Apple continúa con su plan para independizarse de las fábricas chinas

Después de los iPhones en la India, será el turno de los MacBooks en Tailandia.

0
46

Apple podría ampliar la producción de MacBook en Tailandia, continuando con su objetivo de independizarse de la producción en China.

Así lo afirma el analista y experto de Apple Ming-Chi Kuo, quien asegura que toda la gama de modelos MacBook Air y MacBook Pro, que actualmente se ensamblan en fábricas chinas, se trasladará poco a poco a las fábricas del socio de Apple, Quanta Computer, que ya ha ampliado su red de fábricas en Tailandia.

Kuo señala que Apple planea aumentar los envíos de productos a Estados Unidos desde fábricas no chinas en los próximos tres a cinco años, pero no está claro si esto incluirá los MacBooks ensamblados en Tailandia.

Hasta la fecha, al igual que los iPhones producidos en la India, la mayoría de los dispositivos se destinan al mercado nacional, mientras que China es la principal fuente de los diversos productos vendidos internacionalmente por el gigante estadounidense.En los últimos años, Apple ha ampliado su cadena de suministro más allá de China, ya que parte de la producción se realiza en fábricas de la India y Vietnam.

Para el analista, esta diversificación ayuda a la empresa a evitar riesgos como los aranceles estadounidenses a las importaciones chinas y los bloqueos que han ralentizado las fábricas del país en los últimos meses, el último de ellos en la ciudad de Chengdu en septiembre.

A principios de octubre, Apple pidió por primera vez a algunos de sus proveedores que empezaran a fabricar los AirPods y los auriculares de la marca Beats en la India. En este caso, el Grupo Tata trabajará con dos de los socios históricos de Apple, Pegatron y Wistron.

Fuente: Web. Editado y adpatado por CambioDigital OnLine

Custom Text
Artículo anteriorDell lanza la plataforma de software de operaciones Project Frontier para ampliar el edge computing
Artículo siguienteAWS se asocia con BMW en una plataforma de datos de vehículos basada en la nube para impulsar una nueva generación de autos conectados