Pasos para escalar una red “Wifi”

Tanto si se trata de ampliar la cobertura “Wifi” 30 metros como de desplegar una red en un lugar que no la tiene, estos son los pasos que hay que seguir para asegurarse de que el resultado sea rentable.

0
8
Lines of digital data code with a wireless symbol

Aunque es tentador desplegar simplemente más puntos de acceso (AP) cuando se amplía la red Wifi, hay muchas consideraciones que hay que tener en cuenta primero para obtener un resultado de alto rendimiento sin gastar de más.

El primer paso es entender claramente lo que se quiere conseguir, analizar la configuración actual para saber si la red da servicio a la zona de cobertura y, sólo entonces, diseñar y desplegar los puntos de acceso.

Establezca sus objetivos
La ampliación de una red Wifi puede adoptar muchas formas. Puede significar el despliegue de una red completamente nueva en unas instalaciones nuevas, la ampliación geográfica de una red existente o el aumento de su densidad para dar servicio a más clientes en la misma zona. Cada una de ellas tendrá unos requisitos diferentes, y para poder establecerlos adecuadamente para su proyecto, tiene que definirlos.

Hay que averiguar cuántos clientes utilizarán la red en un momento dado, dónde pueden estar agrupados y las demandas de ancho de banda de las aplicaciones que utilizan. Para que la red sea más rentable, un objetivo importante es proporcionar una buena cobertura utilizando el menor número de puntos de acceso.

Analizar la configuración actual
Estudio del emplazamiento
En la mayoría de los casos, es importante realizar un estudio de la red Wifi para comprobar si los puntos de acceso desplegados proporcionan una buena cobertura. Si aún no dispone de mapas térmicos de su red actual, debería realizar un estudio y crear algunos para obtener una línea de base del rendimiento y asegurarse de que la red está en buen estado. Estos estudios pueden ayudar a encontrar las ubicaciones óptimas para los nuevos puntos de acceso si son necesarios. Estos consejos sobre cómo realizar un estudio y evitar las interferencias y los puntos muertos le pueden ayudar.

Con una actualización de la red Wifi, debe evaluar el espacio que necesita una cobertura mejorada, pensar en el número de clientes que habrá en cada zona y estimar cuántos puntos de acceso se necesitan en esas zonas para dar soporte a esos clientes.

¿Cuántos puntos de acceso?
Puede empezar a calcular el número de puntos de acceso que necesitará haciendo algunos cálculos para obtener una proporción aproximada de clientes por punto de acceso. Aunque los proveedores de AP pueden decir que pueden manejar de 100 a 300 o incluso más usuarios por AP, las aplicaciones del mundo real significan que probablemente querrá soportar de 15 a 50 clientes por radio AP dependiendo de las aplicaciones que los clientes estén usando. La proporción puede ser mayor si se utilizan puntos de acceso y clientes Wifi 6 (802.11ax) en entornos de alta densidad, como es el caso de los estadios.

Ampliar la red no significa necesariamente arrancar y sustituir todos los AP existentes, pero antes de hacerlo, evalúe la edad y las capacidades de los AP actuales. Considere la posibilidad de sustituirlos todos en el momento de la ampliación si sólo admiten hasta 802.11g, e incluso considere la posibilidad de sustituirlos si son 802.11n. Si acaba queriendo sustituir los puntos de acceso, evalúe y compare cuidadosamente las características, y piense en la preparación para el futuro proyectando cómo cambiará el uso del Wifi con el tiempo. Tenga en cuenta también los estándares Wifi que admiten los clientes.

Como norma, haga todo lo que pueda para ayudar a aumentar la capacidad de la red sin añadir más AP. Cuantas menos señales de radiofrecuencia haya en el aire, menos posibilidades habrá de que compitan y causen interferencias en el mismo canal, y mejor será la red. Algunas formas de evitar estas interferencias son reducir los niveles de potencia e incluso desactivar la banda de 2,4 GHz en algunos puntos de acceso. También hay que tener muy en cuenta dónde se colocan los AP, ya que situarlos en lugares en los que se pueda utilizar el edificio o el mobiliario para causar atenuación, puede ayudar a contener mejor las señales de cada AP.

Además, hay que minimizar las interferencias entre canales utilizando analizadores Wifi para asegurarse de que la cobertura de los puntos de acceso se solapa lo suficiente como para garantizar una itinerancia sin problemas, pero no lo suficiente como para interferir entre ellos. También hay que asegurarse de que los puntos de acceso no emitan un nivel de potencia mucho más alto que el del cliente típico utilizado en la red. Procure que los puntos de acceso y los clientes tengan un alcance similar en sus rangos de transmisión.

Comprueba la capacidad de la red cableada
Mientras evalúa su equipo Wifi existente, asegúrese de hacer lo mismo con la infraestructura de red a la que se conecta. Considere el número de puntos de acceso que su controlador inalámbrico es capaz de soportar. Es posible que la actualización lo lleve más allá de sus límites, por lo que podría tener que ser sustituido.

Asimismo, calcule la capacidad del conmutador de red que necesitarán los AP nuevos o adicionales, y asegúrese de que hay puertos de conmutación suficientes y de gran tamaño para gestionar la actualización. Recuerde que la colocación de los AP puede requerir nuevos tendidos de cable Ethernet entre ellos y el conmutador. Si los APS admiten el modo de malla Wifi o de sistema de distribución inalámbrica (WDS), en el que algunos AP reciben su conexión LAN de forma inalámbrica, pueden utilizarse como solución temporal para conectar el nuevo equipo hasta que se pueda tirar de la Ethernet. La malla Wifi y el WDS no se recomiendan para un uso permanente, a menos que sea imposible tirar de Ethernet hasta los AP.

Ampliación de la cobertura del “Wifi” existente
Si quiere ampliar ligeramente la zona de cobertura Wifi, por ejemplo, 30 metros o menos, analice primero los mapas térmicos para ver si con un ajuste de los puntos de acceso existentes se puede lograr la tarea. Si se realizan algunos movimientos menores de los puntos de acceso y se aumentan ligeramente los niveles de potencia, la cobertura se ampliará un poco más. Si quiere una cobertura significativamente mayor, probablemente tendrá que añadir más puntos de acceso y tender más cables después de hacer un estudio para encontrar las ubicaciones óptimas.

Ampliación del “Wifi” en exteriores con los puntos de acceso existentes
Si desea ampliar la cobertura Wifi en el exterior o en una dependencia sin conectividad a la red, hay varias formas de hacerlo, dependiendo de la distancia a la que se encuentre la red principal que necesite cobertura. Si sólo necesita unos pocos cientos de metros de cobertura lejos de un edificio con conectividad de red, considere la posibilidad de pasar la Ethernet a través de la pared exterior y montar los AP para exteriores en el exterior del edificio. Lo más probable es que quiera utilizar antenas direccionales que apunten hacia donde estarán los clientes.

Para alcanzar distancias superiores a unos cientos de metros desde el edificio principal, considere la posibilidad de tender Ethernet hacia las ubicaciones de los AP deseados. Si no es posible, compruebe si el punto de acceso admite la función de malla inalámbrica o WDS para la red de retorno en lugar de Ethernet. Para distancias más largas, podría utilizar AP especiales de larga distancia, como los equipos ISP inalámbricos (WISP).

Si la zona exterior deseada está demasiado lejos para ampliar realmente la Wifi actual, quizá se pueda considerar el uso de una conexión a Internet basada en la telefonía móvil para la zona exterior. Podría utilizar un router de nivel empresarial con soporte celular para la conexión WAN, o para necesidades más pequeñas y sencillas simplemente utilizar un punto de acceso Wifi basado en el consumidor.

Añadir “Wifi” para sitios completamente nuevos
Si va a ampliar su Wifi añadiendo nuevas ubicaciones sin red Wifi existente, tendrá que hacer un estudio del lugar para encontrar las ubicaciones óptimas de los puntos de acceso. Además, tenga en cuenta la uniformidad de los equipos en todos sus emplazamientos. Si ya utiliza una marca de Wifi con un sistema de controlador basado en la nube, eso puede facilitar la gestión de sus emplazamientos existentes y de los nuevos. Si aún no dispone de una solución basada en la nube para la gestión de su red Wifi y tiene varios emplazamientos, considere la posibilidad de adoptar una. Esta es una característica importante para tener en cuenta si necesita actualizar una red.

Eric Geier – IDG.es

Artículo anteriorLas 21 mejores herramientas de RPA de la actualidad 
Artículo siguienteAnalizando el trabajo remoto y cómo puede beneficiar a las empresas