¿Qué es el modelo SaaS? El software como servicio explicado en detalle

El consumo de software como servicio se ha convertido en la tendencia dominante para las aplicaciones empresariales en la última década. Así es como el modelo SaaS conquistó el mundo.

0
11

Una de las formas más populares de computación en nube es el software como servicio (SaaS). Es una de las tres categorías principales de la computación en nube, junto con la infraestructura como servicio (IaaS) y la plataforma como servicio (PaaS). El SaaS se ha convertido en el modelo de distribución de software dominante desde que debutó en el mercado a principios de la década de 2000.

Definición de SaaS
SaaS son las siglas de software como servicio, lo que significa que el software es alojado por un proveedor externo y entregado a los clientes a través de Internet como un servicio. Aunque la mayoría de los productos SaaS se dirigen a usuarios empresariales, algunos productos han demostrado ser populares entre los consumidores individuales, como la aplicación para tomar notas Evernote o las herramientas de finanzas personales como TurboTax y Mint.

En los entornos corporativos, los usuarios acceden a las aplicaciones de productividad o al software corporativo desde un proveedor de servicios en lugar de hacerlo desde el centro de datos privado de su empresa. Microsoft 365 y Salesforce son ejemplos habituales de este tipo de software SaaS que se utiliza en las empresas y que antes se alojaba y desplegaba desde los centros de datos de las empresas.

SaaS representa una marcada diferencia con el antiguo modelo de compra única de software que tiene que ser alojado, desplegado y gestionado por los propios compradores. El modelo de entrega de SaaS es posible gracias a una arquitectura multi-tenant, en la que un proveedor de servicios puede desplegar varias versiones del mismo software desde un único servidor físico. Cada usuario o empresa tiene su propia versión de la aplicación, con las personalizaciones, los datos y los controles de acceso asociados, pero a partir de una base de código compartida que se puede modificar, actualizar y gestionar de forma centralizada.

De este modo, el software puede ser adquirido por particulares o para un grupo selecto de usuarios y pagarse mediante una suscripción mensual o anual por «puesto», en lugar de realizar una gran inversión inicial en una licencia perpetua (permanente), iniciando así una larga implantación y comprometiéndose a años de mantenimiento, actualizaciones y contratos de asistencia.

SaaS frente a IaaS frente a PaaS
El SaaS se sitúa junto a la infraestructura como servicio (IaaS) y la plataforma como servicio (PaaS) como los tres modelos más populares de consumo de la nube. La IaaS proporciona los bloques de construcción para utilizar los servicios en la nube, como la computación, el almacenamiento, la red y la supervisión, mientras que la PaaS ensambla estos bloques de construcción en una plataforma de desarrollo de software más fácil de consumir.

El SaaS es diferente porque no está dirigido principalmente a los desarrolladores de software. En cambio, las aplicaciones empresariales más populares, como el correo electrónico, la gestión de las relaciones con los clientes (CRM) y las herramientas de gestión financiera, están disponibles bajo demanda desde cualquier lugar a través de un navegador web, un ordenador de sobremesa o un dispositivo móvil.

Ventajas del modelo SaaS para las TI de las empresas
Dado que los empleados están cada vez más distribuidos y son más remotos, SaaS permite a los usuarios autorizados acceder a una aplicación desde cualquier lugar y en cualquier dispositivo autorizado, sin tener que estar detrás del cortafuegos corporativo. Esto también permite una mayor colaboración en tiempo real, ya que SaaS permite utilizar simultáneamente la misma herramienta o documento.

SaaS también ofrece a las empresas una mayor flexibilidad a medida que crecen, ya que sólo tienen que pagar para que los empleados utilicen el software si el uso se supervisa y gestiona correctamente. Este modelo también reduce la carga de mantenimiento de los equipos de TI para mantenerse al día con las últimas versiones o instalar parches, como las actualizaciones de seguridad, porque el proveedor de SaaS se encarga de todo esto.

Riesgos y desafíos del modelo SaaS
Sin embargo, SaaS también presenta un nuevo conjunto de riesgos, la mayoría de los cuales se reducen a depender de un proveedor externo para mantener la seguridad y el tiempo de funcionamiento de sus servicios para los usuarios.

A diferencia de las antiguas aplicaciones empresariales, altamente personalizables, los clientes también dependen del proveedor para crear nuevas funciones y corregir errores de manera oportuna. También exigen que el proveedor mantenga la disponibilidad del software. Como hemos visto en innumerables ocasiones en la era de la nube, las interrupciones de los proveedores de servicios pueden afectar a miles, si no millones, de clientes simultáneamente.

La seguridad y la privacidad también son problemas, especialmente si un proveedor de servicios de confianza sufre una violación de datos. Sin embargo, el consenso del sector es que la seguridad del SaaS es mucho más sólida que la de la mayoría de los centros de datos corporativos, aunque una brecha en el proveedor de SaaS afectará a muchos más usuarios que una brecha en un único centro de datos privado.

Ejemplos de empresas SaaS
El concepto de software como servicio, tal y como lo conocemos hoy, fue introducido por Marc Benioff y Parker Harris, de Salesforce, a principios de la década de 2000. En la actualidad, Salesforce no sólo es un gigante del SaaS, sino también el líder del mercado de software de gestión de relaciones con los clientes (CRM).

El modelo de Salesforce ha dado lugar a otras innumerables empresas que ofrecen su software como servicio, como el almacenamiento de archivos con Dropbox y Box, el software de colaboración con Microsoft 365 y Google Workspace, la mensajería con Slack, las aplicaciones de recursos humanos y finanzas con Workday, y el software de servicios de TI con ServiceNow. La mayoría de las empresas de software empresarial han pasado a ofrecer su software como servicio o, al menos, con precios a la carta, tal y como dicta ahora el mercado.

En el otro extremo de la escala, no paran de surgir nuevas empresas de SaaS que intentan poner a disposición de los usuarios todo tipo de aplicaciones, desde la declaración de la renta hasta el software de firma electrónica.

Redacción CambioDigital Online – CWI.it

Artículo anteriorLogicalis advierte de los riesgos de un salto desordenado a cloud
Artículo siguienteNeuralink capta más de 200 millones de dólares de capital riesgo