«Windows 11 se adapta a la realidad híbrida y de colaboración que vivimos tras la crisis de la covid»

La nueva actualización del sistema operativo de Microsoft presume de "una interfaz simplificada para una experiencia más intuitiva y que facilita una mayor productividad", tal y como expresan desde la compañía.

0
6
 Windows Sandbox.

Desde el pasado 5 de octubre, Windows 11 ya es una realidad. El sistema operativo de Microsoft, que ya tiene 36 años, cuenta con una actualización para una “nueva era”, tal y como la definió Satya Nadella, CEO de la tecnológica, durante el evento de presentación. “Está sostenida en un diseño pensado para mejorar el trabajo distribuido a través de la integración con Microsoft Teams, facilitando la conexión con otros directamente desde el menú de inicio”. ComputerWorld ha preguntado a Antonio Cruz-Conde, director de la unidad de puesto de trabajo y seguridad de la filial española, sobre los cambios que trae Windows 11 a la realidad corporativa, y este destaca “una interfaz simplificada para una experiencia más intuitiva y que facilita una mayor productividad”. Esta productividad, dice, se significa en el hecho de poder aprovechar todo el potencial de la nube y de Microsoft 365 desde un nuevo botón de inicio (ahora situado en el centro de la pantalla) y sin importar qué tipo de dispositivo se esté utilizando, “o incluso si se ejecuta desde Android o iOS”.

El directivo es consciente de que la pandemia de la COVID-19 ha cambiado la forma de trabajo, evolucionando a entornos ahora híbridos. Datos del Índice de Tendencia Laboral de la propia Microsoft ponen de manifiesto que el 70% de los empleados quieren que continúen las opciones flexibles de actividad remota; y el 66% de los responsables de la toma de decisiones empresariales está considerando rediseñar los espacios físicos para adaptarse mejor a estos entornos. Por ello, expresa, “Windows 11 llega en un momento en el que el PC y la nube son más relevantes que nunca para nuestras vidas, y se ha diseñado para ayudar al usuario a conectarse desde cualquier lugar y adaptarse a sus necesidades, y enfocarse en esta realidad híbrida y de colaboración optimizada”. Asimismo, Cruz-Conde destaca una visión de seguridad basada en la filosofía Zero Trust con el objetivo de mejorar la protección de las identidades.

Preguntado por el tiempo de convivencia entre Windows 11 y su anterior versión (Windows 10), Cruz-Conde estima que a mediados de 2022 la actualización habrá llegado a todos los dispositivos que cumplan con los requisitos mínimos. Además, espera una gran aceptación en el mercado, para la que “nuestros partners son un factor clave”. “Gracias a ellos se configurará un completo ecosistema de Windows para todos los segmentos de clientes, incluidos negocios, consumidores, educación y gaming”.

Artículo anteriorGoogle lanza nuevas integraciones a Workspace y funciones de seguridad
Artículo siguienteInfoSec Institute: Octubre es la temporada alta de ciberataques