Avaya se acoge por segunda vez al Capítulo 11 de la Ley de Quiebras

0
204

Avaya Inc, la veterana empresa de comunicaciones unificadas, ha comunicado esta semana que se acoge por segunda vez en su historia al Capítulo 11 de la Ley de Quiebras, al tiempo que ha anunciado un plan que recortará 2.600 millones de dólares de deuda de su balance.

La presentación de la empresa ante un tribunal de Texas reveló que ha llegado a un acuerdo con sus acreedores. Añadió que el plan de reestructuración contaba con el «apoyo abrumador» de más del 90% de sus prestamistas garantizados.

Mediante el plan de reestructuración, «eliminará más del 75% de su deuda», dijo la empresa. Como resultado, su pasivo total se reducirá de los 3.400 millones de dólares actuales a unos 800 millones, lo que le permitirá seguir desarrollando su actividad.

Avaya dijo en su presentación que «los ingresos por compras basadas en capex (licencia y soporte de software y hardware) han seguido disminuyendo en los últimos años, en consonancia con las tendencias del sector y la preferencia de los clientes por cambiar a soluciones basadas en la nube.»

La situación empeoró para Avaya cuando su negocio de suscripciones comenzó a ralentizarse durante el año fiscal 2022. La compañía logró recaudar 600 millones de dólares en financiación el pasado mes de julio, pero incluso con esa financiación, fue incapaz de darle la vuelta a la situación.

La quiebra de Avaya ha sido una opción sobre la mesa durante algún tiempo. El pasado mes de agosto, la empresa advirtió de que tenía «dudas sustanciales» sobre su capacidad para seguir operando como una empresa en funcionamiento, y dijo que no alcanzaría sus objetivos de ingresos del tercer trimestre fiscal de 2022 por una cierta distancia.

Esto ocurrió después de que la empresa contratara a Alan Masarek como nuevo consejero delegado en julio. Masarek había sacado a Vonage America LLC del borde de la quiebra antes de venderla a Telefonaktiebolaget LM Ericsson AB.

En un comunicado en el que anunciaba la quiebra, Masarek dijo que se unía a Avaya para reforzar su estructura de capital y llevar a cabo su transformación empresarial. «Estamos entusiasmados por seguir adelante como una empresa bien capitalizada con uno de los balances más sólidos de nuestro sector, que incluye un importante efectivo para invertir en nuestro propio éxito», dijo sobre el plan.

Avaya se fundó en 2000 tras escindirse de Lucent Technologies Inc. y debutó en bolsa ese mismo año. En 2007 se convirtió en una empresa privada en una operación de 8.200 millones de dólares liderada por Silver Lake Partners y TPG Capital. Parece que fue entonces cuando empezaron sus problemas, ya que permaneció como entidad privada durante toda una década hasta que se declaró en quiebra por primera vez en enero de 2017. Tras salir de ese proceso, volvió a cotizar en bolsa a finales de año.

La empresa es un actor importante en el negocio de la tecnología de comunicaciones unificadas, y también se dedica a las redes. Empezó como proveedor de comunicaciones y, más tarde, de hardware de redes. Pero en los últimos seis años ha estado impulsando su software de colaboración y centro de contacto en la nube.

Las empresas utilizan su software para gestionar sus centros de contacto y facilitar la colaboración empresarial. También ha establecido una asociación estratégica con RingCentral LLC, para que esta empresa ayude a desarrollar y vender sus ofertas basadas en la nube. RingCentral es también un importante respaldo financiero de Avaya, habiendo invertido 500 millones de dólares en la compañía en 2019.

La quiebra de Avaya pone de relieve los desafíos a los que se enfrentan las empresas tradicionales de hardware a medida que pivotan hacia la venta de productos basados en software como servicio. Es un proceso lento que implica un rediseño radical de las ofertas básicas y el modelo de negocio de la empresa, y claramente no siempre funciona según lo planeado.

Fuente WEB | Editado por CambioDigital OnLine

Custom Text
Artículo anteriorForrester: Los cambios generacionales están alterando los comportamientos tradicionales de compra de las empresas
Artículo siguienteFinanzas sostenibles impulsan la creación de valor ambiental, social y de gestión corporativa en las organizaciones