Los mejores valores tecnológicos en 2023

0
80

Las empresas de software optan cada vez más por un modelo de software como servicio en el que los clientes compran una suscripción a un programa en lugar de una licencia única. El acuerdo genera ingresos recurrentes para la empresa de software.

Los chips semiconductores impulsan el hardware. Las empresas de semiconductores diseñan y/o fabrican unidades centrales de procesamiento, unidades de procesamiento gráfico, chips de memoria y una amplia variedad de otros chips que ayudan a hacer funcionar los dispositivos actuales.

Las empresas de telecomunicaciones que prestan servicios inalámbricos forman parte del sector tecnológico. También lo son las empresas de streaming de video que facilitan el acceso a contenidos de alta calidad, y los proveedores de computación en nube que impulsan esos servicios de streaming.

Encabezan la lista
Muchas de las empresas más valiosas del mundo son tecnológicas. Estos son algunos de los valores tecnológicos más dominan e impresionantes que los inversores deberían tener en cuenta:

Amazon.com (NASDAQ:AMZN) es el principal minorista en línea y el principal proveedor de infraestructura de computación en la nube. Su fundador, Jeff Bezos, dimitió en julio, abriendo un nuevo capítulo para esta empresa tecnológica dominante.

Microsoft (NASDAQ:MSFT) es una empresa de software dominante conocida por su sistema operativo Windows para PC y el software de productividad Office. Microsoft es también el segundo mayor proveedor de infraestructura en la nube.

Apple (NASDAQ:AAPL) fabrica el iPhone, el iPad y las computadoras s ordenadores Mac. La intensa fidelidad de los clientes garantiza que repitan, y una creciente gama de servicios hace que el ecosistema de Apple sea pegajoso.

Intel (NASDAQ:INTC) es una de las mayores empresas de semiconductores del mundo. Intel diseña y fabrica unidades centrales de procesamiento (CPU) para PC y servidores, así como chips especializados para usos como la inteligencia artificial. La empresa está apostando fuerte por la fabricación, con planes para fabricar chips para otras empresas.

Netflix (NASDAQ:NFLX) es el líder del sector del streaming de video y gasta miles de millones de dólares al año en contenidos para mantener enganchada a su base de abonados.

Meta Platforms (NASDAQ:META) es la mayor empresa de redes sociales, con más de 2.000 millones de usuarios activos diarios en Facebook, Instagram, Messenger y WhatsApp. La empresa ve en la realidad virtual su futuro.

Alphabet (NASDAQ:GOOG) (NASDAQ:GOOGL) es la empresa matriz del gigante de las búsquedas en línea Google y del popular sistema operativo Android para teléfonos inteligentes.

Meta (antes Facebook), Amazon, Apple, Netflix y Alphabet (Google) se agrupan a veces como los valores FAANG. Las empresas dominan sus sectores, y sus acciones han producido rendimientos impresionantes durante la última década. Esa racha ganadora terminó en 2022, sin embargo, cuando casi todas las principales acciones tecnológicas cayeron, junto con el mercado en general.

En marzo de 2020 era imposible predecir cómo les iría a las empresas tecnológicas cuando la pandemia COVID-19 paralizó las economías y provocó una pérdida masiva de puestos de trabajo. Algunas empresas tecnológicas sufrieron efectos negativos inmediatos. Alphabet y Meta, por ejemplo, sufrieron una gran ralentización en el crecimiento de sus ingresos, ya que sectores tan afectados como el de los viajes y la hostelería redujeron su publicidad.

Otras empresas tecnológicas prosperaron. Amazon se benefició del auge de las ventas del comercio electrónico, ya que los compradores se alejaron de las tiendas, y Netflix disfrutó de un aumento de suscriptores, ya que los consumidores que no salían de casa tenían más tiempo para ver la televisión. La insaciable demanda de computadoras, teléfonos inteligentes y otros aparatos impulsó las ventas de Intel, Microsoft y Apple. Una potente combinación de opciones limitadas para que los consumidores gastaran su dinero y un estímulo económico sin precedentes ayudó a muchas empresas tecnológicas a registrar ingresos y beneficios récord.

Pero 2022 fue el principio del fin de la bonanza pandémica. La altísima inflación llevó a la Junta de la Reserva Federal a aumentar rápidamente los tipos de interés, presionando el gasto de los consumidores. La escasez se convirtió en superabundancia al mejorar las cadenas de suministro y disminuir la demanda pandémica. El mercado bursátil se desplomó, entrando en territorio de mercado bajista. Los valores tecnológicos fueron los más perjudicados.

Amazon aumentó enormemente su capacidad de comercio electrónico y computación en la nube durante 2020 y 2021 para satisfacer los asombrosos niveles de demanda. La empresa sobredimensionó el comercio electrónico y pasó la segunda mitad de 2022 cerrando y retrasando algunos almacenes en un esfuerzo por reducir costes. El negocio de la computación en nube también empezó a ralentizarse un poco en 2022, y es posible que la empresa se enfrente a un problema similar de exceso de capacidad. Los beneficios récord durante la pandemia se han desvanecido rápidamente, y la empresa ha registrado una pérdida neta de US$3.000 millones hasta los nueve primeros meses de 2022.

Fuente: Web. Editado por CambioDigital OnLine

Custom Text
Artículo anteriorEsta interesante función le permitirá aumentar la resolución de videos de baja calidad en Edge
Artículo siguienteLos gemelos digitales podrían ser la clave del éxito de la automatización