2027: 50% de ingenieros de software empresariales utilizarán herramientas de codificación basadas en aprendizaje automático

0
27

El Hype Cycle de Gartner muestra que las prácticas de IA y la ingeniería de plataformas alcanzarán la adopción generalizada en la ingeniería de software en un plazo de dos a cinco años

Las tecnologías transformacionales, incluyendo la ingeniería de software aumentada por IA (AIASE), los asistentes de codificación de IA y la ingeniería de plataformas, alcanzarán la adopción generalizada en 2-5 años, según el Gartner, Inc. Hype Cycle for Software Engineering, 2023.

«La ingeniería de software potenciada por la IA y el aprendizaje automático (ML) está cambiando la forma en que se crea, prueba y opera el software, y la necesidad de una IA responsable es cada vez mayor», afirma Dave Micko, Senior Director Analyst de Gartner. «Prácticas como la ingeniería de plataformas comenzarán a inyectar perspectivas de los sistemas desplegados en los sistemas que se están desarrollando».

Estas tecnologías, junto con otras, están escalando la cima de las expectativas infladas y el beneficio transformacional que se espera que tengan en la ingeniería de software en los próximos años podría tener un impacto significativo en los modelos de negocio de una organización, impulsando nuevas estrategias y tácticas.

Asistentes de codificación de IA
Gartner predice que, para 2027, el 50% de los ingenieros de software de las empresas utilizarán herramientas de codificación basadas en ML, frente a menos del 5% en la actualidad. Los productos de generación de código basados en modelos de fundamentos pueden generar sugerencias complejas y más largas, lo que se traduce en un aumento significativo de la productividad de los desarrolladores.

Debido a que la demanda de software supera la capacidad de la mayoría de las organizaciones, los desarrolladores existentes están al límite, incapaces de crear funciones lo suficientemente rápido o de encontrar satisfacción en su trabajo. Los asistentes de codificación de IA están surgiendo como aceleradores, impulsando la productividad y la felicidad de los desarrolladores. Al encargarse de las tareas rutinarias, los asistentes permiten a los desarrolladores centrarse en actividades de mayor valor. Esto permite a las organizaciones ofrecer más funciones más rápidamente con los equipos existentes.

Ingeniería de software mejorada con IA
El ciclo de vida del desarrollo de software incluye tareas rutinarias y repetitivas, como el código de pruebas funcionales y unitarias y la documentación, que las herramientas AIASE automatizan. Esto permite a los ingenieros de software centrar su tiempo, energía y creatividad en actividades de alto valor, como el desarrollo de características.

Las ventajas de utilizar AIASE incluyen la asignación de capacidad de ingeniería de software a iniciativas empresariales de alta prioridad, complejidad e incertidumbre, ayudando a los equipos de calidad a desarrollar pruebas autorreparadoras y rutas de código no obvias que detecten problemas, ofrezcan soluciones y generen automáticamente escenarios de prueba.

Ingeniería de plataformas
Para ayudar a gestionar la complejidad del ecosistema tecnológico, muchas empresas digitales están adoptando prácticas de ingeniería de plataformas y estableciendo equipos de plataformas para proporcionar plataformas coherentes, integradas y seguras a sus equipos de desarrollo y productos. La ingeniería de plataformas se centra en proporcionar herramientas, capacidades y procesos de autoservicio que ayuden a los usuarios de las plataformas a aportar valor empresarial, al tiempo que gestionan los costes y los riesgos.

Gartner predice que para 2026, el 80% de las organizaciones de ingeniería de software establecerán equipos de plataforma como proveedores internos de servicios, componentes y herramientas reutilizables para la entrega de aplicaciones.

Fuente: Gartner

Custom Text
Artículo anteriorLograr la tranquilidad total de la seguridad digital, ¿es posible?
Artículo siguienteAWS re:Invent 2023: Amazon AWS lanza su propio terminal «Thin Client» empresarial