¿Qué significa la actual escasez de chips para la computación en nube?

Cada vez es más difícil fabricar productos que requieran chips, desde camiones hasta tostadoras. Incluso los servidores no son inmunes al problema, pero los grandes proveedores de la nube tienen recursos que los pequeños no tienen.

0
6

Los complejos problemas que subyacen a la actual escasez de chips en todo el mundo se reducen a dos factores fundamentales: la pandemia ha limitado la producción de chips y la demanda está superando a la oferta. Se necesitará tiempo para que se normalice el suministro de chips y para que se corrijan los efectos de la escasez en los procesos de fabricación y distribución de productos tecnológicos. Por desgracia, esto no ocurrirá a la velocidad esperada o prometida por la mayoría de los expertos.

La mayoría de las preguntas que recibo de los periodistas y analistas tecnológicos estos días son sobre la escasez de chips, en particular el efecto de la escasez de chips en el mercado de la computación en nube.

En primer lugar, la escasez afecta más a los centros de datos empresariales tradicionales que a los proveedores de la nube. La buena noticia para los proveedores de la nube es que son menos sensibles a los problemas de precio y disponibilidad de los chips que los propietarios de centros de datos privados.

La razón es sencilla. Los proveedores de la nube hacen un trabajo mucho mejor al compartir los recursos basados en el chip, ya que aprovechan los sistemas virtualizados y de múltiples inquilinos. El centro de datos típico no será tan eficiente a la hora de compartir recursos basados en chips, independientemente de si están virtualizados o no.

Los proveedores de servicios en la nube pueden mantener los precios más bajos por ciclo de procesamiento porque miran los precios y sus efectos a largo plazo. Les conviene mantener los precios de uso bajos, ya que el número de clientes que adquieren se traduce directamente en ingresos recurrentes a largo plazo. En el caso del centro de datos estándar, se trata de costes irrecuperables que no se utilizarán en su totalidad durante muchos años.

En segundo lugar, los proveedores de la nube están inventando, produciendo y aprovechando sus propios conjuntos de chips. Dado que muchos grandes proveedores de nubes controlan ahora todas las etapas del proceso de desarrollo de chips y éstos se optimizan para sus requisitos específicos, estos proveedores ya no dependen de fabricantes de chips externos para sus innovaciones. Este enfoque de «hágalo usted mismo» significa que la escasez de chips tendrá un efecto mínimo en los productos y servicios de los grandes proveedores de servicios en la nube.

Para estos proveedores de bricolaje y sus clientes, lo más probable es que la actual escasez se traduzca en una mayor innovación y un mayor control por parte de los proveedores de otros componentes que conforman los servicios en la nube, como el hardware de la red, la optimización de la energía e incluso la propia energía que puede suministrarse utilizando fuentes renovables como la eólica o la solar. La mayoría de los propietarios de centros de datos privados no pueden operar e innovar de forma rentable al mismo nivel que los grandes proveedores de nubes.

No estoy alabando incondicionalmente a los grandes proveedores de la nube, pero ciertamente tienen algo extra cuando se considera la escasez de chips desde todos los ángulos. Seguro que estos grandes proveedores también sentirán algunos de los efectos de la escasez de tecnología, pero es mucho menos probable que la crisis actual acabe afectando a sus operaciones o a sus precios.

En todo caso, la escasez de chips seguirá impulsando la innovación independiente entre los proveedores de la nube y otros. Muchas empresas que no están estrechamente vinculadas a la computación en nube ya están asumiendo un mayor control sobre el desarrollo y la producción interna de chips en sus segmentos de mercado. Si estas ideas e innovaciones sobre chips impulsadas por los grandes proveedores llegan a buen puerto, la actual escasez de inventarios relacionados con los chips para todo tipo de productos, desde vehículos recreativos y frigoríficos hasta smartphones y wearables, se convertirá en un problema del pasado.

Redacción CambioDigital OnLine CWI.it

 

Artículo anteriorNuevas opciones de seguridad del navegador de Windows
Artículo siguienteTres buenas prácticas para desarrollar una sólida estrategia 5G