Piloto automático de Tesla ignora las ordenes de la policía en Alemania después de que el conductor se quedara dormido

0
61

Se ha descubierto que la funcion Autopilot de autoconducción de Telsa Inc. tiene una nueva característica: huir de la ley. La policía en Alemania se vio obligada a protagonizar una persecución recientemente después de que un Model 3 se negara a detenerse en un control.

El incidente ocurrió en una Autobahn cerca de Bamberg, Alemania, cuando los agentes de policía intentaron detener el Tesla para un control de tráfico. Ni el conductor ni el Tesla respondieron, y la policía persiguió entonces al vehículo mientras seguía desplazándose a 110 kilómetros por hora.

Durante la persecución, los agentes intentaron detener el vehículo con repetidos toques de bocina, pero sin éxito. Unos 15 minutos después, el conductor se despertó y apartó el Tesla a un lado de la carretera. Según un comunicado de la policía de tráfico de Bamberg del 29 de diciembre, el conductor presentaba anomalías similares a las de la droga durante el control, junto con una «supuesta pesa de volante» en el espacio para los pies del vehículo. El conductor había utilizado la pesa para engañar al sistema de seguridad de Tesla haciéndole creer que tenía las manos en el volante.

El conductor fue acusado de poner en peligro el tráfico automotor y se vio obligado a entregar a su permiso de conducir a la espera de una decisión judicial.

Afortunadamente, nadie resultó herido en la persecución, pero podría haber sido mucho peor. En Estados Unidos, por ejemplo, Autopilot tiene una extraña tendencia a chocar contra vehículos de emergencia estacionados, con especial predilección por las ambulancias. Como resultado, la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras generó una investigacion sobre Autopilot en junio.

La capacidad de Tesla para seguir llamando «Autopilot» a su función de conducción autónoma también está bajo escrutinio. Un tribunal alemán prohibió a Tesla utilizar determinados términos en su publicidad, incluido el uso del término Autopilot, en 2020. El tribunal consideró que describir la función como Autopilot da la impresión de que la tecnología puede utilizarse sin intervención humana.

El siguiente en hacerlo fue el estado de California, que prohibió a Tesla describir su software como de conducción autónoma total. El proyecto de ley 1398 del Senado entra en vigor en 2023 y, aunque restringe a todos los fabricantes de vehículos la posibilidad de hacer afirmaciones engañosas, apunta claramente a Tesla.

«Un fabricante o concesionario no podrá nombrar ninguna función de automatización parcial de la conducción, ni describir ninguna función de automatización parcial de la conducción en los materiales de marketing, utilizando un lenguaje que implique o pueda inducir a una persona razonable a creer que la función permite que el vehículo funcione como un vehículo autónomo», establece la ley.

Fuente WEB | Editado por CambioDigital OnLine

Custom Text
Artículo anteriorSamsung prevé que los beneficios del negocio de semiconductores se reduzcan a la mitad en 2023
Artículo siguiente2022 año marcado por los despidos en las grandes empresas tecnológicas