Videomensajes asíncronos: otra vía para el trabajo productivo a distancia

La videomensajería asíncrona podría ayudar a las empresas a conectar a su personal de forma más eficaz, ya que las estrategias de trabajo remoto híbrido continúan después de la pandemia.

0
7

Las reuniones por vídeo resultaron fundamentales para conectar a los trabajadores a distancia durante la pandemia de Covid-19, reproduciendo las conversaciones cara a cara incluso cuando las oficinas estaban cerradas. Pero estas comunicaciones en tiempo real también tienen inconvenientes, ya que los trabajadores remotos se enfrentan a horarios diarios repletos de reuniones de vídeo consecutivas y tienen dificultades para comunicarse con colegas que pueden estar a varias zonas horarias de distancia.

Por ello, un número creciente de proveedores de software de colaboración están promoviendo la videomensajería asíncrona como una opción para hacer menos difícil la comunicación en el lugar de trabajo. La idea es que, en lugar de programar una videollamada, los compañeros puedan pregrabar un breve mensaje de vídeo (o de audio) para enviarlo a sus colegas, que podrán ver el clip cuando puedan. Esto es especialmente útil para los equipos distribuidos que tienen que lidiar con diferentes zonas horarias y así evitar la necesidad de organizar reuniones en horarios imposibles.

Los proveedores de mensajería de vídeo mencionan varias formas de utilizar los mensajes asíncronos: es posible solicitar comentarios sobre un proyecto, celebrar las «victorias» del equipo o compartir actualizaciones de estado sin que todos estén presentes al mismo tiempo. Los mensajes de vídeo también pueden actuar como un «depósito de contenidos de conocimiento», permitiendo, por ejemplo, que los nuevos contratados vean vídeos de formación.

Las capacidades de vídeo asíncrono, que ya se utilizan a nivel de consumidor, son cada vez más comunes en el lugar de trabajo. El mes pasado, Slack lanzó la función Clips, que permite a los usuarios enviar a sus colegas breves grabaciones de vídeo, audio y pantallas. Y Cisco ha presentado recientemente VidCast, que ofrece una funcionalidad similar.

La lista crece: Zoom, GoToMeeting y Dropbox anunciaron funciones de mensajería de vídeo asíncrona en las últimas semanas, y las aplicaciones de gestión del trabajo Asana y Trello añadieron una funcionalidad similar a sus plataformas a través de aplicaciones de terceros a principios de este año. Varias empresas emergentes también ofrecen herramientas y funciones para el vídeo asíncrono. Tomemos por ejemplo Loom, una startup de mensajería de vídeo que ya cuenta con 12 millones de usuarios y que ha recibido más de 200 millones de dólares de financiación desde su lanzamiento en 2016, o Claap, easyUp, Supernormal y Weet, por nombrar algunas.

El reciente interés por el vídeo asíncrono en el lugar de trabajo puede verse, en parte, como una reacción al auge del vídeo en tiempo real durante la pandemia. Muchas organizaciones se han volcado en la colaboración en tiempo real con videoconferencias, lo que ha tenido un efecto negativo en muchos trabajadores, según Angela Ashenden, analista de CCS Insight. «El crecimiento de la asincronía muestra la conciencia de que necesitamos gestionar mejor nuestras cargas de trabajo».

¿Qué son las comunicaciones asíncronas?
La comunicación asíncrona no es algo nuevo; el término simplemente describe las comunicaciones entre dos o más personas que no requieren una respuesta inmediata del receptor. «El mercado de la colaboración va y viene en términos de pasar de la colaboración en grupo a la social a la presencial, del tiempo real al no tiempo real; ha pasado mucho a lo largo de los años», dijo Ashenden.

El correo electrónico es un ejemplo trivial, mientras que las aplicaciones de gestión del trabajo, las pizarras digitales, los wikis y las redes sociales corporativas admiten el mismo enfoque. La mensajería de vídeo se ha convertido en el último enfoque, añadiendo un nivel de expresividad que falta, por ejemplo, en el correo electrónico.

Las comunicaciones asíncronas son el contrapunto a las comunicaciones «síncronas» en tiempo real, como una videollamada, una llamada telefónica o incluso una conversación por mensaje instantáneo. Cada enfoque tiene sus ventajas y desventajas, aunque algunas empresas se han convertido en defensoras de las comunicaciones asíncronas para los trabajadores del conocimiento a distancia.

«La comunicación asíncrona es un diferenciador importante en un mundo en el que las empresas son cada vez más remotas», afirma la empresa de software Gitlab en un manual que describe su iniciativa Async 3.0. Para GitLab, que favorece la comunicación asíncrona siempre que es posible para su plantilla de 1.300 empleados, que trabaja a distancia, la mensajería de vídeo asíncrona tiene numerosas ventajas, como unas comunicaciones más meditadas y bien documentadas, una reducción del estrés y una mayor autonomía para los trabajadores.

Redacción CambioDigital OnLine – CWI.it

Artículo anteriorAndroid frente a iOS: TI tiene ahora una opción real
Artículo siguienteWindows 11: La inútil actualización de Microsoft