Las implicaciones de la hiperconvergencia en las operaciones TI se resumen en una: su simplificación

0
11

Las infraestructuras tecnológicas en las que se sustentan un número creciente de soluciones y servicios sobre los que se basan los modelos de negocio de las empresas en una economía profundamente transformada digitalmente han evolucionado al ritmo marcado por los progresos tecnológicos en campos como el networking, los procesadores o el almacenamiento.

De las soluciones hardware, on-premise, se dio el salto a la nube pública como supuesta panacea para olvidarse de las complejidades asociadas al mantenimiento de redes, servidores o el almacenamiento, para “descubrir” luego el modelo de nube híbrida, donde se recupera veladamente la filosofía tradicional on-premise, pero integrando tendencias como la definición por software de funciones que tradicionalmente dependían del hardware. O el desarrollo rápido de aplicaciones y servicios bajo el paraguas de DevOps.

Era el caso, por ejemplo, de las SDN o redes definidas por software donde los firewalls, switches o los appliances de seguridad gobernados por firmware se “llevaron” al mundo del software, reemplazando la inteligencia de sus operaciones hardware por la lógica de soluciones de software en servidores.

La digitalización llega al hardware
Básicamente, la tendencia que subyace a los movimientos que se han visto en los últimos años en los departamentos IT es la de eliminar la complejidad asociada a la configuración directa de los sistemas y equipos de hardware, abstrayéndolo y “convirtiendo” las unidades de disco SSD o HDD, los equipos de red tales como firewalls o routers y appliances y los procesadores y memoria en recursos gestionbles por software, del mismo modo que entidades tradicionalmente analógicas como el vídeo, el audio o el propio dinero han pasado de ser entidades materiales para convertirse en datos.

Las redes definidas por software y la virtualización de funciones de red, la virtualización en los servidores o la virtualización de los sistemas de almacenamiento han convergido finalmente en las arquitecturas TI hiperconvergentes (HCI o Hyper Converged Infraestructures) trasladando el peso de la administración del hardware al software. En las soluciones HCI un único appliance contiene las tecnologías de red, almacenamiento y computación necesarias para desplegar soluciones y servicios en entornos tanto de nube privada (on-premise) como en entornos de nube híbrida.

Un ejemplo: si en un modelo de arquitectura TI “divergente” crear una sala virtual de videoconferencia precisaba definir reglas específicas en los equipos de red, levantar una instancia virtualizada de una solución de videoconferencia o gestionar un espacio de almacenamiento en el pool de storage, en un modelo HCI se puede hacer básicamente a través de una app incluso en un portátil desde el domicilio de un administrador TI teletrabajando, cuando no automatizadamente bajo el paraguas de un modelo de negocio que ofrezca soluciones de videoconferencia sobre una plataforma de suscripción.

Hiperconvergencia: más vale software que hardware
La introducción del software en la gestión del hardware tiene muchas ventajas frente a los modelos tradicionales, pero puede dar cierto “vértigo”, especialmente para los administradores y directores TI al perder la referencia de un territorio conocido como es el de los servidores, racks, reglas rígidas y definidas concienzudamente adaptadas a las necesidades de la empresa, etcétera.

En un caso como el de la pandemia, se ha visto que estas soluciones basadas en reglas son frágiles. Si de un día para otro es necesario movilizar a todos los empleados a sus domicilios, la rigidez de las reglas es un obstáculo. Una solución definida por software y automatizada permitiría realizar los cambios necesarios para movilizar a los empleados de una forma ágil, segura y ordenada. De la configuración de hardware se pasa a manejar políticas de software, capaces, por ejemplo, de crear conexiones VPN seguras de forma automatizada y jerarquizada.

Esta filosofía puramente TI en el contexto de la gestión empresarial se traslada también hoy a los modelos de negocio, basados cada vez más en tecnologías digitales donde la relación con los clientes se lleva a cabo a través de apps y servicios y los productos son cada vez menos físicos y más digitales, basados en datos.

Syneto ofrece a las empresas y organizaciones, independientemente de su tamaño, soluciones HCI que permiten llevar las ventajas de la hiperconvergencia a sus modelos de negocio y/o infraestructuras TI. Estas soluciones HCI ofrecen múltiples ventajas frente a las soluciones tradicionales puramente hardware.

Por un lado, se simplifica la relación con las infraestructuras IT: el almacenamiento, el networking y los recursos de computación se gestionan mediante software. No hay que saber nada de LUN para almacenamiento o complejas reglas de enrutamiento, priorización o filtrado para el tráfico de red. Tampoco hay que preocuparse de asignar procesadores o memoria de forma individual para todos los procesos: se trabaja con un alto nivel de abstracción del hardware.

Además, se pueden detectar irregularidades más fácilmente y solucionarlas desde las herramientas de gestión HCI. También se simplifica la gestión remota de las infraestructuras TI.

Tampoco es necesario parar todo (downtime) para hacer cambios en la configuración: podremos realizar ajustes en la infraestructura TI sin que haya que programar paradas en todos los servicios o aplicaciones. El hardware, además, se aprovecha de un modo eficiente, aprovechando los recursos de red, almacenamiento o computación al máximo posible de acuerdo con las jerarquías y prioridades definidas, claro está.

Es una solución escalable: a medida que la demanda aumenta, es posible ir añadiendo más soluciones HCI a medida que se necesiten o “tirar” de recursos cloud en un momento dado si usamos soluciones de nube híbrida.

Los costes son más reducidos en las soluciones HCI. La integración de redes, almacenamiento y computación en un único appliance permite ajustar la inversión de un modo más ajustado y equilibrado que con soluciones independientes. En las soluciones HCI, fabricantes como Syneto ofrecen a los clientes configuraciones equilibradas en sus propuestas HCI tales como las HYPERSeries donde los recursos de almacenamiento, networking y computación están “tuneados” y balanceados para diferentes necesidades. Variables como el Capex y el Opex se benefician de la adopción de soluciones hiperconvergentes de un modo significativo.

El despliegue de las soluciones HCI es más sencillo. Es casi “Plug and manage” por decirlo de un modo simplificado: no hay que “pegarse” con la configuración de sistemas de almacenamiento en red, o equipos de red ni enrutamientos o tareas similares, tradicionalmente basadas en reglas y en herramientas de diferentes proveedores que no siempre “hablan” el mismo idioma para las configuraciones TI.

Los datos están protegidos. Syneto ha integrado en sus soluciones HCI una capa adicional de protección para los datos. Las políticas de backup y restauración son parte esencial de las soluciones hiperconvergentes de Syneto, añadiendo protección contra ransomware, facilidad para desplegar soluciones a partir de copias de seguridad con un clic, ayudando a predecir tiempos de recuperación tras un desastre de tan solo 15 minutos, etcétera. Es una capa de tranquilidad que apreciarán especialmente las empresas con departamentos TI subcontratados o ajustados al máximo.

Facilitan la adopción de tendencias como la computación en el edge. Esta tendencia está calando rápidamente en las empresas que trabajan alrededor de la captación de datos a partir de sensores o alrededor del procesado de datos en tiempo real resultantes de la propia operativa de su área de actividad. Soluciones HCI como la HYPERSeries 2000 está dimensionada para este tipo de despliegues.

El impacto en los departamentos TI: simplificación
El salto de una infraestructura TI tradicional a una HCI tiene un impacto real en el rol de los administradores TI. En primer lugar, muchas de las tareas relacionadas con la gestión de la red, el almacenamiento (NAS, DAS, etcétera) o la virtualización de servidores o VDI, sin olvidar la gestión de la seguridad, pasan a consolidarse alrededor de las soluciones HCI como las que propone Syneto, con protección de datos integrada dentro de sus plataformas HYPERSeries, por ejemplo.

En este sentido, los directores de TI necesitan dar un salto hacia roles de más alto nivel de abstracción, centrándose menos en “apagar fuegos” y más en aspectos como la eficiencia, la agilidad en el despliegue de soluciones y servicios en escenarios DevOps o en la adopción de las mejores soluciones de virtualización o despliegue de servicios.

Estos roles están más alineados con la gestión que con la configuración, por decirlo de un modo metafórico. Es algo así como pasar de abrir el motor en un garaje a conectar el coche al sistema de diagnóstico para revisar los parámetros de funcionamiento y ajustar parámetros sobre una consola en vez de usar la llave inglesa y el destornillador. Las operaciones TI se simplifican de un modo notable en un escenario HCI.

Las propuestas HCI de Syneto, además, integran en sus soluciones hiperconvergentes aspectos como la recuperación frente a desastres o la protección de datos, y simplifican muchas de las tareas tradicionales de los profesionales y directores TI, como en las HYPERSeries 3000. Además, el peso de las decisiones y la operativa de los profesionales TI cae más en aspectos como la rapidez, agilidad y eficiencia de los despliegues que en la propia configuración de los equipos de red, almacenamiento o procesamiento, que convergen en una única entidad en los escenarios HCI.

Como todos los cambios, puede provocar una cierta sensación de vértigo o desamparo para los profesionales y directores TI acostumbrados a una cierta forma de trabajo. Pero tanto a corto como a largo plazo, la simplificación de las operaciones TI prevalece frente a ese vértigo. Es preciso adquirir habilidades en los aspectos de gestión y adoptar roles y responsabilidades en aspectos más relacionados con la operativa de negocio que con la propia tecnología de las infraestructuras TI.

La correcta orquestación de los servicios, máquinas y escritorios virtuales o aplicaciones es una responsabilidad compartida con los equipos de desarrollo que también realizan su actividad en el plano del software, aunque con otros roles, eso sí. El trabajo de los departamentos TI, en última instancia, cobra aún más relevancia si cabe. Y aunque parezca contradictorio, esa relevancia se sustenta en la simplificación de sus tareas operativas.

Manuel Arenas – Syneto

Artículo anteriorFirefox presenta una tecnología de aislamiento de sitios
Artículo siguienteCantv intensifica acciones para combatir delitos contra los servicios de conectividad