Emisiones de gases de efecto invernadero y los CIO

Google, Salesforce, SAP y otras empresas están facilitando a los directores de informática la gestión de las emisiones de gases de efecto invernadero, no sólo en la sala de servidores sino en toda la empresa.

0
82

Los CIO tienen un papel importante que desempeñar para ayudar a las empresas a informar y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, y ese esfuerzo va mucho más allá de cambiar a la computación en la nube de bajo consumo o apagar los ordenadores de la oficina por la noche. Este es el mensaje que se desprende de los últimos eventos organizados por los proveedores de software y servicios informáticos, como SAP, Salesforce y, especialmente, Google, que hace de la sostenibilidad un elemento clave de su evento de computación en la nube Next 21 de esta semana.

Las empresas están cada vez más obligadas, por sus clientes y, en algunos casos, por los gobiernos, a informar sobre sus emisiones de gases de efecto invernadero, normalmente siguiendo metodologías de medición estándar como el Protocolo de Gases de Efecto Invernadero. «Con el aumento de los requisitos de presentación de informes ambientales, sociales y de gobernanza ESG, las empresas buscan formas de mostrar a sus empleados, a sus consejos de administración y a sus clientes los progresos que están realizando en relación con los objetivos climáticos», afirma Jenn Bennett, directora técnica que dirige la estrategia de datos y tecnología de sostenibilidad en la oficina de CTO de Google.

Ampliación del ámbito de aplicación
Las empresas controlan directamente algunas emisiones de gases de efecto invernadero. Se trata de lo que se conoce como emisiones de alcance 1 procedentes de fuentes propias o controladas, como el combustible que queman para calentar las oficinas o los vehículos de la empresa. Las organizaciones llevan una década o más controlando esos datos en sus sistemas ERP.

Las emisiones de alcance 2 procedentes de la compra de electricidad, calor y vapor son relativamente fáciles de calcular porque las empresas de servicios públicos suelen informar de sus emisiones medias por kilovatio hora (kWh) producido. Estas emisiones también pueden aparecer como una partida en la factura de electricidad de su oficina o centro de datos.

El reto para muchos CIO es ampliar las capacidades de información para incluir las emisiones de Alcance 3, incluyendo los bienes y servicios adquiridos, los productos vendidos, el transporte y la distribución, la eliminación de residuos, los desplazamientos de los empleados y los viajes de negocios.

Pocas empresas han asumido el reto de comunicar datos completos sobre las emisiones, lo que requiere muchos datos de los proveedores y la capacidad de relacionarlos con los bienes y servicios adquiridos. La disponibilidad de herramientas de software especializadas en la elaboración de informes de sostenibilidad, o de módulos en los sistemas ERP, que pueden hacer precisamente eso, hace que la elaboración de informes completos sobre las emisiones sea una propuesta más realista, por lo que, aunque el «por qué» de la elaboración de informes puede seguir siendo impulsado por el consejo de administración o un comité de gobernanza, el «cómo» y el «cuándo» son cuestiones que debe responder el director de informática.

Informar sobre las emisiones brutas tiene beneficios netos
Google Cloud Platform está añadiendo informes sobre la huella de carbono a su consola en la nube, lo que permite a los clientes hacer un seguimiento de sus emisiones brutas de carbono en la nube por proyecto, producto o región. También ofrece a los clientes herramientas para ayudar a trasladar las cargas de trabajo a regiones con centros de datos con bajas emisiones de carbono, un criterio de ubicación que puede llegar a ser tan importante como el cumplimiento de las leyes de protección de datos.

Al informar sobre las emisiones brutas de carbono en la consola, Google proporciona una importante transparencia y subraya lo importante que pueden ser los datos detallados y en tiempo real para garantizar que la información sobre las emisiones sea realmente eficaz.

Google es neutral en cuanto a emisiones de carbono desde 2007 y es «100% renovable» desde 2017, lo que significa que compra suficiente energía renovable para satisfacer su consumo anual de electricidad, aunque cuando el sol no brilla y el viento no sopla la electricidad realmente utilizada puede haber sido generada por centrales eléctricas de carbón. Por ello, todavía hay margen de mejora.

Precisamente por eso, Google está trabajando para descarbonizar por completo sus operaciones en la nube 24 horas al día y 7 días a la semana para 2030, proporcionando energía limpia para cada ubicación y cada hora de funcionamiento. A través de su consola en la nube, Google proporciona a sus clientes los datos que necesitan y les facilita la importación de los datos a sus propios sistemas de información.

«Para ayudar a nuestros clientes a contabilizar las emisiones más allá de nuestra nube y en toda su organización, también nos hemos asociado con Salesforce Sustainability Cloud, integrando nuestros datos de emisiones de Google Cloud en su plataforma de gestión del carbono», afirma Bennett.

Además, la apertura de la plataforma de datos satelitales Google Earth Engine a los usuarios de Google Cloud Platform les permite utilizar herramientas de inteligencia artificial y BigQuery para analizar las imágenes satelitales junto con otras fuentes de datos como la disponibilidad de agua o los riesgos meteorológicos.

Más programas informáticos para la elaboración de informes de sostenibilidad
Salesforce anunció su nuevo plan de sostenibilidad un mes antes en el evento Dreamforce 2021, afirmando que utiliza electricidad «100% renovable» y que ha conseguido emisiones netas cero en toda su cadena de valor (incluyendo el Alcance 3). Lo consiguió gracias a su software Sustainability Cloud, que redujo el tiempo necesario para la elaboración de informes anuales de seis meses a seis semanas.

En Dreamforce 2021, Salesforce también presentó su Nube de Sostenibilidad 2.0, añadiendo nuevas herramientas basadas en Slack para recopilar datos de emisiones de alcance 3 de los proveedores, nuevas herramientas de previsión y planificación de escenarios para gestionar los efectos empresariales del cambio climático, y anunciando planes para construir un intercambio en línea de créditos de carbono.

Por último, el SAP está actuando como conducto para la recogida y el tratamiento de los datos sobre las emisiones de gases de efecto invernadero. Aprovechando herramientas como su red de adquisiciones Ariba, SAP puede facilitar el intercambio de información sobre el coste del carbono, así como el coste de los bienes y servicios, y los sistemas ERP utilizados por sus clientes ya contienen gran parte de la información sobre lo que gastan para calcular las emisiones de gases de efecto invernadero. El año pasado se anunció SAP Product Carbon Footprint Analytics, que proporciona información sobre el impacto de productos específicos, y hace un mes le tocó el turno a SAP Product Footprint Management, que proporciona herramientas adicionales de gestión e integración en los procesos empresariales.

Redacción CambioDigital-OnLine 

 

Custom Text
Artículo anteriorLas relaciones “parasociales» con influencers florecen en todo el mundo durante la pandemia
Artículo siguienteGoogle presenta hoy martes los nuevos Pixel en directo