Silicon Valley Bank quiebra y las start-ups tecnológicas tiemblan al ver peligrar su futuro

La Casa Blanca, junto con el Tesoro, está siguiendo la evolución de la situación y vigilando lo que ocurre con el Silicon Valley Bank, el banco especializado en financiar nuevas empresas tecnológicas cuya caída se vio acelerada por algunas empresas de capital riesgo.

0
25

El cierre del banco y su absorción por las autoridades estadounidenses crea incertidumbre para el pago de los salarios a los empleados de las start-ups, pero también para su financiación, sin la cual el negocio parece estar en peligro. También tiemblan los bancos pequeños y regionales, asustados por el repentino colapso en apenas 48 horas. La quiebra de Silicon Valley Bank se suma a la crisis de Silvergate, que optó por la liquidación voluntaria.

Silicon Valley Bank quebró después de que los intentos de recaudación de fondos cayeran en saco roto y los clientes huyeran más rápido que las negociaciones para su venta. Las autoridades estadounidenses cerraron la entidad y se hicieron con su control, declarándola de hecho en quiebra, la segunda mayor de la historia de Estados Unidos tras la quiebra de Washington Mutual en 2008.El colapso agita los mercados preocupados por un posible efecto contagio y atemorizados por la hipótesis de que la quiebra pueda ser un nuevo «Lehman Brothers». Las bolsas europeas cerraron todas a la baja lastradas por el sector financiero.

También fue negativo Wall Street, donde, además del Silicon Valley Bank, los inversores trataban de digerir los datos con luces y sombras sobre el mercado laboral estadounidense. La economía creó 311.000 empleos en febrero, más de lo que esperaban los analistas. La tasa de desempleo, sin embargo, subió al 3,4%. Esto mantiene la presión sobre la Reserva Federal a la espera del dato del paro de la semana que viene y de la decisión sobre los tipos de interés a finales de marzo.

La Casa Blanca, junto con el Tesoro, está siguiendo la evolución de la situación y vigilando lo que ocurre con el Silicon Valley Bank, el banco especializado en financiar nuevas empresas tecnológicas cuya caída se vio acelerada por algunas empresas de capital riesgo -entre ellas el Founders Fund de Peter Thiel- que aconsejaron a las empresas de su cartera que retiraran dinero de la institución. Un consejo que se convirtió en estampida y quiebra en menos de 48 horas. Ante las primeras dificultades, Silicon Valley Bank trató primero de tranquilizar y luego de reforzarse captando nuevos fondos. Una operación desesperada que, sin embargo, fracasó, iniciando una espiral que acabó por descontrolarse con la quiebra. Para California, se trata del segundo banco perdido en muy poco tiempo: además del SVB, Silvergate Capital Corp decidió cerrar sus operaciones y proceder a su liquidación.

El caso del Silicon Valley Bank, dicen algunos observadores, no es un nuevo Lehman Brothers, pero muestra los efectos de las subidas de tipos de interés de la Reserva Federal sobre la liquidez. Los problemas de SVB tienen su origen en el punto álgido del boom de la industria tecnológica, cuando la empresa decidió aparcar US$91.000 millones de depósitos en valores relacionados con hipotecas y bonos del Tesoro, que se anunciaban como seguros pero que ahora valen US$15.000 millones menos que cuando los compró SVB debido a las subidas de tipos.

Con la quiebra, los US$175.000 millones en depósitos, incluidos los de algunos de los nombres más importantes del mundo tecnológico, pasan a estar bajo el control de la Federal Deposit Insurance Corp. La agencia federal ya ha creado un nuevo banco, el National Bank of Santa Clara, para los depósitos y activos de SVB: la nueva entidad estará operativa a partir del lunes para facilitar las retiradas de fondos de los clientes de la entidad en quiebra.

Se informó a última hora que el Gobierno estadounidense toma cartas en el asunto y adopta un plan para evitar que la quiebra del Silicon Valley Bank se convierta en un nuevo Lehman Brothers. El Tesoro, la Fdic y la Fed anuncian -en una nota conjunta- que todos los depósitos en Svb estarán disponibles a partir del lunes 13 de marzo, incluidos los superiores a US$250.000 asegurados por la Federal Deposit Insurance Corp. Además, el banco central pone a disposición una nueva ventanilla de liquidez para ayudar a los bancos a responder a las peticiones de los clientes en caso de corrida.

Fuente: Web. Editado por CambioDigital OnLine

 

Custom Text
Artículo anteriorSamsung y CLX presentaron en Venezuela la línea Galaxy S23 en un evento multiexperiencia
Artículo siguienteLa violencia digital trasciende la frontera de la virtualidad