Cinco grandes tendencias del fraude en 2024

0
26

La utilización de la inteligencia artificial (IA) ya es una realidad en varios sectores, desde la agricultura hasta el transporte. Particularmente en el mercado financiero, las aplicaciones relacionadas a esta tecnología han transformado y seguirán transformando la oferta de bienes y servicios en todo el mundo.

Actualmente, el uso responsable y ético de la IA es el foco de discusión de los grandes y poderosos grupos en todo el mundo. Pero más allá de eso –y de la regulación– también es importante prestar atención al uso indebido de la IA para difundir información errónea, invadir la privacidad de las personas y cometer fraudes.

En este 2024, identifico cinco grandes “puntos ciegos”, todos ellos ya reconocidos y estudiados cuidadosamente en otras ocasiones, pero que siguen llamando la atención sobre el astuto desarrollo de los estafadores para crear estrategias evasivas que confunden o bloquean los sistemas activos antifraude.

1. El phishing sigue siendo una amenaza común y, con la evolución de la IA generativa, la creación de correos electrónicos o mensajes falsos tiende a volverse más convincentes. Es en este contexto que los usuarios deben estar cada vez más atentos a los mensajes recibidos por correo electrónico, SMS, WhatsApp, contactos en las redes sociales o llamadas telefónicas, especialmente si estos contactos van acompañados del envío de enlaces para acceder a los detalles de la comunicación y así recopilar datos e información para cometer fraudes.

2. La práctica del consumidor de comprar en línea tiende a ser cada vez más significativa, según la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO), México está avanzando velozmente en cuestión de desarrollo y consumo en el sector de comercio electrónico y se tiene una proyección para el país de alcanzar un crecimiento del 11% de 2021 al 2025. El consumo digital es una puerta de entrada para los estafadores. Es necesario prestar atención y tener cuidado al proporcionar información personal y de pago para evitar que el robo de identidad y fraudes en los medios de pago.

3. Hablando de identidad robada, el fraude de esta naturaleza es una preocupación creciente. Con los avances del machine learning y el uso cada vez mayor de aplicaciones de inteligencia artificial, han surgido los «deepfakes» (videos o grabaciones de audio falsos que se ven y suenan exactamente como los reales). Estos fraudes combinados con el fraude online se han convertido en una herramienta muy utilizada por los estafadores mediante el uso de datos personales o incluso la creación de identidades falsas.

4. También irá en aumento el uso de la ingeniería social, o manipular a las personas con alguna información veraz para inducirlas a realizar alguna actividad. Por lo tanto, es necesario poner mucha atención al momento de proporcionar datos, hacer transferencias, reenviar mensajes y acceder a enlaces. Por lo general, los delincuentes utilizan esta información para realizar estafas financieras. Es importante tener cuidado con las promesas de inversión que dicen tener poco o ningún riesgo y ofrecen márgenes de rendimiento muy por encima de lo que brinda el mercado. También se debe estar alerta ante mensajes de supuestas gratificaciones, sorteos o pagos de cuentas, transacciones inesperadas y/o transferencias de recursos urgentes (emergencias).

5. Por último, se debe poner atención a las filtraciones de datos. Además de los datos personales, otros datos están en la mira de los estafadores, como los de los dispositivos que se encuentran conectados a Internet, desde teléfonos móviles y computadoras, hasta electrodomésticos, vehículos y hogares. Los estafadores ahora también ‘secuestran’ estos dispositivos y datos, y para liberarlos piden el pago de un rescate, provocando interrupciones, pérdidas financieras o incluso la pérdida permanente de datos valiosos.

En el mundo del fraude una cosa es segura, por cada solución creada, surge una nueva estafa. En este sentido, la IA es un motor importante para recalcular rutas, comprender patrones o sus desviaciones. Con la ayuda de la ciencia y las matemáticas es posible integrar redes neuronales y predecir escenarios posibles y certeros.

Autor: Luis Silvestre, Consultor de negocios de FICO.

Custom Text
Artículo anteriorDispositivos de seguridad para el hogar y los wearables para la salud, encabezan preferencia de compra
Artículo siguienteCEO de Epson, Yasunori Ogawa visitó Latinoamérica por primera vez