Los medios de pago están listos para la sustentabilidad… ¿nosotros lo estamos?

0
33

Hoy en día, muchas empresas (y esto incluye a los comercios y los bancos, por supuesto) tienen la mira puesta en la generación de prácticas y procesos alineados con ESG (Environmental, Social and Governance, por sus siglas en inglés), que se refiere a los factores que convierten a una organización en sustentable mediante su compromiso medioambiental, social y de buen gobierno, sin descuidar los aspectos financieros. Por ejemplo, ya es común que en los comercios físicos te envíen el ticket de compra por correo electrónico para evitar generar un comprobante físico que tiene un impacto en el medio ambiente.

Asimismo, para todos los participantes en el ecosistema de los medios de pago, implica adoptar soluciones de pago no sólo efectivas hoy, sino que cuenten con capacidades sostenibles para el futuro.

Esto conlleva a pensar en un modelo innovador, que brinde una mejor experiencia y mejor servicio a los clientes, que vaya acorde a las tendencias y que cuide al planeta mientras reduce costos, en lugar de usar productos que pronto quedarán obsoletos, y que lleven a los bancos, proveedores y negocios a renovar su infraestructura tecnológica – con todos los gastos y procesos que esto representa. Y aunque la normatividad/regulación de ESG en servicios financieros aún tiene camino por recorrer, ya podemos hablar de un consenso en términos de mercado sobre la ruta a seguir en este terreno.

Como consumidores, también va siendo cada vez más claro que los medios de pago tienen mucho más que ver con la sustentabilidad –o la falta de ésta– de lo que imaginábamos. Aquí entra también en juego la tendencia de la experiencia del cliente, pues al usar el smartphone para hacer un pago por proximidad, por ejemplo, no sólo participamos en una estrategia verde, sino que además tenemos una experiencia óptima.

Otros ejemplos pueden ser los pagos con QR, Amazon, Uber, Apple Pay, Google Pay, PayPal, Mobile Wallets e incluso el TAG que usamos para entrar a las autopistas: en cada uno de ellos, hacemos pagos sustentables, en los que se ha conformado una cadena que cubre todo el proceso en un formato virtual, digital, móvil y seguro, que la mayoría de las veces se realiza de forma imperceptible mejorando la experiencia del cliente.

En otras palabras, la sustentabilidad está directamente relacionada, por un lado, con la facilidad y comodidad para los clientes, y por otro, con el cuidado de los costos para los bancos y negocios, considerando la seguridad a lo largo del proceso, lo cual es un ganar-ganar para todos.

La mejor noticia es que este camino que ya comenzó, no se va a detener. La pandemia generada por el Covid-19 intensificó la necesidad de buscar medios de pago sin contacto, es decir impulsó los pagos digitales, y todos los involucrados vieron la conveniencia en ello: actualmente, existen países en los que hasta 7 de cada 10 tarjetas son virtuales, y esto genera una mejora en múltiples niveles. El crecimiento del comercio electrónico también mueve las piezas a favor de la sustentabilidad, al grado que va siendo notorio que la perspectiva de emisión de tarjetas plásticas para el futuro se está recortando, pues el mundo se mueve más y más hacia lo digital –un dato curioso sobre esto es que incluso la emisión de tarjetas físicas está formando parte de la tendencia, pues se están utilizando materiales reciclados para su elaboración–.

Ahora bien, en este marco es crucial conformar un entorno seguro. En Fico, ofrecemos la gestión de identificación de clientes y reducción de fraudes para transacciones digitales, donde no hay una tarjeta física presente, y Prosa es una de las empresas que cuenta con ella. De esta forma, ayudamos a que los bancos, comercios y clientes mantengan su foco en la sustentabilidad, con seguridad, pues permitimos garantizar que se cuenta con soluciones de prevención del fraude para que los usuarios de servicios de pago sin contacto estén siempre protegidos y se genere una mayor confianza sobre el uso de tarjetas digitales, wallets digitales, pagos con QR, etc.

Cuando una renovación en nuestros procesos tiene todas las de ganar, como en este caso, sólo queda decir que, a todas luces, ¡el momento de tomar el tren de la innovación y la sustentabilidad es éste!

Autor: Daniel Melo, director Senior Global de Partners y Asociados de FICO.

Custom Text
Artículo anteriorEnvíos de PC en EE.UU. caen 12% en Q3 2022 en medio de débil demanda en todos los segmentos
Artículo siguienteMás de un año después, el Neuralink de Musk sigue lejos de las pruebas en humanos