El fundador de la WEB comentó sobre su proyecto Solid para una WEB descentralizada

0
35
Tim Berners-Lee fundaor de la WEB

Tim Berners-Lee fundó la web a principios de los años 90 como una herramienta de colaboración. Sin embargo, esta visión inicial fue dejada de lado por los navegadores de sólo lectura, más adecuados para el consumo de contenidos que para la colaboración.

Desde entonces, la Web2 nos ha traído aplicaciones, móviles y la nube. Pero los datos y la autenticación estaban estrechamente vinculados a las aplicaciones por razones de seguridad. Como resultado, la era de la Web2 fue definida por unas pocas grandes empresas que utilizan nuestros datos para encerrarnos en sus plataformas.

Ahora Berners-Lee está trabajando en un nuevo estándar de intercambio de datos llamado Solid que podría ayudar a cumplir la visión inicial, y en una empresa, Inrupt, para ayudar a comercializar esta visión. Advierte que esta nueva visión de la Web 3.0 para devolver el control de nuestros datos difiere enormemente de los esfuerzos actuales de la Web3 construidos sobre blockchains menos eficientes.

Las características principales de Solid incluyen el soporte de lo siguiente:

– Inicio de sesión único global.
– Control de acceso global.
– API universal centrada en las personas y no en las aplicaciones.

Recientemente se le hizo una entrevista a Berners-Lee para saber más sobre su idea inicial de la web, sus recientes avances y su visión de futuro y se obtuvieron interesantes comentarios.

Al principio, era la web de lectura y escritura
Berners-Lee dijo que sabía que la web iba a ser importante desde el principio. «Quería que fuera una web de lectura y escritura inmediatamente», dijo. «Quería poder colaborar con ella y hacer cosas similares a GitHub para mi equipo de software en el CERN en 1990».

En aquella época, había unos 13 físicos teóricos en el CERN, mientras que el resto del equipo eran ingenieros. Berners-Lee buscó la manera de facilitar el trabajo conjunto de los equipos desde distintas oficinas: «Tenían que comunicarse utilizando Internet, cuyo uso en los proyectos empezaba a ser políticamente correcto», dijo.

El primer navegador-editor se construyó en una potente estación de trabajo NeXT. Los usuarios podían crear enlaces y añadir información a los sitios web. La información podía fluir por todo el equipo para crear un nuevo equilibrio a medida que se añadían, corregían o ampliaban los conocimientos.

«Todos los miembros del equipo se encuentran en un equilibrio de conocimientos, en el que este trozo de web representa todo el trabajo que han realizado», afirma.

La Web 1.0 la dejó de lado
Pero esta visión inicial quedó marginada por la enorme popularidad de navegadores con menos capacidad que podían funcionar en PC y Mac, como Mozilla, Netscape y Microsoft Internet Explorer.

«No conseguimos esa [visión] porque despegó como medio de publicación», dijo Berners-Lee.

También se encontraron con otros problemas a la hora de extender el trabajo en el CERN de forma más amplia. Mientras que algunas de las capacidades de colaboración funcionaban en un entorno estrictamente controlado como el CERN, era necesario trabajar más en el inicio de sesión único, en la autorización y en el intercambio de datos de grano fino para ampliar estas ideas.

Berners-Lee también estaba decepcionado con las herramientas de generación de contenidos utilizadas para crear sitios web. Su primer navegador de lectura y escritura tenía un enfoque WYSIWYG (what you see is what you get), mientras que otros editores de HTML diseñados para la publicación requerían un complejo proceso de anidación de etiquetas más parecido a la programación que a la edición de un documento colaborativo.

«Fue sorprendente comprobar que la gente escribía archivos HTML a mano», dijo. «Yo no estaba preparado para hacer eso. Quería resaltar algo, hacer un enlace y volver a guardarlo. Supuse que en 1989 esto sería fácil, ya que teníamos Microsoft Word para hacerlo».

Sentando las bases
Berners-Lee continuó esta investigación durante los años siguientes en el Reino Unido y más tarde en el MIT. También incorporó estas mejoras al estándar Solid y ayudó a fundar Inrupt para ampliar la adopción de la nueva infraestructura.

Berners-Lee ha utilizado Solid para capturar datos de todos los aspectos de su vida de forma editable y compartible. Almacena sus extractos bancarios, documentos, fotos, música, datos de IoT y datos de ejercicios en un servicio de almacenamiento de Solid en su Mac Mini. Lo que más le entusiasma es cómo podría mejorar la colaboración entre los individuos, las empresas en las que confían y los gobiernos, de forma segura.

Solid ya es compatible con los servicios gubernamentales, la investigación médica que preserva la privacidad y los nuevos servicios de mejora del hogar que combinan los manuales de los productos y la gestión de la energía. Esto es sólo el principio. Con el tiempo, cree que Solid podría tener un impacto tan profundo, si no más significativo, como la primera versión de la web.

«Deberíamos haber llamado a la primera Web 0.3, y entonces estaríamos en un buen lugar ahora», dijo.

Fuente WEB | Editado por CambioDigital OnLine

 

Custom Text
Artículo anteriorAvaya destaca el Ranking TOP+América 2022 por su Cultura Organizacional
Artículo siguienteWhatsApp, función multidispositivo próximamente