¿Decidió finalmente subir a la nube? Entoces evite estos errores estratégicos

0
38

Dirigir una empresa sin algún tipo de apoyo en la nube es una rareza hoy en día. Sin embargo, al formular una estrategia en la nube, las empresas parecen cometer algunos errores comunes. He aquí varios de ellos.

Convertir su estrategia de nube en una estrategia sólo de TI
Gartner, en su Conferencia sobre Infraestructura de TI, Operaciones y Estrategias en la Nube celebrada recientemente, señaló que una estrategia en la nube de éxito necesita el apoyo de personas ajenas a TI.

«Los responsables de negocio y de TI deben evitar el error de diseñar una estrategia centrada en las TI y luego tratar de ‘venderla’ al resto de la empresa», dijo el vicepresidente analista de Gartner, Marco Meinardi, en un comunicado. «El negocio y las TI deben ser socios por igual en la definición de la estrategia de la nube».

«La tecnología por la tecnología no suele ser una buena idea», añadió el analista vicepresidente de Gartner, David Smith.

«Siempre que se hace algo, se quiere tener una línea de visión clara de por qué se hace, cuál es la razón de negocio», dijo Smith en una entrevista

«La gente lo mira y dice: ‘Es tecnología. Dejemos que los tecnólogos se ocupen de ello'», continuó. «Lo que ocurre entonces es que la gente se centra en la fase de adopción -que tiene que ver con cómo se hacen las cosas y cuándo-, que es diferente de la parte de la estrategia, que se centra en lo que se hace y por qué».

Evitar una estrategia de salida
Las organizaciones no suelen tener una estrategia de salida de un proveedor de la nube porque no prevén dejarla. Además, formular dicha estrategia puede ser difícil. «A la gente no le gustan las respuestas que van a recibir, así que las evitan», observó Smith.

Durante los primeros días de la nube, el bloqueo de los proveedores era un temor importante, pero hoy es menos el caso, señaló Tracy Woo, analista de Forrester, una empresa nacional de investigación de mercados con sede en Cambridge, Massachusetts.

«Algunas empresas optarán por quedarse con un proveedor concreto para llegar antes al mercado o para beneficiarse de precios o servicios específicos», dijo Woo.

Sin embargo, añadió, «las organizaciones siempre deben pensar en un plan B, independientemente de si es la nube o alguna otra alternativa.»

«Dicho esto», continuó, «es raro oír hablar de empresas que realmente salen de un proveedor de nube específico por completo».

Confundir un plan de estrategia en la nube con un plan de implementación en la nube
Las organizaciones siempre deben crear planes de estrategia en la nube antes de su implementación o adopción. El plan estratégico se elabora durante una fase de decisión en la que los líderes de negocio y de TI deciden el papel que desempeñará la computación en nube en la organización. El plan de implementación de la nube viene a continuación, poniendo en práctica la estrategia de la nube.

«Si llamas a algo estrategia, y en realidad es un plan de adopción, acabas con cientos de páginas de detalles que no interesan a la gente de negocios, por lo que los ahuyentas», explicó Smith.

«Una buena estrategia de nube debe ser un documento breve y consumible, que conste de 10 a 20 páginas o diapositivas», añadió Meinardi.

Algunas de las áreas que suelen pasarse por alto en un plan de estrategia en la nube identificadas por Woo son los objetivos clave, los objetivos de ingresos previstos, las nuevas fuentes de ingresos y los nuevos negocios o la tracción que la organización quiere crear utilizando la nube.

«Con demasiada frecuencia, las empresas se apresuran a adoptar la nube y sólo piensan en el aspecto de la implementación, sin pensar en el objetivo superior o en la estrategia más amplia que tienen entre manos», dijo.

Equiparar una estrategia en la nube a migrar todo a la nube
Meinardi explicó que muchos líderes empresariales y de TI se resisten a formular una estrategia en la nube porque significa que se verán obligados a utilizar la computación en la nube para todo. «Las organizaciones deben mantener la mente abierta y asociarse con un experto en tecnología no relacionada con la nube, como un arquitecto empresarial, que pueda aportar un punto de vista amplio en la definición de su estrategia de nube», aconsejó.

Por otro lado, algunas organizaciones creen que pasar a la nube es una tarea sencilla.

«Uno de los mayores retos que tienen las empresas es que piensan que pueden tomar lo que están ejecutando on-prem y simplemente trasladarlo a la nube», señaló Jack E. Gold, fundador y analista principal de J.Gold Associates, una empresa de asesoramiento de TI de Northborough, Mass.

«Para obtener el mejor beneficio de una implementación en la nube, es necesario repensar las aplicaciones, las soluciones, la arquitectura y la estrategia», dijo Gold.

«Tampoco hacen un gran trabajo decidiendo qué aplicaciones deben permanecer on-prem y cuáles deben ir a un entorno de nube», añadió.

«Hay muchas aplicaciones que nunca se moverán a la nube», continuó. «Llevan 10 años funcionando. Van a seguir funcionando otros 10 años. ¿Por qué molestarse?»

Externalizar el desarrollo de su estrategia en la nube
A pesar de lo atractivo que puede resultar para algunos líderes empresariales y de TI pasar la responsabilidad de crear una estrategia en la nube a otra persona, Gartner no lo recomienda. Es demasiado importante para subcontratar, dice.

«Tiene sentido subcontratar durante la fase de adopción en la que puedes necesitar experiencia externa», señaló Smith. «Lo que ocurre, sin embargo, es que es muy fácil ponerse en una posición en la que estás permitiendo que tus proveedores definan tu estrategia».

«Si quieres salir a buscar la ayuda de alguien que sabe lo que hace, está bien, pero tienes que supervisar lo que hacen», añadió Gold. «No hay que limitarse a lanzar un cheque por encima de la pared. Tienes que participar en la comprensión de tu estrategia, aunque otra persona te ayude a elaborarla».

Woo estuvo de acuerdo. «No diría que es una mala idea subcontratar la estrategia a menos que toda la estrategia se subcontrate sin ninguna dirección de la propia empresa», dijo. «Eso es en realidad una gran parte de lo que hacen los principales Integradores de Sistemas Globales cuando ayudan a diseñar e implementar una estrategia de nube».

Equiparar una estrategia de nube con «la nube primero
Gartner explicó que un enfoque de «la nube primero» significa que cuando alguien quiere construir o colocar un nuevo activo, la nube pública es el lugar por defecto para hacerlo.

«Pero ‘cloud-first’ no significa sólo la nube», mantuvo Meinardi. «Si los líderes empresariales y de TI adoptan un principio de «cloud-first», su estrategia debe elaborar las excepciones a la elección por defecto que harán las aplicaciones en otro lugar que no sea la nube».

Woo señaló que algunos activos que es mejor colocar fuera de la nube son los datos con fuertes requisitos de residencia (los datos no pueden salir de una región o país específico), los datos que necesitan estar físicamente cerca de donde se procesan por razones de latencia o rendimiento, y los datos donde la salida es demasiado costosa, como en las aplicaciones de big data y la IA.

Creer que es demasiado tarde para diseñar una estrategia en la nube
Gartner sostiene que nunca es demasiado tarde para diseñar una estrategia en la nube. «Si las organizaciones impulsan la adopción de la nube sin una estrategia, esto acabará provocando la resistencia de las personas que no están alineadas con los impulsores y principios clave de la estrategia», dijo Meinardi. «Como resultado, esta resistencia ralentizará la adopción de la nube y potencialmente pondrá en peligro todo el proyecto de la nube».

Fuente WEB | Editado por CambioDigital OnLine

Custom Text
Artículo anteriorAWS presenta las AI Service Cards para mejorar el uso responsable de la IA
Artículo siguienteGrupo cibercriminal apunta a usuarios de Android con falsas apps de VPN