¿Su computadora está lenta? Utilícela más seguido 

0
7

Esta es una situación que escuchamos a menudo: Es un fastidio usar su computadora, porque cada vez que la enciende, la nota muy lento. Pero no quiere comprar un nuevo sistema, ya que usa el suyo con poca frecuencia. 

Esperar semanas entre sesiones en su PC es a menudo el problema en sí mismo. Mucha gente le echa la culpa al hardware antiguo, pero lo más probable es que se trate de una computadora que se está poniendo al día con las actualizaciones atrasadas. Cuanto más tiempo pase antes de encender el sistema, más asuntos antiguos tendrá que resolver. Y como su computadora está ocupada con esas tareas en segundo plano, lo que esté haciendo en primer plano -navegar por la web, escribir en un documento, editar una foto- se arrastrará. (O eso parece, al menos). 

La solución es sencilla. Poner en marcha la computadora más a menudo, para que todas esas actualizaciones se lleven a cabo y no se acumulen. La mayoría de las actualizaciones deberían ser automáticas, pero si quiere asegurarse de que no tiene un atraso pendiente, puede hurgar manualmente y comprobarlo. También puede ayudarle a ser menos impaciente durante las actualizaciones automáticas para ver el origen exacto de su ralentización. Aquí están los sospechosos habituales para investigar. 

Tener una gran acumulación de actualizaciones de Windows puede hacer que una PC se sienta lenta.

Cuando no se atienden con frecuencia, las actualizaciones de Windows pueden acumularse y causar lentitud en el sistema. Esto es lo que más se nota al arrancar la PC después de un largo periodo de inactividad, especialmente si hay que actualizar más de una versión. (Sí, ya sabemos que eso significa que alguien no ha utilizado la PC en meses, pero eso ocurre). Algunas actualizaciones de versión pueden tardar un tiempo en descargarse e instalarse en particular. 

Cuanto más tiempo haya aguantado, más probable es que también tenga que instalar varias rondas de actualizaciones. El hecho de que se reinicie no significa que se haya acabado. A veces, Windows necesita reiniciar antes de poder continuar con el siguiente lote de actualizaciones. Así que, si ha pensado, ‘he ejecutado las actualizaciones y sigue siendo lento…’, no consigne su máquina al reciclaje electrónico todavía. Compruebe cuánto queda por hacer. 

Puede hacerlo haciendo clic en el botón de Inicio o pulsando la tecla de Windows en su teclado, y escribiendo la palabra comprobar o actualizar. Cuando aparezca la opción de Comprobar actualizaciones, elige la opción de Comprobar actualizaciones. Puede que vea una cola de actualizaciones esperándole (y en proceso de descarga e instalación), o puede que tenga que buscarlas manualmente. Podrá comprobar que por fin ha terminado cuando vea un mensaje que diga «Está actualizado», y cuando haga clic en el botón Buscar actualizaciones verá el mismo mensaje con una marca de tiempo actualizada. 

Actualizaciones y escaneos del antivirus
A veces, tras un largo periodo de inactividad, los programas antivirus como AVG o Norton pueden acaparar una cantidad notable de recursos del sistema para realizar actualizaciones y análisis. Puede tener que instalar tanto definiciones de virus como actualizaciones del programa, y dependiendo de cómo esté configurado el programa, también puede acabar teniendo un escaneo automático del sistema no mucho después de que se completen las actualizaciones. Si prefiere los escaneos completos del sistema, eso puede llevar un tiempo, prolongando la sensación de lentitud. Normalmente puede ver el estado de su software antivirus (así como activar las actualizaciones manuales) entrando en su configuración. 

Las actualizaciones de los programas antivirus y antimalware también pueden acumularse si no utiliza la computadora con frecuencia.

El software de seguridad puede convertirse en un punto de congestión particular si ha instalado varios programas -por ejemplo, un programa antivirus y una aplicación específica para el malware (como Malwarebytes)- y todos ellos intentan realizar sus actualizaciones y análisis al mismo tiempo. Si esto se combina con las propias actualizaciones de Windows, se obtiene la receta perfecta para una PC lenta. 

Actualizaciones de controladores y plataformas
Las computadoras que se utilizan menos de una o dos veces al mes pueden tener que lidiar con actualizaciones de controladores, aparte de las que se incluyen en las actualizaciones de Windows. Lo más habitual es que las tarjetas gráficas de AMD y Nvidia se actualicen con un software específico: el software Radeon para las GPU de AMD y GeForce Experience para las GPU de Nvidia. No asuma que le falta una de estas tarjetas porque no tiene una PC para juegos. Es posible que su sistema venga configurado con una, aunque no sea potente. En el caso de las PC de escritorio y portátiles construidos por grandes fabricantes como Dell o HP, es posible que también cuenten con software propietario que mantiene actualizados los controladores específicos. 

Las actualizaciones de controladores y otras aplicaciones también pueden contribuir a la ralentización de la PC tras un largo periodo de inactividad.

Algunas PCs también pueden tener actualizaciones de la plataforma con las que lidiar, como para Java. (Consejo: si ya no necesita Java para un programa concreto, desinstálelo para no tener que gestionar las numerosas actualizaciones de seguridad necesarias que se producen). 

Otras actualizaciones de software
Los programas que se cargan automáticamente al iniciar la computadora o que se ejecutan en segundo plano también pueden acaparar recursos del sistema, como las aplicaciones de gestión de paquetes de software. La PC de cada persona tiene una cantidad diferente de estos programas, que van desde cero hasta una cantidad excesiva, por lo que puede averiguar qué hay en su sistema abriendo el Administrador de tareas. (Pulse Ctrl + Mayús + Supr o abra el menú Inicio y escriba tarea.) Las pestañas Procesos e Inicio le dirán qué programas están actualmente activos (Procesos) o se cargan primero tras el arranque (Inicio). 

Algunos ejemplos comunes de este tipo de software son Adobe Creative Cloud, lanzadores de juegos como Steam, software de videollamadas como Skype, y software instalado por fabricantes como Dell y HP que gestionan utilidades preinstaladas. 

¿Con qué frecuencia debe arrancar su PC?
Arrancar la PC al menos una vez a la semana debería mantener las actualizaciones al mínimo. Incluso ejecutar el sistema solo un par de veces al mes ayuda a evitar una enorme pila de actualizaciones y debería reducir la cantidad de lentitud que se nota. 

Si ve que su sistema no tiene un montón de actualizaciones y se siente lento, una o dos actualizaciones de hardware baratas pueden resolver su problema. Muchas computadoras económicas o antiguas funcionan con una unidad de disco duro; cambiarla por una SSD puede hacer que su máquina parezca completamente nueva. La diferencia es así de notable. Una unidad SATA III de 2,5 pulgadas de 256GB cuesta alrededor de 35 dólares, y las unidades de 500GB suelen costar entre 50 y 60 dólares. Clone su unidad existente utilizando un software gratuito como Macrium Reflect Free, y luego cambie su disco duro por la nueva unidad SSD. 

Añadir más memoria RAM a su sistema (o sustituir la actual por módulos DIMM de mayor capacidad) puede ayudarle cuando tenga problemas para ejecutar varios programas al mismo tiempo, o cuando vea que tener unas cuantas pestañas más en su navegador lo ralentiza todo. Sin embargo, tenga en cuenta que no siempre podrá encontrar memoria RAM asequible para PCs antiguas en las tiendas; en su lugar, puede que tenga que recurrir a la compra a un vendedor de confianza de eBay que se especialice en la venta de exceso de existencias o de hardware antiguo recuperado. 

Alaina Yee PCWorld.com 

Artículo anteriorFacebook, WhatsApp e Instagram sufren una caída de sus servicios de seis horas
Artículo siguienteMSRT vs MSERT: Cuándo utilizar cada herramienta de malware de Windows