“Chromebooks” y tabletas, a la baja por primera vez desde el inicio de la pandemia

Los resultados de IDC marcan un descenso tras cinco trimestres de crecimiento.

0
4

Tras cinco trimestres de crecimiento impulsado por la aceleración de las compras para el trabajo y el aprendizaje a distancia, los envíos mundiales de Chromebooks y tabletas registraron su primer descenso desde el inicio de la pandemia en 2020.

Según los últimos resultados presentados por IDC, los envíos de Chromebooks disminuyeron un 29,8% interanual en el tercer trimestre de 2021, con volúmenes que cayeron a 6,5 millones de unidades, mientras que los envíos de tabletas registraron un descenso interanual del 9,4% cayendo a 42,3 millones de unidades. IDC destaca la relajación de las restricciones en muchas zonas geográficas como explicación del aumento del gasto en otras categorías, lo que ha debilitado la demanda de Chromebooks y tabletas. Asimismo, el descenso también se debe a la comparación con un fuerte tercer trimestre en 2020, cuando los envíos de dispositivos de consumo alcanzaron su punto máximo.

«Muchas escuelas y gobiernos incrementaron sus presupuestos para proporcionar dispositivos para el aprendizaje a distancia e incluso los consumidores compraron en 2020 con premura dispositivos para el aprendizaje. Como resultado, se espera cierta saturación en el mercado educativo a corto plazo», ha destacado Anuroopa Nataraj, analista de investigación senior de Mobility and Consumer Device Trackers de IDC. «Esto afecta directamente a los Chromebooks e incluso a las tabletas en cierta medida, especialmente en los mercados desarrollados, como Estados Unidos y Europa Occidental, debido a los altos volúmenes de los trimestres anteriores. Sin embargo, los Chromebooks siguen aumentando su huella en mercados emergentes como Asia/Pacífico (excluyendo Japón y China), América Latina y Oriente Medio y África, pero las ventas en estas regiones representan menos del 13% del volumen total de Chromebooks y, por tanto, están lejos de mover el mercado global».

Las ventas de tabletas crecieron en el último año debido a muchos factores, tales como su versatilidad, la escasez de componentes en el lado del PC y un precio de venta comparativamente más bajo. A pesar de la ralentización de la demanda, se espera que persista el uso comercial de las tabletas en sectores verticales como la logística, la sanidad y la banca, ya que la pandemia ha cambiado la forma en que muchas de estas empresas realizan sus operaciones cotidianas.

«Aunque la reducción de la demanda es en gran medida la responsable de los descensos en estas categorías, la oferta limitada también ha sido un factor», ha afirmado Jitesh Ubrani, director de investigación de Mobility and Consumer Device Trackers de IDC. «Es probable que la combinación de estos dos factores cree una oportunidad para los fabricantes de PC, ya que los componentes compartidos, la capacidad de producción y la disponibilidad de carga podrían trasladarse a otras categorías, como los portátiles con Windows o quizás los PC para juegos, que siguen teniendo una mayor demanda y rentabilidad», ha declarado aquel especialista para concluir su análisis.

IDG.es

Artículo anteriorRegresa Clippy ahora a Microsoft Teams
Artículo siguienteMicrosoft quiere cubrir 250.000 puestos de trabajo de ciberseguridad en Estados Unidos