La Casa Blanca es sede de la segunda cumbre internacional para combatir el ransomware

0
36

La Casa Blanca es sede de la segunda cumbre mundial sobre ransomware, de dos días de duración, cuyo objetivo es combatir la amenaza del ransomware.

En la Cumbre Internacional contra el ransomware participan 36 países y empresas tecnológicas como Microsoft Corp., Siemens AG y Google LLC’s Mandiant. La cumbre es descrita por un alto funcionario de la administración como parte de una «asociación internacional que abarca la mayoría de los husos horarios del mundo» y «refleja realmente la amenaza que suponen los ataques criminales y cibernéticos».

La «agenda orientada a la acción» se centra en cinco temas: aumentar la resiliencia de todos los socios, desbaratar a los ciberdelincuentes, contrarrestar la financiación ilícita, crear asociaciones con el sector privado y reforzar la cooperación mundial para hacer frente a estos retos. El Grupo de Trabajo sobre Resiliencia, fundado en la primera cumbre del año pasado, habría realizado dos ejercicios sobre amenazas en 2021 para garantizar que los miembros pudieran participar y aprender unos de otros para aplicar las mejores prácticas contra un ataque.

La administración también destacó los ataques recientes, como el ransomware de septiembre contra el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles que interrumpió los servicios. Otros ataques mencionados son los dirigidos a hospitales en Francia y el Reino Unido y lo que se describe como un «importante ataque de ransomware» que acaba de producirse en Australia.

Hablando de la cumbre, Tom Kellermann, vicepresidente senior de estrategia cibernética en el proveedor de software de seguridad de aplicaciones Contrast Security Inc, que también sirvió en la Comisión de Ciberseguridad bajo la administración de Obama, dijo en una entrevista que la mayoría de los ataques de ransomware son llevados a cabo por carteles de habla rusa que tienen una «Pax Mafiosa con el régimen ruso.»

«No sólo obtiene beneficios económicos, sino que actúan como cibermilicias contra objetivos occidentales en momentos de tensión geopolítica», explicó Kellerman. «Debemos ampliar las leyes de confiscación para permitir una mayor incautación de los activos en poder de los ciberdelincuentes».

Además, dijo, cualquier ente de cambio de valores que no se acoja a los principios del Grupo de Acción Financiera Internacional y que esté descaradamente implicada en el blanqueo de los beneficios de la ciberdelincuencia debería ser clausurada por medios cibernéticos y sus activos confiscados y utilizados para la protección de infraestructuras críticas. «Por último, se debería prohibir a las aseguradoras que realicen pagos por ransomware, ya que estos pagos violan las sanciones impuestas a Rusia y Corea del Norte», afirmó.

Erich Kron, defensor de la concienciación en materia de seguridad de la empresa de formación en seguridad KnowBe4 Inc. dijo que no es de extrañar que tantas naciones sigan uniéndose para hacer frente a la amenaza del ransomware.

«A medida que el costo de los rescates aumenta y la complejidad de los ataques sigua evolucionando, la colaboración entre gobiernos es inevitable», dijo Kron. «Con algunas bandas de ransomware dirigidas a sectores, como los hospitales, que podrían provocar la pérdida de vidas, la urgencia de encontrar una solución para el problema no hace más que aumentar».

Fuente WEB | Editado por CambioDigital OnLine

Custom Text
Artículo anteriorEl inevitable matrimonio de las tecnologías Web 3
Artículo siguienteLa IA requiere de siempre más potencia de calculo