Consejos para que los niños y adolescentes permanezcan seguros en Internet

0
8

Los peligros en línea siguen creciendo, y ésta es una preocupación que no deja fuera a nadie. Ante la dinámica actual, los niños y adolescentes están sumamente expuestos a los riesgos cibernéticos. En este Día del Niño, dar a nuestros hijos y a los menores de edad de nuestro entorno el regalo de su seguridad en el mundo digital no tiene precio.

Lo primero es demostrarles que nos importa su seguridad en Internet. Hable con ellos sobre lo que hacen en línea, tanto en casa como en la escuela. ¿Qué temas les interesan? ¿Qué apps usan, tanto para la escuela como para divertirse? ¿Tienen influencers favoritos? Es crucial comprobar periódicamente lo que les ocurre en el entorno online, como lo hacemos en sus vidas en general.

1. Hablar de lo malo
Estar en línea puede ser fantástico, pero es crucial que nuestros hijos sepan que hay cosas no tan divertidas a las que debemos prestar atención. Hablar de manera cotidiana de estos temas hace que sean vistos como algo normal, y así es más fácil que acudan a nosotros ante cualquier problema que puedan tener.

La charla sobre “el peligro de interactuar con extraños” adquiere un significado completamente nuevo en el ámbito del ciberverso. Tal vez se sorprenda de lo que puedan decirle los niños y adolescentes sobre lo que saben de los siguientes temas:
Amigos en línea: si sólo lo conocemos online, puede no ser quien dice ser.
Compartir demasiado: lo que publicamos en línea puede ser visible para todos, aun con configuraciones de privacidad habilitadas, y probablemente se quedará ahí para siempre.

¿Qué compartiríamos con un extraño en la calle?
Cyber bullying: anime a sus hijos a que le digan si alguien es malo con ellos u otras personas en línea, y a que reflexionen antes de postear o comentar algo en Internet.
Riesgos de ciberseguridad: si no tenemos cuidado de los sitios que visitamos, los enlaces a los que hacemos clic y las contraseñas que creamos, los delincuentes pueden acceder a nuestros datos y sistemas. Una buena idea para concientizar a los niños sobre contraseñas seguras, phishing y cómo se deja una huella digital es aprovechar historias que ya conocen, como los cuentos infantiles, como sugiere la Agencia de Ciberseguridad de Singapur. Para los hijos mayores, puede exponer sobre ChatGPT, que promete mucho, pero suele no cumplir: brinda información inexacta, potencialmente recopila y usa nuestros datos de forma incorrecta, etc.).

2. Ordenar la configuración
Tener una adecuada configuración parental de privacidad y seguridad puede ayudar a prevenir situaciones antes de que ocurran y darle tranquilidad al tiempo que brinda a sus hijos cierta sensación de libertad online. Si su hijo tiene un nuevo dispositivo o descargó una app nueva, es una gran oportunidad de ordenar las configuraciones y hablar con él sobre el tema.

Para cada gadget o app que usen los niños y adolescentes a su alrededor, considere lo siguiente:
Controles parentales: considere los filtros de idoneidad del contenido, aprobaciones de descarga o eliminación de aplicaciones, permisos de compra y límites de tiempo en pantalla. Consulte esta guía para limitar contenido en YouTube[2], por ejemplo.
Configuración de privacidad: vaya más allá de la configuración predeterminada cuando se trata de privacidad. Compruebe quién puede ver lo que hace su hijo y quién puede contactar con él.
Configuración de seguridad: asegúrese de que los niños y jóvenes usen contraseñas seguras, largas y únicas, y que tomen ventaja de la autenticación multifactor siempre que sea posible. Además, hay que actualizar periódicamente los dispositivos y aplicaciones, y considerar instalar antivirus. Cualquier protección que pueda implementar y no requiera que el menor tenga que hacer algo, hará más fácil mantener los gadgets seguros.

3. Dar un buen ejemplo
Como consejos para hacer de la seguridad una prioridad en el hogar, podemos mencionar los siguientes:
-Practique buenos principios básicos de seguridad, como proteger su red doméstica y emplear contraseñas seguras.
-Configure una estación de carga que requiera que todos los dispositivos estén fuera de las habitaciones por la noche. Esto les da a todos un descanso del mundo online.
-Manténgase informado sobre lo cibernético, incluidas las nuevas apps y lo que hacen.

Considere su propia presencia en Internet: ¿Cuánto tiempo pasa en línea? ¿Podría sustituir el tiempo que la pasa haciendo scroll en las redes sociales por algo más divertido en familia? Si configura los controles parentales a su propio smartphone ayuda a limitar el tiempo que está frente a la pantalla.

Y finalmente, haga consciencia de detenerse siempre a pensar antes de publicar algo online. Recuerde que todo lo que publique estará potencialmente ahí a la vista de todo el mundo, siempre. Si va a subir fotos de sus hijos a las redes sociales, piense que esto los involucrará a ellos para siempre; bríndeles la misma cortesía que se daría a usted mismo.

Autor: Gil Vega, CISO de Veeam.

Custom Text
Artículo anteriorSamsung en Conexión AI: 48 millones de usuarios en Latinoamérica utilizan la app SmartThings
Artículo siguienteLa NASA recibe datos vía láser de una nave a más de 226 millones de kilómetros de la Tierra