¿Qué es la gestión de la cadena de suministro?

Dominar la logística de principio a fin

0
14

La gestión de la cadena de suministro (SCM, por sus siglas en inglés) es el proceso mediante el cual una empresa gestiona el abastecimiento de las materias primas necesarias para crear un producto o servicio y entregarlo a los clientes.

El objetivo del software SCM es mejorar el rendimiento de la cadena de suministro. La información oportuna y precisa de la cadena de suministro permite a los fabricantes producir y enviar solo la cantidad de producto que se puede vender. Los sistemas eficaces de la cadena de suministro ayudan tanto a los fabricantes como a los minoristas a reducir el exceso de inventario. Esto disminuye el costo de producir, enviar, asegurar y almacenar los productos que no se pueden vender.

Proceso de gestión de la cadena de suministro
El proceso de gestión de la cadena de suministro comprende cinco componentes esenciales para crear y entregar productos y servicios de calidad a tiempo y dentro de los presupuestos establecidos. La gestión de la cadena de suministro ayuda a las empresas a establecer planes claros para la adquisición de recursos, la fabricación y entrega de productos finales, y el mantenimiento de relaciones positivas con los consumidores.

Los cinco pasos principales del proceso de SCM son:

  • Planificar:Las empresas deben desarrollar en primer lugar un plan que garantice la disponibilidad de existencias para todo el proceso de fabricación. Una cuestión clave que hay que tener en cuenta aquí es la variación de la demanda, que puede afectar a los recursos de que dispone la empresa. La mayoría de las empresas utilizan una herramienta analítica, como un software de planificación de necesidades de materiales, para ayudar a predecir el suministro y determinar las materias primas necesarias.
  • Fuente:Las empresas también deben identificar a los proveedores que pueden suministrar los materiales necesarios dentro del presupuesto y de la forma más eficiente posible. En este caso, la atención se centra en encontrar los recursos adecuados, y garantizar que lleguen en el plazo correcto, todo ello sin perder ingresos durante el proceso.
  • Fabricación:Al desarrollar el producto final para el cliente, las empresas deben asegurarse de seguir los requisitos lo más fielmente posible. En esta fase, las empresas ensamblan, prueban y empaquetan los productos, y luego mejoran el proceso de producción basándose en los comentarios del cliente. Los productos pueden pasar por numerosas iteraciones antes de que se entregue la versión final.
  • Entrega:Al entregar los productos finales a los clientes, las empresas se centran en la imagen de marca, las expectativas de los clientes y en garantizar que el producto llegue sin problemas. Es importante garantizar que los productos sean de alta calidad, y que puedan ser entregados a los clientes de la forma más eficiente posible.
  • Retorno:Después de la entrega, las empresas se centran en la asistencia al cliente, especialmente en lo que respecta a la devolución de bienes y productos. También conocida como «logística inversa», esta fase es importante para garantizar que la relación con los clientes no se vea afectada negativamente. Garantizar un proceso de devolución o cambio sin problemas es tan importante como el proceso de entrega, ya que es clave para mantener una experiencia positiva del cliente.

Las organizaciones abordarán la SCM de forma diferente en función de sus objetivos, su mercado y los productos que suministran. Cada una de las cinco fases puede mejorarse apoyándose en estrategias específicas de cada una de ellas, como la visión basada en los recursos (RBV, por sus siglas en inglés), el análisis de costos de transacción (TCA, por sus siglas en inglés), la visión basada en el conocimiento (KBV, por sus siglas en inglés), la teoría de la elección estratégica (SCT, por sus siglas en inglés), la gestión logística de materiales (MLM, por sus siglas en inglés) justo a tiempo (JIT, por sus siglas en inglés), planificación de los requisitos de materiales (MRP, por sus siglas en inglés), teoría de las restricciones (TOC, por sus siglas en inglés), gestión de la calidad total (TQM, por sus siglas en inglés), fabricación ágil, competencia basada en el tiempo (TBC, por sus siglas en inglés), gestión de las relaciones con los clientes (CRM, por sus siglas en inglés), gestión de la cadena de requisitos (RCM, por sus siglas en inglés) y disponibilidad de la oferta (ATP, por sus siglas en inglés).

Sistemas y proveedores de gestión de la cadena de suministro
Los sistemas, herramientas y software de gestión de la cadena de suministro ofrecen elementos clave para ayudarle a gestionar el proceso de SCM. Los programas informáticos más conocidos suelen incluir la posibilidad de realizar un seguimiento de la demanda, la red de suministro y la planificación de la producción. También encontrará funciones para la programación detallada, el abastecimiento y la gestión de proveedores, junto con sólidos análisis para ayudar a supervisar la logística de la cadena de suministro. Estas herramientas pueden ayudar a realizar un seguimiento de los proveedores, transportistas, devoluciones, almacenistas, minoristas, fabricantes y clientes, todo en un solo lugar. La SCM requiere muchas partes móviles, y los sistemas de SCM prometen ayudar a racionalizar el proceso de SCM mejorando la eficiencia, la transparencia y la precisión.

Algunas de las herramientas de SCM disponibles en la actualidad son:

Ejemplos de gestión de la cadena de suministro
En los últimos veinte años, las cadenas de suministro de los fabricantes y los minoristas se han vinculado cada vez más estrechamente. En muchos sectores, las ventas minoristas desencadenan pedidos de reposición a los fabricantes. Los fabricantes con una cadena de suministro «justo a tiempo» bien ajustada pueden reponer automáticamente las estanterías de los minoristas a medida que se venden los productos. A medida que ha aumentado la colaboración, los datos adicionales de los socios de la cadena de suministro han permitido a las empresas utilizar análisis avanzados para mejorar aún más los resultados. Algunos ejemplos son:

  • Identificación de posibles problemas antes de que se produzcan. Cuando un cliente pide más producto del que el fabricante puede entregar, la respuesta tradicional ha sido acortar el pedido. Esto hace que el comprador se sienta poco importante y esté convencido de que el servicio del fabricante es deficiente. Los fabricantes que se anticipan a la escasez antes de que el comprador se sienta decepcionado, pueden ofrecer un producto sustitutivo u otro incentivo para mantener al comprador contento.
  • Optimizar el precio de forma dinámica. Los productos de temporada, especialmente los de moda, tienen una vida útil limitada. Los que no se venden al final de la temporada se desechan o se venden con grandes descuentos para vaciar el almacén. Las aerolíneas, los hoteles y otras empresas con un producto limitado, pero perecedero, ajustan los precios de forma dinámica para satisfacer la demanda. Aunque esto es más difícil con la ropa y otros productos en los que la oferta puede variar mucho, técnicas de previsión similares pueden mejorar los márgenes.
  • Mejorar la asignación del inventario disponible prometido (ATP).Las herramientas actuales asignan dinámicamente los recursos, y programan el trabajo en función de la previsión de ventas, los pedidos reales y la entrega prometida de materias primas. Los fabricantes pueden confirmar la fecha de entrega de un producto en el momento de realizar el pedido, lo que reduce significativamente los pedidos incorrectos.

Métricas de gestión de la cadena de suministro
Las cadenas de suministro bien gestionadas se miden de diversas maneras. Las métricas pueden ayudar a las organizaciones a centrarse en las actividades más importantes y a mejorar los procesos existentes. Las métricas críticas apoyan el cumplimiento de la normativa, la seguridad o las obligaciones contractuales. Otras métricas controlan y mejoran la eficiencia, mejoran el servicio y producen mayores beneficios.

Las métricas más comunes son

  • Pedidos perfectos:El porcentaje de pedidos sin errores.
  • Tiempo del ciclo de caja: Número de días entre el pago de las materias primas y el cobro del producto final.
  • Tiempo de ciclo de los pedidos: El tiempo que transcurre desde la recepción del pedido hasta la entrega del producto.
  • Tasa de cumplimiento:El porcentaje de pedidos entregados según lo solicitado en el primer envío.

En realidad, hay cientos de indicadores de la cadena de suministro. El arte consiste en encontrar las adecuadas para su sector y su empresa.

Másteres en gestión de la cadena de suministro
Se puede empezar una carrera en la gestión de la cadena de suministro (SCM) con una licenciatura, pero si lo que se busca es ascender y hacer avanzar la carrera, conviene estudiar un máster en este campo. La gestión de la cadena de suministro se está convirtiendo en un papel importante en múltiples industrias, incluyendo el comercio minorista, la fabricación, la tecnología y el gobierno federal.

Aquí hay diez programas de gestión de la cadena de suministro que vale la pena mirar:

En nuestro país, las diversas universidades también ofrecen este tipo de certificaciones, como son:

Bart Perkins, Thomas Wailgum CIO.com

Artículo anterior4 trucos de búsqueda de pestañas para Chrome y Microsoft Edge
Artículo siguiente¿Puede el cambio de marca de Facebook a Meta ayudar a hacer realidad su visión metaversa?