Experiencias de compra con realidad aumentada

Autor: Iván Leslie, Socio y Chief Operating Officer Sparkling & R!DE.

0
15

Según Gartner, el 30% de los usuarios pertenecientes a las generaciones Z y Millennial quieren más experiencias de compra en línea con tecnologías de realidad aumentada y realidad virtual. Por ejemplo, L´Oreal ya permite en su página web, con ayuda de la cámara de la computadora o el celular, probar distintos tonos de cabello y maquillajes, tomar fotos y comprar. Lo anterior aunado a sistemas de datos que analizan la información, ayudará a dar una mejor atención, cada vez más personalizada.

La oportunidad de la realidad aumentada
En un entorno cambiante y en el que las empresas enfrentan varios desafíos, hay nuevas herramientas que se pueden utilizar para adaptarse y sacar ventaja. Es el caso de la realidad aumentada (RA). Una encuesta de Google elaborada con Ipsos, afirma que cerca del 60% de los consumidores que emplean celulares esperan experiencias de compra con realidad aumentada.

La RA puede ayudar a las marcas a conectarse con sus consumidores, a la vez que impacta positivamente el posicionamiento y permite que tengan experiencias memorables, ya sea con los productos o con las campañas de publicidad. Es el caso de los probadores virtuales, dónde es posible saber cómo nos queda una prenda de ropa sin tener que ir a una tienda.

Las marcas deben pensar cómo y dónde pueden usar la RA para sus estrategias, adaptándola a las características del canal y el público objetivo, las posibilidades son muchas e increíbles.

Realidad mixta, el siguiente paso
La realidad aumentada es la puerta para lo que es la realidad extendida (extended reality o XR), que es la unión de la realidad virtual, aumentada y mixta, a la vez que se incluye otras tecnologías que se mezclan como la inteligencia artificial, el Internet de las cosas y la red 5G.

Según Statista, el mercado global de realidad virtual, aumentada y mixta llegó a los 30.7 mil millones de dólares en 2021 y alcanzará los 300 mil millones en el 2024.
Sólo para recordar, la realidad virtual es una simulación tridimensional creada por computadora en la que se entra con la ayuda de accesorios como cascos. Mientras que la realidad aumentada, puede solo requerir el teléfono celular, que permite agregar elementos y datos virtuales al mundo real, desde imágenes fijas, objetos en 3D, sonidos o videos que se superponen al mundo físico. Por ejemplo, los GPS emplean esta tecnología para presentar la ruta a seguir sobre un camino.

Este conjunto de tecnologías dan lugar a lo que conocemos como las tecnologías de inmersión, que requiere dispositivos como cascos MR, lentes VR o guantes con sensores.

Para 2022, se prevé que 7 de cada 10 empresas comiencen a experimentar con tecnologías inmersivas para acercar sus productos a los consumidores. En la realidad mixta es posible interactuar con elementos virtuales en tiempo real, mientras se mantiene el enfoque en el mundo real. A corto plazo, se podrán combinar estas distintas realidades, o pasar de una a otra desde un mismo dispositivo.

Autor: Iván Leslie, Socio y Chief Operating Officer Sparkling & R!DE

Artículo anteriorDigitel amplía su huella 4G LTE en cinco nuevos sitios en el estado Carabobo
Artículo siguienteProyección para 5G: 1.300 millones a fines de 2022