La IA cotidiana podría llegar a ser tan omnipresente y necesaria como el servicio electrico

0
42

La inteligencia artificial (IA) se está convirtiendo en algo omnipresente. Nos da indicaciones mientras conducimos, responde a nuestras preguntas, nos ofrece recomendaciones musicales e impulsa un número cada vez mayor de procesos empresariales en el lugar de trabajo.

De hecho, la IA se está abriendo camino en tantos aspectos de nuestra vida personal y profesional que mi empresa ha empezado a denominarla «IA cotidiana». Yo diría que pronto será tan omnipresente -y necesaria- como la electricidad.

Sin embargo, a pesar de los avances, sólo hemos arañado la superficie de las formas potenciales en que la IA puede cambiar, y sin duda lo hará, los negocios y el mundo. Gartner ha previsto que la mitad de las organizaciones de todo el mundo tardarán hasta 2025 en alcanzar lo que el modelo de madurez de la IA de Gartner describe como la «etapa de estabilización» de la madurez de la IA o más allá.

Por lo tanto, todavía hay mucho trabajo que hacer para poner todas las piezas de la IA en su lugar: el software, los sistemas, los algoritmos de aprendizaje automático (ML), los conductos de datos y los controles de gobernanza. A medida que más organizaciones construyan y amplíen este tipo de infraestructura de IA, los beneficios de la IA cotidiana -incluyendo la productividad, la eficiencia y los conocimientos basados en datos- cosecharán cada vez más recompensas para las empresas de todos los tamaños.

IA: la evolución eléctrica del siglo XXI
En muchos aspectos, la IA es como la electricidad en el siglo XIX: incipiente, prometedora pero no probada, potencialmente peligrosa si no se toman precauciones de seguridad, y con enormes implicaciones en la forma en que podría transformar la sociedad.

Algunas de las fuerzas subyacentes de la electricidad -el magnetismo, la polaridad, la carga eléctrica- se conocían mucho antes de que Benjamín Franklin, en 1752, hiciera volar una cometa con una llave metálica para demostrar que el rayo era la forma natural de la electricidad. Pero no fue hasta el siglo XIX cuando el emergente campo de la ingeniería eléctrica puso las piezas necesarias para que la electricidad estuviera al alcance de la gente en todas partes, incluyendo una de las primeras redes de energía de «corriente continua» del mundo en la ciudad de Nueva York.

Hoy se podría decir que estamos en la fase inicial de la bombilla o la tostadora eléctrica de la IA. Todavía es una prueba de concepto en muchos lugares, y la red de IA -los sistemas y el software que extienden las aplicaciones de la IA a las empresas globales y a los consumidores- aún no se ha implantado completamente.

Y, sin embargo, muchas personas ya tienen sus primeras experiencias utilizando la IA, directa o indirectamente. Alexa de Amazon y Siri de Apple, esos omnipresentes asistentes virtuales controlados por voz, son dos de los ejemplos más reconocidos, pero hay muchos otros. Los chatbots de los sitios web, las herramientas de autocorrección de texto y el reconocimiento facial para la autenticación son omnipresentes y de fácil acceso.

En estas situaciones cotidianas, entendemos que los algoritmos de IA están impulsando los procesos empresariales y las experiencias de los usuarios. Reconocemos la IA cuando la vemos.

Pero la IA también funciona de maneras menos obvias. A menudo se encuentra entre bastidores en la aprobación de préstamos, la optimización de la cadena de suministro y la automatización de la fabricación, por ejemplo.

Acérquese con precaución
Por lo tanto, la línea que separa el inicio y el fin de la IA puede ser confusa. Una vez expuse este punto a una sala llena de científicos de datos en un ejercicio que llamé «¿Hago IA?». La idea era mostrar que no siempre reconocemos cuándo la IA está impulsando procesos como los artículos de noticias autogenerados, que ahora son habituales en los medios de comunicación.

En aquel momento, sugerí que utilizáramos cuatro características -aprendizaje, interacción, percepción y búsqueda de objetivos- para medir la relativa «IA» de las cosas caso por caso. Este es el aspecto de la inteligencia de la IA y se manifestará cada vez más en nuestras experiencias digitales.

Pero hay que tener cuidado. A medida que más empresas avanzan en esta dirección, es esencial que contemos con los mecanismos de seguridad necesarios para evitar el equivalente de la IA a una descarga eléctrica. Una de las razones por las que la red eléctrica funciona tan bien, a pesar de los cortes ocasionales, es que los interruptores y otros aparatos de seguridad están diseñados para evitar percances.

La IA necesita sus propias barras de conexión a tierra: Formas de minimizar el sesgo de la IA, las falsificaciones profundas, las invasiones de la privacidad y otras consecuencias no deseadas. Hace poco vi un informe en el que se informaba de que más de una docena de vehículos autónomos se habían enredado en una intersección de San Francisco, lo que provocó un atasco de dos horas. Todo forma parte de la curva de aprendizaje de la IA, así que debemos estar preparados.

Confianza y transparencia en la IA cotidiana
La clave del éxito a largo plazo será establecer la confianza en la IA mediante la transparencia. La IA no sólo debe comportarse como se espera, sino que debemos ser capaces de demostrar e incluso probar que es así. Por eso es vital el concepto de explicabilidad de la IA, una metodología para rastrear y validar los procesos impulsados por la IA.

¿Cómo pueden los líderes empresariales asegurarse de que sus organizaciones cuentan con el marco de gobernanza de la IA adecuado para alcanzar este elevado umbral? Fundamentalmente, la gobernanza requiere priorizar y estandarizar las reglas y procesos en el diseño y despliegue de la IA. Además, es importante alinear los resultados de la IA, no sólo con los resultados financieros, sino con los objetivos no financieros, como los sociológicos y medioambientales.

A medida que la IA avance por este camino, proliferarán nuevos casos de uso que impulsarán una mayor adopción. Al igual que la demanda de electricidad creció con la llegada de las bombillas, las tostadoras y las cafeteras, la IA se acelerará con la aparición de asistentes virtuales, vehículos autónomos y hogares inteligentes.

En gran parte del mundo, la electricidad se considera ahora una necesidad. Existe un corolario a medida que la IA avanza desde los proyectos piloto hasta las iniciativas de ámbito empresarial. Es posible que llegue el día en que no podamos imaginar nuestro trabajo y nuestra vida personal sin las capacidades iluminadoras de la IA.

Fuente WEB | Editado por CambioDigital OnLine

Custom Text
Artículo anteriorLG Electronics obtiene reconocimientos en diseño en el IDEA 2022
Artículo siguienteLos beneficios de Meta se desploman mientras los gastos en el metaverso siguen aumentando