De Musk a Zuckerberg, grandes nombres en el Congreso por la IA

Trabajan con el Senado y la Casa Blanca para definir las reglas.

0
12

Grandes nombres de Silicon Valley desfilan por el Capitolio y se enfrentan a los senadores estadounidenses en torno a la inteligencia artificial, la nueva tecnología que Washington quiere regular, pero de la que aún sabe poco.

De Elon Musk a Mark Zuckerberg, pasando por Bill Gates y Sundar Pichai, de Google, los peces gordos de la tecnología se presentaron puntualmente en la Kennedy Caucus Room -la histórica cámara del Senado para las investigaciones del Titanic y el Watergate- para la primera de una serie de reuniones a puerta cerrada con un pequeño grupo bipartidista de senadores. Una reunión que, según muchos, más que una confrontación y un intercambio de opiniones es la primera lección de un curso intensivo de inteligencia artificial para políticos estadounidenses.

«Estamos aquí para responder a sus preguntas», dijo Sam Altman, número uno de OpenAI, la empresa que está detrás de ChatGPT, cuando se le preguntó cuál era su mensaje a los senadores estadounidenses. El líder demócrata en el Senado, Chuck Schumer, deseaba vivamente la reunión, que consideraba importante en el contexto de la definición de las reglas de una industria que, si bien asusta, presenta grandes oportunidades. Se trata, pues, de encontrar el equilibrio adecuado, imponiendo apuestas sin ahogar la innovación, y de establecer una asociación público-privada que pueda enviar un mensaje positivo y proactivo al país. La IA es un tema en el que la Casa Blanca también es activa y quiere desempeñar un papel en la elaboración de normas, también de cara a las elecciones de 2024, las primeras de la era ChatGPT. «Es una tecnología poderosa sobre la que tenemos que ser proactivos», señaló Eric Schmidt, ex consejero delegado de Google, al entrar en la reunión.

«Existe un fuerte consenso sobre la necesidad de regular la inteligencia artificial. Las consecuencias si algo sale mal con la IA pueden ser graves, así que tenemos que ser proactivos. La inteligencia artificial es potencialmente arriesgada para todos los humanos», se hizo eco Elon Musk, patrón de X, quien se mostró convencido de la importancia de contar con «un árbitro» en el sector. Todos los presentes en la sala, relató Musk, levantaron la mano cuando se les preguntó si el sector de la IA necesitaba reglas. Según el multimillonario, tarde o temprano se creará una agencia para regular la IA, pero actualmente el Congreso no está suficientemente preparado para dictar normas para la industria. Aunque enemigos en el mercado, todos los líderes de Silicon Valley demostraron su fuerza y compromiso al mostrarse dispuestos al diálogo. Una confrontación en la que podrán dar su opinión e influir en las decisiones, sin dejar carta blanca a los políticos, que ya están divididos sobre las modalidades de la reunión organizada por Schumer. La senadora demócrata Elizabeth Warren le criticó por organizar una reunión a puerta cerrada en la que sólo cuatro senadores -dos republicanos y dos demócratas- pudieron formular preguntas.

A los demás se les permitió participar, pero sólo en calidad de oyentes. Las críticas también fueron apoyadas por otros políticos, pero no impidieron ni entorpecieron la reunión, que representa -como explicó Schumer en la apertura de los trabajos- el primer paso en una «compleja y vital tarea de sentar las bases de políticas bipartidistas capaces de ser aprobadas por el Congreso».

Fuente: Web. Editado por CambioDigital OnLine

Custom Text
Artículo anteriorIdemia es reconocida en tecnologías biométricas en los últimos rankings del NIST
Artículo siguientePepsiCo Venezuela celebra el Día de la Agricultura a través de «Agro con Propósito»