Como la TI puede minimizar los efectos de la escasez de chips

0
8

A principios de este año, agravada por la pandemia, la escasez de chips alcanzó proporciones de crisis. Los proveedores de redes calcularon el impacto en sus negocios en informes de ganancias recientes: la cartera de productos actual de Cisco es de casi 14 mil millones de dólares, Juniper informó una cartera de pedidos de 1,8 mil millones de dólares y Arista afirmó que los plazos de entrega de las ventas son de 50 a 70 semanas.

Luego, Rusia invadió Ucrania, poniendo aún más presión sobre la cadena de abastecimiento global. Ucrania fabrica el 70% del gas neón del mundo, que se necesita para los láseres industriales utilizados en la fabricación de semiconductores, según la firma de investigación TrendForce.

Los fabricantes de semiconductores también necesitan C4F6, un gas que se usa para grabar, y paladio, que se usa en sensores y memoria. Rusia es una fuente crucial de ambos, según un informe de la firma de investigación Techcet.

Peor aún, si los fabricantes chinos de semiconductores no cumplen con las sanciones contra Rusia, Estados Unidos podría cortarles el acceso a la tecnología crítica que necesitan para fabricar chips, afirmó Gina Raimondo, secretaria de comercio de Estados Unidos, al New York Times a principios de marzo.

Llevar a Estados Unidos a una cadena de abastecimiento de semiconductores local y autosuficiente no será fácil. Según un informe del 2021, realizado por la Semiconductor Industry Association, tomaría una década, costaría un billón de dólares y elevaría hasta en 65% los precios de los chips.

Eso no significa que no valga la pena seguir. La producción local ayudará a aliviar la escasez, disminuirá los retrasos en los envíos, y ayudará a brindar cierta estabilidad a la cadena de abastecimiento global de semiconductores.

Actualmente, el Congreso de los Estados Unidos está considerando aprobar la Ley de Innovación Bipartidista de 152 mil millones de dólares, que incluye miles de millones de dólares para incentivos destinados a la producción nacional de semiconductores. «Quizás no haya producción más importante que la de semiconductores para recuperar el liderazgo de Estados Unidos y ser dueños de nuestro futuro”, afirmó el presidente Biden en una mesa redonda para directores ejecutivos y gobernadores el 9 de marzo.

La ley también financiará la creación de una nueva oficina en el Departamento de Comercio encargada de monitorear y fortalecer las cadenas de abastecimiento críticas. «Significará que no dependemos demasiado de otros países por riesgos como guerras y pandemias”, afirmó Biden.

En su discurso sobre el Estado de la Unión, el 2 de marzo, Biden afirmó que Intel ya planeaba invertir 20 mil millones de dólares en un complejo fabuloso de «megasitio” en Ohio -y está listo para aumentar la inversión a 100 mil millones de dólares si se aprueba la Ley de Innovación Bipartidista.

Mientras tanto, en Europa, la propuesta de Ley de Chips de la UE planea movilizar más de 43 mil millones de euros (unos 47 mil millones de dólares) de inversión pública y privada para duplicar la producción europea de semiconductores para el 2030.

Pero estas inversiones tardarán años en materializarse. Hasta entonces, aquí hay algunas formas de sortear la escasez de chips.

Diseñar según la disponibilidad
En la industria electrónica, el 78% de los ingenieros reportan desafíos significativos para obtener componentes, según una encuesta global realizada por Avnet Insights, publicada en marzo.

En la industria de las telecomunicaciones, el 83% de los encuestados reportaron desafíos significativos. Los impactos incluyeron cronogramas de producción retrasados y mayores precios. Además, el 96% esperaba que los plazos de entrega empeoraran aún más, y que los precios subieran aún más en el próximo año y medio.

La encuesta de Avnet encontró que, como solución alternativa, el 64% de las empresas ahora diseñan en torno a la disponibilidad de componentes más que en torno a la preferencia. En el pasado, los ingenieros habrían buscado componentes que optimizaran la facilidad de fabricación, el rendimiento, el costo u otras métricas comerciales clave.

Otra opción de ingeniería es diseñar para la flexibilidad o tener diseños de backup listos si los problemas de la cadena de abastecimiento descarrilan los diseños preferidos.

Diseñar en base a flexibilidad no es solo para ingenieros electrónicos. Es posible que los ejecutivos de TI, que diseñan arquitecturas de tecnología, también deban repensar algunas de sus suposiciones sobre los componentes básicos críticos de esas arquitecturas, afirma Sam Mourad, CIO de SHI International, un proveedor de soluciones de TI con sede en Somerset, Nueva Jersey

Con arquitecturas modulares y flexibles, las organizaciones pueden lidiar más fácilmente con la incertidumbre del abastecimiento, señala Mourad, sin dejar de cumplir con los requisitos comerciales a corto y largo plazo.

Reutilizar componentes antiguos
CDS es una empresa que se asocia con fabricantes de equipos originales, como Dell, IBM, HPE y Cisco, para brindar servicios de mantenimiento y soporte para sus productos. Eso les ayuda a las empresas a darle más vida a su tecnología, afirma Dan Newton, CEO de la compañía.

Para mantener todo este equipo, CDS tiene más de noventa y cinco almacenes en todo el mundo, abastecidos con piezas de repuesto para centros de datos. El almacenamiento puede no ser una solución práctica a la crisis de los chips para las empresas: es difícil acumular reservas en medio de una escasez de abastecimiento. Pero hay algo más que hace CDS que podría ser relevante.

Cuando los clientes migran a una nueva infraestructura y utilizan CDS para desmantelar equipos antiguos, CDS desmonta las unidades y vuelve a colocar los componentes en sus almacenes. «Reutilizamos alrededor del 90% de los componentes en cualquier dispositivo de red o de almacenamiento”, afirma Newton.

Sugiere que cada empresa debería comprobar lo que ya tiene a mano. «Muchas organizaciones no entienden completamente lo que hay en sus centros de datos”, agrega.

Obtener más vida de la que tiene
También hay pasos que las empresas pueden tomar para que sus equipos existentes duren más, señala Newton. «No lo haga funcionar demasiado frío, no lo haga funcionar demasiado caliente”. «Mantenga la infraestructura adecuadamente”.

Y las carencias más significativas son en equipos nuevos. «La mayoría de nuestros socios OEM están experimentando retrasos en las entregas de tres a seis meses”, comenta Newton. Los equipos más antiguos pueden ser más fáciles y rápidos de obtener.

Dejar de lado los pedidos «justo a tiempo”
«Justo a tiempo” fue una gran estrategia cuando el abastecimiento era confiable. Les ahorró dinero a las empresas, redujo los costos de almacenamiento e hizo que las operaciones fueran más eficientes y optimizadas. Esos eran los viejos tiempos.

«Si hemos aprendido algo de la industria automotriz en los últimos dos años, es que el abastecimiento justo a tiempo, combinado con cadenas de abastecimiento inelásticas, significa un desastre”, afirma Steven Zhou, director ejecutivo y cofundador de Moov, un mercado en línea basado en datos en tiempo real para equipos de fabricación usados.

Las empresas inteligentes están revisando esas estrategias de abastecimiento, agrega.

Como resultado de la escasez, muchas empresas han pasado de las compras «justo a tiempo” a compras «por si acaso”, concuerda Shiv Tasker, director global de semiconductores y electrónica de Capgemini Engineering. Hacerlo no siempre es fácil. «Pone presión sobre el capital de trabajo”, señala Tasker.

Aumentar la visibilidad de la cadena de abastecimiento
Las empresas están actualizando sus sistemas de TI y extrayendo datos de los proveedores para obtener información actualizada sobre la disponibilidad y entrega de componentes críticos.

«Están construyendo sistemas que les permiten vigilar cada una de las piezas necesarias para producir su producto”, afirma Tasker. «También están implementando alertas para identificar problemas antes de que se vuelvan críticos”.

Esa mayor visibilidad se está extendiendo a la distribución para garantizar que los productos no se almacenen en un lugar cuando otro grupo de clientes podría necesitar esos productos antes, agrega Tasker.

Planificar con anticipación
Puede parecer contradictorio cuando una empresa se enfrenta a una crisis impredecible tras otra, pero la planificación a largo plazo en realidad puede ayudarle a una empresa a hacer frente a las emergencias.

Las empresas deben fortalecer y alargar sus hojas de ruta tecnológicas, afirma Mourad de SHI, y cuanto más completa sea la hoja de ruta, más fácil será planificar el futuro. «Esto evita la planificación apresurada, o de última hora, y le permite adaptarse de manera proactiva según las condiciones cambiantes del mercado”, afirma Mourad.

La planificación vale la pena en forma de riesgo reducido de exposición y mayor flexibilidad.

Mantener la mente abierta respecto a las alternativas
Cuando la opción preferida no está disponible, podría ser el momento de tener una mente más abierta.

«El equipo que tiene en la mano a menudo vale más que el equipo pendiente, independientemente del precio”, afirma Mourad de SHI. «La clave es actuar temprano y estar abierto a buscar modelos y fabricantes de equipos alternativos».

Mourad afirma que, en comparación con la previsión, la logística y la gestión de proyectos, el precio se está convirtiendo en un factor menos importante en las decisiones de compra.

Las empresas también pueden considerar la compra de equipos usados o reacondicionados, afirma Zhou de Moov. El equipo usado puede estar más fácilmente disponible y comprar usado también es mejor para el medio ambiente.

«Durante años, los fabricantes de dispositivos han promovido programas de recompra y renovación, ya que los dispositivos finales se actualizan con tanta frecuencia que a menudo no se usan hasta el final de su vida útil”, agrega Zhou.

Usar la nube de manera más agresiva
Según una investigación reciente de Insight e IDG, el 91% de los tomadores de decisiones de TI afirma que se ven afectados por la interrupción de la cadena de abastecimiento de TI.

En respuesta, el 43% afirma que está evitando compras ad hoc de última hora, el 42% está mejorando sus capacidades de pronóstico para obtener una visibilidad a largo plazo de sus necesidades de equipo, y el 44% afirma que planea cambiar el procesamiento a la nube.

«Buscar opciones en las que el hardware se pueda arrendar u operar según lo necesite, como modelos en la nube o SaaS, puede ayudarle a aliviar la presión causada por la escasez de chips”, afirma Servaas Verbiest, director de estrategia de campo de productos en Sungard Availability Services.

Puede haber desventajas de migrar a la nube prematuramente, pero es posible que se vean compensadas por los costos de la pérdida de negocios o la interrupción de las operaciones.

Sungard Availability Services también ha utilizado implementaciones en la nube para proyectos de clientes cuando los enfoques estándar no eran factibles.

«Eso finalmente permitió que su negocio continuara por buen camino”, afirma Verbiest. «Al mismo tiempo, trabajaron para asegurar los recursos necesarios para las implementaciones estándar si querían volver a ese modelo”.

Usar la inteligencia artificial y el aprendizaje automático para agregar inteligencia a la gestión de la cadena de abastecimiento
Los sistemas previos, los procesos manuales y los datos dispersos dificultan que las empresas reaccionen ante emergencias en la cadena de abastecimiento, afirma Prakash Harihan, vicepresidente sénior de consultoría y asesoramiento de CFO en Genpact, una empresa de consultoría tecnológica con sede en Nueva York.

Pero una vez que las empresas hayan digitalizado sus cadenas de abastecimiento e integrado actualizaciones en tiempo real de socios y proveedores, obtendrán datos que pueden usar para mejorar aún más esas cadenas de abastecimiento.

Por ejemplo, la planificación de escenarios se puede utilizar para identificar los riesgos de tener demasiado efectivo inmovilizado en existencias e inventario. Eso permite a las empresas tomar mejores decisiones sobre si comprar componentes por adelantado. «La analítica predictiva puede ayudar a pronosticar la demanda, la escasez de abastecimiento y los aumentos de precios de los materiales”, afirma Harihan.

Utilizar estrategias duales de abastecimiento
Comprar todo de un proveedor ofrece ventajas. Con volúmenes más altos vienen los ahorros de costos. Y es más fácil trabajar con un proveedor que hacer malabarismos con varios.

Pero la guerra en Ucrania ha puesto de manifiesto el peligro de hacer esto, afirma Mirko Woitzik, gerente sénior de EMEA, soluciones de inteligencia en Everstream Analytics, una empresa de analítica de riesgos de la cadena de abastecimiento. «Los fabricantes de semiconductores han estado muy expuestos al abastecimiento de neón y otros gases industriales de Ucrania”, afirma.

Encontrar múltiples proveedores no es una solución rápida. «Calificar nuevos materiales y proveedores puede llevar hasta 12 meses”, afirma Woitzik. «Entonces, el abastecimiento dual debería ser parte de una estrategia a largo plazo”.

Maria Korolov NetworkWorld. com

Artículo anteriorMicrosoft lanza las máquinas virtuales de Azure basadas en Arm
Artículo siguienteGartner reduce las previsiones de gasto mundial en TI