Realizada primera reacción de fusion con balance de energía positivo

Pero aún estamos lejos de un uso práctico

0
34

Los experimentos de un laboratorio del gobierno de EE.UU. pueden haber proporcionado «la prueba de que la física funciona». Pero los futuros reactores de fusión podrían recurrir a una tecnología diferente para replicar la energía que alimenta el sol.

El Departamento de Energía recientemente que sus científicos han producido la primera reacción de fusión de la historia que produjo más energía de la que requería la reacción, un paso esencial en el largo camino hacia la energía de fusión comercial, dijeron las autoridades.

El experimento, realizado el 5 de diciembre en el Laboratorio Nacional Lawrence Livermore de California, duró unas milmillonésimas de segundo. Pero los responsables del laboratorio afirmaron hoy que demostró por primera vez que la energía de fusión sostenida es posible.

Lo que viene a continuación es aún más difícil: Demostrar que la tecnología puede funcionar no sólo en experimentos de laboratorio altamente estructurados, sino también en reactores comerciales. Esto puede llevar décadas. Pero el hecho de que el DOE (Department of Energy) haya logrado una «ganancia neta» de energía en el laboratorio da otro impulso de confianza a un creciente cuerpo de empresarios e investigadores de la fusión.

«Desde mi punto de vista, ésta es la prueba de que la física funciona para obtener una ganancia neta», dijo Andrew Holland, Director General de la Asociación de la Industria de la Fusión, un grupo de defensa de la industria, en una entrevista antes del anuncio.

A continuación se exponen algunos datos importantes sobre la importancia de este hito y los próximos pasos:

¿Por qué es tan importante?
En teoría, la fusión nuclear podría producir cantidades ingentes de energía sin generar residuos radiactivos perdurables ni riesgo de fusión. A diferencia de la fisión nuclear, que alimenta los reactores actuales.

La fisión se produce cuando los átomos radiactivos -más comúnmente el uranio- se dividen por neutrones en reacciones en cadena controladas, creando átomos más ligeros y grandes cantidades de radiación y energía para producir energía eléctrica.

La fusión es el proceso opuesto. En el método más común, los isótopos de hidrógeno que se arremolinan son forzados a unirse bajo un tremendo calor para crear helio y energía para la generación de electricidad. Es el mismo proceso que hace funcionar el sol y otras estrellas. Pero los científicos llevan desde mediados del siglo XX intentando encontrar una forma de utilizarlo para generar energía en la Tierra.

¿Qué hicieron los científicos del DOE?
Disparando un «chorro» de energía desde el mayor grupo de láseres del mundo, los científicos de la Instalación Nacional de Ignición de Lawrence Livermore encendieron una pastilla de combustible del tamaño de un balín, alcanzando los 100 millones de grados Celsius, 10 veces más caliente que la temperatura en el centro del sol.

La ignición requirió poco más de dos unidades de energía láser y produjo 3,15 unidades de energía térmica en la reacción instantánea, la producción de «energía neta» que los científicos del laboratorio han perseguido durante más de 60 años.

Tammy Ma, científica especializada en plasma del centro, dijo que recibió la noticia de los resultados mientras esperaba un vuelo. «Rompí a llorar» y me puse a dar saltos de alegría, declaró el martes.

El avance de la semana pasada se produjo después de una prueba realizada en agosto de 2021, en la que los científicos del Lawrence Livermore informaron de que su grupo de láseres había alcanzado un nuevo récord de producción. Esa reacción produjo el 70% de la energía que proporcionó el disparo láser, según informó entonces la revista Nature, acercándose, pero sin alcanzar todavía, el logro anunciado el martes.

Una advertencia crítica: el disparo de los láseres, que llenan una instalación del tamaño de tres campos de fútbol, requirió unas 300 unidades de energía eléctrica para el experimento de la semana pasada. Esto demuestra que la reacción en sí no es la base de una planta de fusión sostenible y asequible, según afirmaron el martes los responsables.

Aun así, Ma señaló que los láseres del experimento se basan en ingeniería de los años ochenta y noventa, que se remonta al largo trabajo de la instalación en materia de armas nucleares. Los láseres modernos son mucho más eficientes.

Fuente WEB | Editado por CambioDigital OnLine

Custom Text
Artículo anteriorPredicciones sobre IA para 2023: Desde la Gran Corrección hasta la IA Práctica
Artículo siguienteQualcomm revoluciona redes domésticas con las plataformas WiFi 7 Immersive Home