Consejos informáticos populares que todo CIO debería ignorar

Todo el mundo tiene una opinión. El problema es que algunas opiniones no merecen ser escuchadas.

0
7

Los consejos son baratos. Pero, desgraciadamente, muchos responsables de TI acaban pagando un precio elevado por escuchar recomendaciones que resultan ser engañosas, interesadas o, simplemente, totalmente erróneas.

La mayoría de los malos consejos de TI se dan de forma inocente. Esto se debe a que una sugerencia engañosa, al igual que una mentira, tiende a convertirse en una verdad aceptada cuando se repite con suficiente frecuencia por un número suficiente de personas.

¿Está cansado de escuchar consejos que, cuando se aplican a situaciones del mundo real, resultan ser inexactos, ilógicos o, simplemente, totalmente erróneos? Entonces querrá estar atento a los siguientes siete ejemplos populares de consejos de TI «útiles» que siempre deben ser ignorados.

Deslocalizar el desarrollo siempre es más barato
Lo que hace que este consejo sea potencialmente destructivo es que hace hincapié en el coste frente al beneficio. «Los CIO deberían pensar en cómo ser un centro de beneficios en lugar de un centro de costes», afirma Ed Mullin, vicepresidente y CIO de la empresa de consultoría de gestión empresarial y de TI Think Systems.

Las nuevas ideas y las soluciones tecnológicas más rápidas y mejoradas son las chispas que impulsan el crecimiento del negocio y dan a las empresas una ventaja competitiva. «En una época en la que la mayoría de los desarrolladores trabajan a distancia, puede parecer una idea racional sustituir los talentos locales más caros por desarrolladores deslocalizados más baratos, pero ¿a qué precio se pierde el conocimiento industrial y se reduce la eficiencia en el desarrollo de soluciones específicas para la empresa?» se pregunta Mullin.

Un mejor enfoque del coste del desarrollo de aplicaciones frente al valor es centrarse en ayudar a los equipos existentes a trabajar de forma más inteligente y rápida. Luego, si se han considerado todos los factores y la deslocalización sigue pareciendo una opción lógica, pruebe el enfoque con cautela y por etapas. «Pruebe a deslocalizar algunos proyectos/aplicaciones menos importantes y tantee el terreno», sugiere Mullin. «Es posible que desee considerar un enfoque híbrido donde sus expertos son locales y su talento más táctico es remoto o deslocalizado».

El valor de una nueva tecnología sólo puede aprovecharse sumergiéndose en ella
Adoptar un nuevo sistema cuando su valor comercial o su impacto en el negocio aún no se comprenden del todo puede ser peligroso. Una nueva tecnología puede prometer la aceleración de la productividad o la diferenciación de su empresa respecto a sus competidores, pero hay que reconocer los riesgos de antemano, advierte Justin Donato, vicepresidente de TI del proveedor de software de automatización/gestión de flujos de trabajo Nintex.

Los CIO deben resistir la tentación de lanzarse de cabeza a una nueva tecnología prometedora. «Los líderes técnicos y sus equipos de ingeniería quieren probar y poner a prueba las nuevas tecnologías; es parte de lo que les apasiona de las TI», admite Donato. «El CIO debe desempeñar un papel activo en la navegación de las TI desde la generación de ideas hasta las implementaciones estratégicas impulsadas por el valor».

Sin un sólido caso de negocio que defina los objetivos finales del proyecto, así como su calendario de desarrollo y la comprensión de cómo será el éxito en última instancia, es muy fácil que una iniciativa se deshaga. «Los excesos de presupuesto, las oportunidades de negocio perdidas y el daño a la reputación son parte de lo que hace que estos proyectos [nuevos y no probados] sean tan arriesgados», explica Donato.

Cuando hay dudas, no hay dudas
Cuando Robert De Niro pronunció esas palabras en la película Ronin, de 1998, sonaban sabias y perspicaces. Sin embargo, tenga cuidado si un colega le dice algo parecido.

«Cuando hay alguna duda, no hay duda» significa que debes confiar en tus instintos. «En otras palabras, si algo no se siente del todo bien, entonces hay un problema», explica Nati Aviv, jefe de DevOps y TI en la empresa de tecnología de seguridad de redes Perimeter 81. «Pero en el mundo real de las TI, esto simplemente no es cierto».

Si ve un síntoma que indica un problema potencial, como una queja de un cliente o una alerta de rendimiento, considere que puede haber un problema, pero no asuma lo peor. «No saque ninguna conclusión antes de conocer todos los hechos», insta Aviv. «Investigue antes de escalar; podría ser un falso positivo o un fallo». Lo más importante es no dañar inadvertidamente la reputación del equipo de TI o desgastar a otras partes cuya asistencia puede ser necesaria en algún momento futuro para ayudar a resolver un problema real. «Tratar cada sospecha como una crisis provoca una presión indebida en el equipo», afirma.

Las suites integradas siempre ofrecen mayor facilidad de uso y valor
Aunque una suite integrada, un conjunto de herramientas o servicios agrupados bajo una misma marca, puede parecer lógica, cómoda y con un precio atractivo, es posible que no cumpla su promesa. «Su equipo de TI sólo tendrá que tratar con un proveedor en lugar de muchos, pero ¿qué pasa si este conjunto de herramientas no cumple con las expectativas o simplemente está a la par en cuanto a rendimiento cuando está tratando de cumplir o superar sus objetivos de transformación digital?» pregunta Nishant Patel, CTO del proveedor de sistemas de gestión de contenidos Contentstack.

Cuando una organización se encierra en una suite, también queda poco espacio para explorar alternativas posiblemente superiores. El enfoque «todo en uno» impide que las organizaciones adopten soluciones nuevas o mejores que estén disponibles en el mercado», observa Patel. «Las empresas deben esperar que las necesidades digitales se amplíen, y la flexibilidad y la agilidad estarán en el centro de la entrega de resultados».

Patel sugiere buscar una arquitectura que pueda soportar una amplia gama de servicios «de lo mejor». «Adapte su elección en aplicaciones o servicios para que se adapten mejor a sus necesidades específicas», dice, señalando que hay una amplia gama de proveedores preparados para abordar las necesidades específicas de la empresa. «Optar por este enfoque de microservicios también significa que se puede conectar y, si no funciona, se puede reemplazar fácilmente el servicio», aconseja. «No hay necesidad de casarse con un sistema heredado».

Deje que los resultados hablen por sí mismos
Los resultados no pueden hablar. Sin embargo, las iniciativas de éxito suelen ser impulsadas por defensores y evangelizadores internos. Estos defensores desempeñan un papel crucial en el desarrollo del proyecto.

«De lo contrario, los tecnólogos corren el riesgo de ser vistos sólo como una máquina táctica y no como un influenciador de la dirección estratégica», dice Ginna Rahaauge, CIO del proveedor de servicios de infraestructura de comunicaciones Zayo. La narración de historias, explica Raahauge, ofrece la oportunidad de conectar los puntos entre las decisiones estratégicas y los resultados más significativos para el cliente o la parte interesada, lo que impulsa la relevancia y la confianza.

Los tecnólogos internos se centran, principalmente, en la creación de soluciones y luego cambian su atención al siguiente proyecto o problema difícil. «Históricamente, no se sienten cómodos comercializando o contando la historia que hay detrás de los resultados», observa Raahauge. Por último, si se deja que los resultados hablen por sí mismos, se corre el riesgo de ignorar las importantes contribuciones de los CIO y sus equipos, especialmente en tiempos de transformación rápida o masiva.

Invertir en nuevas tecnologías es una buena forma de generar grandes beneficios
Los directores de sistemas de información suelen ser aconsejados, a menudo por los proveedores, que la adopción de la última tecnología empresarial de moda generará con toda seguridad enormes beneficios. La verdad, sin embargo, es que cualquier innovación significativa sólo tendrá éxito después de que el líder de TI trabaje estrechamente con sus homólogos de negocio para alinear los intereses y necesidades de la empresa y de TI.

«Cualquier iniciativa creada en un silo es una receta para el desastre», afirma Sunil Kanchi, CIO del proveedor de apoyo a la transformación digital UST.

Kanchi sugiere examinar cómo los beneficios empresariales prometidos por la nueva tecnología encajarán con las iniciativas existentes de mejora y reingeniería de procesos. «Un enfoque empresarial holístico de la implantación de sistemas tecnológicos propiciará los beneficios deseados y el éxito de la implantación», reconoce.

La deuda técnica sólo provocará dolores de cabeza a los informáticos
La deuda técnica se produce cuando se pide a un equipo de desarrollo que acelere la finalización y entrega de un proyecto. En esencia, es el resultado de priorizar la velocidad sobre la calidad del código. La deuda técnica es similar a la deuda financiera en el sentido de que debe pagarse en algún momento. El pago de la deuda técnica suele requerir la dedicación de personal para resolver problemas de compatibilidad, lagunas de seguridad, problemas de rendimiento y otros dolores de cabeza que se producen cuando los desarrolladores trabajan a una velocidad vertiginosa.

Todo esto suena bastante mal, pero Snir Yarom, director de tecnología del proveedor de servicios de pruebas de codificación en línea Codility, sostiene que la deuda técnica, al igual que la deuda financiera, puede ser algo bueno cuando se gestiona de forma inteligente. Yarom cree que dedicar entre el 20% y el 30% de la capacidad de ingeniería de TI de forma continua a la mejora de la tecnología y a la reducción de la deuda técnica tiene como resultado, en la mayoría de los casos, un alto rendimiento de la inversión. «Permite a toda la organización tecnológica avanzar más rápido, una ventaja competitiva significativa para todas las empresas tecnológicas», afirma.

Una organización que puede producir regularmente software fiable y de alta calidad puede mejorar su rentabilidad, productividad y cuota de mercado, al tiempo que mejora el rendimiento general de la organización, afirma Yarom. «Garantizar que sus equipos de ingeniería funcionen a su máxima velocidad en todo momento no es una cuestión de preferencia, sino de continuidad empresarial», concluye aquel especialista.

IDG.es

Artículo anteriorPepsiCo Venezuela fue reconocida como «Empresa con Mayor Inversión Social» en los premios Gustavo Vollmer
Artículo siguienteApple demanda a NSO Group, responsable del software espía Pegasus