Edge computing: el próximo salto en la innovación

0
9

Con el Edge Computing, el procesamiento de datos en el borde de una red, el péndulo de la informática está volviendo a la periferia de la red, permitiendo aplicaciones que antes eran impensables.

Al principio era el mainframe, un único ordenador central al que accedían todos los operadores desde terminales «tontos», compartiendo el tiempo de procesamiento de la CPU entre ellos. Con la llegada de los ordenadores personales, los programas empezaron a dirigirse directamente al usuario final. Al conectar los ordenadores entre sí a través de redes cada vez más grandes, las aplicaciones aprovechaban el procesamiento mixto cliente-servidor, que se ejecutaba en parte en el ordenador y en parte en un centro de datos central. Con la nube y el software as-a-service, los terminales han vuelto a ser «poco inteligentes» (un navegador, una aplicación front-end…), y todo el procesamiento se hace en la nube, donde en centros de datos muy potentes se pueden ejecutar sofisticados algoritmos actuando sobre enormes bases de datos.

Si bien la nube tiene muchas ventajas, también presenta algunas limitaciones importantes en todas aquellas situaciones en las que es necesario transferir grandes cantidades de datos, por ejemplo de sensores del Internet de las Cosas o de flujos de audio y vídeo, que requieren conexiones de muy alta capacidad pero que -independientemente del ancho de banda- introducen en cualquier caso una latencia, es decir, el tiempo que transcurre entre el inicio de la transmisión de datos y la llegada de la respuesta, que puede no ser compatible con las necesidades de determinados tipos de aplicaciones.

Por estas razones, se introdujo el concepto de Edge Computing: un preprocesamiento de datos realizado con las mismas tecnologías que la nube que ya puede proporcionar respuestas inmediatas y posteriormente transferir un conjunto reducido de datos a la nube para su posterior procesamiento.

Edge Computing como complemento de la nube
Como suele ocurrir con la innovación tecnológica empresarial, es más acertado considerar el Edge Computing como un concepto arquitectónico amplio que como un conjunto específico de soluciones.

En primer lugar, el Edge Computing se aplica a situaciones en las que es importante tener una latencia muy baja y en las que el procesamiento debe tener lugar cerca de la acción, independientemente de que la tarea sea robots industriales de IoT, cámaras a las que hay que aplicar el reconocimiento de imágenes o sensores que detectan continuamente la temperatura de las vacunas en producción.

La empresa de investigación Frost & Sullivan predice que en 2022 el 90% de las empresas industriales utilizarán Edge Computing.

La computación de borde es una forma de computación distribuida que se extiende más allá del territorio del centro de datos. Sabemos que las empresas dedicarán parte de su inversión a los grandes proveedores de nubes públicas, pero el hardware y el software que las empresas poseen y operan no desaparecerán. Entonces, ¿por qué no desplegarlos físicamente donde la empresa más los necesita?

Aumentar los sistemas de una empresa donde residen las operaciones de fabricación, atención sanitaria o logística, utilizando la extraordinaria potencia de los servidores modernos puede aportar valor a la empresa de varias maneras. Normalmente, los nodos de Edge Computing recogen cantidades de datos de los sistemas instrumentados, los procesan y sólo envían los resultados al centro de datos, lo que reduce enormemente los costes de transmisión de datos y disminuye la latencia. Estos resultados ofrecen enormes oportunidades para la mejora de los procesos, la optimización de la cadena de suministro, el análisis predictivo y mucho más.

Los siguientes seis artículos de este Tech Spotlight analizan el Edge Computing desde diversas perspectivas y describen cómo esta área emergente y compleja está estimulando nuevas ideas y desarrollos tecnológicos intrigantes y prometedores en la actualidad.

Edge computing: 5 casos concretos
La computación de borde es una tecnología relativamente nueva, pero ya está teniendo un impacto transformador. En 5 casos esenciales de uso de Edge Computing, Ann Bednarz, de Network World, desglosa cuatro ejemplos que ponen de manifiesto las ventajas prácticas e inmediatas de Edge Computing en diferentes industrias o sectores de servicios, empezando por una actividad de la vieja escuela: la inspección de trenes de mercancías. La automatización mediante cámaras digitales y el procesamiento de imágenes in situ no sólo reduce significativamente el tiempo y los costes de inspección, sino que también ayuda a mejorar la seguridad al permitir una identificación más rápida de los problemas.

Bednarz sigue identificando las ventajas del Edge Computing en los sectores de la fabricación, la hostelería, el comercio minorista y la minería.

La seguridad del Edge Computing
Una objeción frecuente entre los directores de fabricación es que el IoT y el Edge Computing exponen a los sistemas industriales a riesgos sin precedentes de ciberataques. Bob Violino, escritor y colaborador de CSO, aborda esta cuestión en Edge y la ciberseguridad: 5 mejores prácticas.

Una recomendación clave es implementar la seguridad de confianza cero, que impone la autenticación persistente y la microsegmentación de la red, para que un ataque exitoso en una parte específica de una organización pueda ser aislado en lugar de propagarse a los sistemas críticos.

Siemens Industrial Edge: la plataforma para la automatización
La informática de borde industrial se enfrenta a numerosos retos relacionados con la heterogeneidad de las máquinas, los controladores de procesos y sus diversos protocolos de comunicación, así como con las redes que no están diseñadas para cumplir los criterios de seguridad modernos. Esto hace que la implantación y el desarrollo de aplicaciones o cuadros de mando sean complejos.

Siemens Industrial Edge es una solución que simplifica esto, permitiéndole recopilar datos de forma segura desde diferentes máquinas y utilizar aplicaciones listas para usar de un mercado, o desarrollar las suyas propias con soporte para lenguajes de programación comunes y una vibrante comunidad de código abierto. Este artículo, acompañado de un vídeo, presenta las principales características.

El choque entre la tecnología de la información y la tecnología operativa
Stacy Collett, colaboradora de CIO, se centra en la brecha existente entre la función de TI y la de OT (tecnología operativa), que se ocupa de los sistemas de automatización, y examina cómo la dirección puede hacer que ambos departamentos trabajen juntos en armonía.

Su artículo The epic war between IT and OT on Edge Computing (La guerra épica entre TI y OT en la informática de borde) ilustra que la mejora de la comunicación entre TI y OT, y en algunos casos la formación de equipos híbridos de TI y OT, puede eliminar redundancias y estimular nuevas iniciativas creativas.

Oportunidades de la 5G para la computación de borde
Keith Shaw, autor de Computerworld, examina el papel de las telecomunicaciones en el Edge Computing y la turboalimentación de las aplicaciones empresariales por parte del 5G. Uno de los principales puntos fuertes del 5G es su baja latencia, un atributo muy útil para conectar dispositivos IoT.

Sin embargo, como explica en el artículo el director de investigación de IDC, Dave McCarthy, la reducción de la latencia pierde su utilidad cuando se conecta a un centro de datos remoto. Por otro lado, si se implementa Edge Computing en la red 5G, se minimiza esta distancia física, lo que mejora enormemente los tiempos de respuesta.

Proveedores de nube y Edge Computing
Por último, los proveedores de nubes a hiperescala ya están ampliando su oferta para soportar esta tecnología. A medida que Amazon, Google y Microsoft llevan sus nubes al Edge, el colaborador de InfoWorld Isaac Sacolick profundiza en las ofertas de Edge Computing disponibles de los tres grandes, incluidas las mini-nubes desplegadas en varias ubicaciones y sus ofertas de salida en las instalaciones (como AWS Outposts o Azure Stack) que son totalmente gestionadas por el proveedor. Sacolick escribe que «la ventaja única que ofrece el Edge Computing de la nube pública es la capacidad de ampliar la arquitectura y los servicios de la nube subyacente».

Redacción CambioDigital OnLine – CWI.it

Artículo anteriorMSRT vs MSERT: Cuándo utilizar cada herramienta de malware de Windows
Artículo siguienteMicrosoft comienza la distribución de Windows 11