Los operadores priorizan el uso de ‘firewalls’ ante el resurgimiento de la mensajería A2P

La mensajería ha cambiado y está llamada a convertirse en una de las mayores fuentes de tráfico de las empresas de telecomunicaciones. Proteger sus ingresos frente a las prácticas de rutas grises es su nueva prioridad.

0
6

Antes de la COVID-19, las grandes consultoras tecnológicas pronosticaban que el mercado de SMS A2P alcanzaría su punto álgido para 2023. Nada más lejos ahora de la realidad pues la pandemia ha dado un vuelco a estas predicciones. Ya a finales de 2020 se contabilizaron 5.200 millones de usuarios únicos de SMS y se prevé superen los 6 millones en 2025 según el informe Global A2P SMS Databook de Mobilesquared.

Lo que la industria percibió en un primer momento como una modificación temporal y forzada por el confinamiento en la forma en los usuarios se relacionaban con los servicios ha dado paso a una nueva mentalidad, en la que ir al “banco” e incluso al “súper” parece algo anticuado e incluso molesto. Dicho de otra forma, el nuevo comportamiento de los consumidores de “hacer clic y recibir” no va a desaparecer, aunque las medidas de distanciamiento social se vayan diluyendo. Todo lo contrario, ha nacido una nueva era de comodidad que se basa en los SMS de aplicación a persona (A2P).

Si bien la revolución de la mensajería en las empresas de telecomunicaciones tuvo lugar hace dos años, los operadores se han limitado únicamente a aumentar la capacidad de la red de la mano de socios tecnológicos como medida cortoplacista. Ahora sí podemos hablar de una auténtica oportunidad de negocio ateniéndonos a las cifras: en 2020, los operadores de Europa Occidental ocuparon el segundo puesto en el ranking de adopción de firewalls para SMS.

El tráfico de SMS se suministra a través de lo que se denominan «rutas blancas», rutas que proporcionan a las organizaciones la capacidad para enviar mensajes de texto de forma masiva, como mensajes de marketing, contraseñas de un solo uso (OTP) o recordatorios de citas. Esta funcionalidad se compra en paquetes a los operadores y resulta más cara, pero viene con garantías de entrega. En este sentido, el tráfico blanco son comunicaciones que se originan y entregan legalmente convirtiéndose en la principal fuente de ingresos para los operadores móviles virtuales (OMV) que prestan este tipo de servicios de mensajería.

Consecuentemente, los costes de las operaciones de enrutamiento blanco, absolutamente legales, son más elevados y, cuando las empresas utilizan lo que se denomina «rutas grises» que básicamente se apropian de la capacidad de la red reservada a la mensajería Peer-to-Peer (P2P, mensajes de texto enviados de una persona a otra) para sus comunicaciones masivas, se merman los ingresos de los proveedores autorizados degradando la experiencia del usuario, ya que, estas comunicaciones suelen ser spam. De hecho, según Mobilesquared, se estima que las rutas grises de los SMS generarán una fuga de ingresos de 37.100 millones de dólares entre 2020 y 2024. Así que hay mucho en juego.

La oportunidad para los proveedores de mensajería A2P podría suponer unos 27.480 millones de dólares en 2024 (basándose en el 100% del tráfico de las rutas blancas). Teniendo en cuenta el gran impacto que tienen las rutas grises en el negocio de los operadores móviles, se hace imprescindible el despliegue de firewalls de SMS de última generación. Este punto es crucial, ya que los operadores deben estar a la vanguardia en firewalls para SMS si quieren conseguir un aumento de sus ingresos.

De acuerdo con Gartner, estos firewalls aportarían un nivel de inteligencia superior, con funciones como conocimiento y control de aplicaciones, prevención integrada de intrusiones e inteligencia contra amenazas en la nube.

Por otra parte, Mobilesquared ha calculado que el número de OMV que invierten en firewalls para SMS de última generación pasará del 58% en 2020 al 74% en 2025, lo que representaría tres cuartas partes del mercado mundial. En Europa Occidental el porcentaje total de redes restringidas asciende actualmente al 88%, el segundo más alto del mundo, lo que resulta muy prometedor.

La creación de un ecosistema de confianza e innovación debe ser el nuevo foco de trabajo de operadores y empresas, no solo para proteger a sus clientes sino para garantizar una experiencia de usuario lo más fluida y segura posible. Lo que está en juego es una buena defensa digital, ya que está estrechamente ligada a la experiencia digital que el usuario espera en tiempos de pandemia. Los operadores de telefonía móvil no deben hacer oídos sordos a los nuevos requerimientos del mercado. Los que decidan actuar y proteger a sus clientes con firewalls para SMS obtendrán una gran ventaja sobre sus competidores y por supuesto una mejor experiencia para sus clientes.

Mijo Soldin, director de estrategia de operadores y alianzas de Infobip.com

Artículo anteriorIBM integrará y gestionará las operaciones financieras y de adquisiciones de Honda Motor
Artículo siguienteChatbots: cómo funciona la simulación de una conversación humana