaaS, costaría una tarifa adicional.

Para los usuarios de Linux, el precio de Shells vale la pena. También vale la pena comprobarlo si su tienda necesita solo unos pocos escritorios virtuales de Windows.

Cómo tomar la mejor decisión
Todavía hay situaciones en las que un DaaS no es una opción adecuada. Si su oficina o sus empleados todavía subsisten con conexiones de Internet DSL de menos de 10 Mbps, por ejemplo, DaaS no es buen compañero.

Pero con tantos trabajadores remotos, y con las amenazas de seguridad que proliferan cada vez más, los escritorios como servicio tienen mucho sentido para muchas empresas. Es cierto que algunos usuarios siempre necesitarán PC potentes en sus escritorios: piense en los productores de vídeo y audio, los diseñadores gráficos y otros puestos similares. ¿Pero los trabajadores de oficina ordinarios? Para ellos, esta tecnología tiene mucho sentido.

Qué DaaS escoger depende de su parque actual. Las oficinas orientadas a Microsoft deberían comprobar, por este orden, Windows 365 Cloud PC, Citrix Workspace y Azure Virtual Desktop y, si no les convencen, una de las opciones alternativas. Para los usuarios de Google o Microsoft que busquen una opción más económica son adecuados Chrome OS y Google Workspace. Por último, si quiere probar algo asequible y muy seguro, busque los escritorios Linux basados en la nube de Shell.

IDG.es

Artículo anterior¿Qué es la búsqueda vectorial?
Artículo siguientePor eso Windows 10 se parece tanto a Windows 7