Stephen King: «La Inteligencia Artificial es como el dinero falso en el cine»

Para el escritor de "The Atlantic", la tecnología aún no convence.

0
29

La inteligencia artificial es como el dinero falso que se utiliza en las películas, creíble a primera vista pero no tan convincente tras un examen minucioso: el escritor Stephen King utiliza esta metáfora para hablar de la IA generativa como ChatGPT y Bard. Lo hace en un ensayo publicado en la revista The Atlantic, en el que insinúa que no teme que esta tecnología se utilice en el campo creativo porque los resultados aún no son convincentes.

Para apoyar esta tesis, el autor de libros tan populares como El resplandor y Misery describe una escena de su libro, que saldrá a la venta en septiembre y se titula Holly, en la que un personaje se acerca por detrás a otro y lo mata con una pistola, disparándole un tiro en la nuca. Cuando el asesino da la vuelta al cuerpo de la víctima, se da cuenta de que la bala no ha escapado, sino que le ha dejado un pequeño bulto en la frente que se convertirá en su obsesión. El truco, explica King, es el resultado de «un verdadero momento creativo, surge de estar en la historia y ver lo que ve el asesino. Fue una revelación. ¿Puede una máquina crear ese bulto? Yo diría que no. Pero debo, a regañadientes, añadir que todavía no’, añade.

Las reflexiones llegan en un momento en que el tema de la inteligencia artificial se impone en Hollywood, pero también en el mundo editorial. Varios escritores se han quejado de que la IA se entrena con sus libros. La memoria de las computadoras es tan grande que todas mis novelas podrían caber en un pen drive», escribe King, «pero hay que preguntarse si la suma vale más que las partes. Por lo que he visto, la respuesta sigue siendo no».

Por último, el maestro del horror, aun con toda cautela, sostiene que resistirse a la marcha inevitable de la inteligencia artificial es inútil. ¿Prohibir que se enseñen (si se puede decir así) mis historias a las computadoras? Aunque pudiera», observa, «me convertiría en el rey Canuto que impide que suba la marea. O el ludita que intenta detener el progreso industrial rompiendo en pedazos un telar de vapor».

Fuente: Web. Editado por CamvioDigital OnLine

Custom Text
Artículo anteriorEl poder del trabajo híbrido: la nueva clave del éxito empresarial
Artículo siguienteEl Pentágono empieza a utilizar IA para drones de combate