Intel insiste en que seguirá adelante con la construcción de su nueva fábrica de chips en Alemania

0
49

Intel Corp. insiste en que sigue comprometida con la construcción de una nueva planta multimillonaria de fabricación de semiconductores en Alemania, apenas unas semanas después de anunciar que el proyecto estaba en pausa.

Keyvan Esfarjani, Director de Operaciones Globales de Intel, dijo hoy a Reuters que Intel sigue teniendo la intención de construir la fábrica de chips propuesta, valorada en 21.000 millones de dólares, y que la empresa está negociando actualmente con el Gobierno alemán los detalles de la financiación.

Intel anunció sus planes de construir la nueva planta en Magdeburgo en diciembre de 2021, habiendo elegido el emplazamiento en el este de Alemania tras considerar múltiples ubicaciones europeas. Sin embargo, cuando estaba previsto que las obras en el nuevo emplazamiento comenzaran a principios de 2023, el fabricante de chips anunció repentinamente en diciembre que retrasaba el inicio de la construcción ante la preocupación por el aumento de los costes de la energía y las materias primas. La empresa también indicó que le preocupaba la reducción de la demanda de semiconductores a corto plazo como consecuencia de la desaceleración económica mundial.

«Los retos geopolíticos se han agravado, la demanda de semiconductores ha disminuido y la inflación y la recesión están perturbando la economía mundial», declaró el mes pasado Benjamin Barteder, portavoz de Intel. «Esto significa que aún no podemos dar una fecha definitiva para el inicio de la construcción».

Sin duda, Intel también estaba pensando en su propio déficit de ingresos, que probablemente habrá disminuido alrededor de un 20% en 2022, según un informe de Gartner Inc. publicado a principios de esta semana.

A pesar de estas preocupaciones financieras, Esfarjani insistió en que el acuerdo sigue en pie, y que Intel sigue «comprometida con el éxito del proyecto de Magdeburgo.»

Intel ya iba a recibir unos 7.200 millones de dólares en subvenciones del Gobierno alemán, lo que suponía alrededor del 40% del coste total de la construcción de la nueva fábrica. Pero el mes pasado, el fabricante de chips solicitó repentinamente subvenciones adicionales, alegando que los costes de construcción estimados habían aumentado de 18.000 a 21.000 millones de dólares como consecuencia de la ralentización de la economía y el aumento de la inflación.

Según Reuters, un portavoz del Ministerio de Economía alemán declaró que su departamento mantiene conversaciones sobre el proyecto tanto con Intel como con la Comisión Europea. Añadió que el importe de la financiación que Alemania podría proporcionar a Intel tendría que ser aprobado por la Comisión Europea.

Fuente WEB | Editado por CambioDigital OnLine

Custom Text
Artículo anteriorTendencia de los fabricantes de procesadores pone en apuros a los centros de datos
Artículo siguienteCuentas falsas de Casio en Twitter: ejemplo de oportunismo utilizado para el fraude