Diversificar la producción, el dilema de China para Apple

Acelerar los planes de retirada y centrarse en Vietnam e India.

0
40

Apple está acelerando sus planes para trasladar parte de su producción fuera de China, dependiendo cada vez menos de Foxconn y apuntando a Vietnam y la India como alternativas.

Para el CEO Tim Cook esta es probablemente la prueba más importante de su carrera, el dilema que podría dejar huella en su legado.

Casi el 95% de la producción del iPhone se concentra en China y hasta ahora el dragón, con su auge manufacturero y económico, ha sido cómplice del éxito de Cupertino.

Ahora, sin embargo, las recientes restricciones de Covid y las protestas -especialmente las de la planta de Foxconn en Zhengzhou, conocida como la «Ciudad del iPhone»- están agitando a los inversores.

De hecho, muchos se preguntan cuál es el plan B de Apple, que concentra su producción en China y tiene que encontrar opciones plausibles para resguardar sus ingresos. Aunque el iPhone acapara menos de una quinta parte de las ventas mundiales de teléfonos inteligentes, representa una porción mucho mayor de los ingresos de Apple.

«Antes no se prestaba atención al riesgo de concentración. El libre comercio era la norma y las cosas eran muy previsibles. Ahora hemos entrado en un nuevo mundo», explica Alan Yeung, ex directivo de Foxconn, al Wall Street Journal.

Cupertino y Pekín llevan años construyendo la estrecha relación que les une y que, hasta ahora, ha sido mutuamente beneficiosa. Una relación, sin embargo, que ahora parece estar en peligro por diversas razones. Están los jóvenes chinos que ya no están dispuestos a trabajar a bajo precio para los «ricos» y que se manifiestan desafiando abiertamente las restricciones de Covid de Pekín, desencadenando una fuerte represión por parte de las autoridades.

Además, hay años de tensiones económicas y militares entre Estados Unidos y China, las dos superpotencias que no quieren sucumbir la una ante la otra. En este contexto, Apple sopesa alternativas, consciente de que el detonante, no es sólo la producción, sino también la respuesta de la empresa a las protestas que se están produciendo y que ya la han expuesto a críticas en su país. La decisión de Cupertino de imponer límites al uso de AirDrop en China -una función utilizada para compartir información entre manifestantes- ha sido duramente criticada por el gobernador de Florida, Ron DeSantis, probable candidato republicano para 2024. El senador conservador Josh Hawley atacó directamente a Cook: «bajo su liderazgo, Apple ha ayudado al Partido Comunista Chino a vigilar y suprimir los derechos humanos básicos del pueblo chino».

Para Cook, como para muchos otros presidentes de grandes empresas, encontrar el equilibrio con China no es fácil. Gracias a sus dos dotes diplomáticas, Cook pudo apagar rápidamente la mecha encendida por Elon Musk con sus críticas a Apple. Con Cook Cupertino ha navegado por la presidencia de Donald Trump y se ha acreditado con la administración Biden (el CEO fue invitado a la cena de gala de la Casa Blanca para el presidente Emmanuel Macron de Francia). Pero su arte diplomático parece haber llegado al límite con China, hasta el punto de que -según informa el Financial Times- Cook ignoró a quienes le presionaron en los últimos días sobre si, en su opinión, los ciudadanos chinos tenían derecho a protestar.

Fuente: Web. Editado por CambioDigital OnLine

Custom Text
Artículo anteriorEl criptoinvierno se enfría aún más: más pérdidas de empleo y advertencias de que el Bitcoin caerá a US$5.000 en 2023
Artículo siguienteGartner identifica tendencias que afectarán a directores de marketing en 2023