La FCC empieza por fin a tomarse en serio la basura espacial

0
41

Aunque las tecnologías como los satélites de órbita baja pueden ayudar a reforzar el acceso a la banda ancha, conllevan sus propios problemas adicionales. Uno de ellos es que servicios como Starlink de Space X han causado una contaminación lumínica potencialmente inevitable, perjudicando la investigación científica. El otro es el crecimiento exponencial de la basura espacial, que dificultará cada vez más la navegación en el espacio.

La FCC ha sido en general un casero ausente en ambas cuestiones, aunque la semana pasada anunció por fin que tomaría algunas medidas básicas para atajar el problema de la basura espacial. Una nueva propuesta de la agencia implantaría un límite de cinco años para dejar que su satélite muerto permanezca en el espacio:

La Comisión estudiará un Segundo Informe y Orden que adoptará normas que obliguen a los operadores de estaciones espaciales en órbita terrestre baja que planeen la eliminación mediante reentrada atmosférica incontrolada a completar la eliminación tan pronto como sea posible, y no más de cinco años después del final de su misión.

En la actualidad, una recomendación legalmente no vinculante de la NASA recomienda que los operadores de satélites retiren sus satélites de la órbita inmediatamente después de la misión, o que los dejen en una órbita que se descomponga lentamente y haga que el satélite entre en la atmósfera terrestre en algún momento en un período de 25 años.

Pero dejar este número de satélites difuntos en órbita para que se deshagan a lo largo de décadas ya no es práctico, dado lo abarrotado que está el espacio; sobre todo a manos de operadores de satélites de órbita baja como Starlink y Amazon, que pretenden lanzar decenas de miles de satélites LEO adicionales en los próximos años:

Los satélites desechados, los núcleos de cohetes desechados y otros desechos llenan ahora el entorno espacial creando desafíos para futuras misiones. Además, a finales del año pasado había más de 4.800 satélites en órbita, y la gran mayoría de ellos son satélites comerciales que operan a altitudes inferiores a los 2.000 km, el límite superior de la LEO. Muchos de ellos se lanzaron sólo en los últimos dos años, y las proyecciones de crecimiento futuro sugieren que hay muchos más por venir.

La nueva norma de cinco años prevé un periodo de dos años para que los operadores de satélites puedan adaptarse. Los satélites que actualmente dan tumbos borrachos por la órbita sin ningún propósito están exentos de la nueva norma.

Fuente WEB | Editado por CambioDigital OnLine

Custom Text
Artículo anteriorIntel elige el Véneto como región preferida para una nueva fábrica de chips en Italia
Artículo siguienteEl mundo aún no está preparado para los vehículos eléctricos