Memoria DDR5: cómo afectará a la IA y la virtualización

La memoria RAM es una cuestión de rendimiento, y el estándar DDR5 promete una memoria mucho más rápida con un menor consumo de energía.

0
22

Este año, los proveedores de servidores comenzarán a cambiar a una nueva forma de memoria RAM: la versión 5 de doble tasa de datos o DDR5. Gracias a sus mejores prestaciones, será una innovación tecnológica muy interesante en determinados ámbitos como la virtualización y la inteligencia artificial. La especificación DDR ha sido desarrollada por el Consejo Conjunto de Ingeniería de Dispositivos Electrónicos desde 2001, y con cada iteración la especificación admite mayor velocidad y menor consumo de energía. Evidentemente, este paso incremental también se aplica a la DDR5.

Los chips de memoria DDR4 tienen una velocidad de reloj que va desde la DDR4-1600 hasta la DDR4-3200 (de 1600 Mhz a 3200 Mhz), mientras que la DDR5 comienza a 3200 Mhz y llegará a 6400 Mhz. La memoria DDR5 también tiene un voltaje de funcionamiento de 1,1 voltios, por debajo de los 1,2 voltios de la DDR4. Puede que no parezca mucho, pero multiplíquelo por cientos o incluso miles de módulos DIMM en un centro de datos y verá el importante ahorro de energía que se puede conseguir.

Otra cosa que las empresas deberían apreciar es que la memoria DDR5 tiene corrección de errores interna y, por lo tanto, corrige los errores antes de enviar los datos a la CPU, algo que la versión DDR4 no tenía. Las diferentes generaciones de memoria DDR están relacionadas con las diferentes generaciones de CPU. Por ejemplo, la memoria DDR4 llegó al mercado en 2016 y se utilizó por primera vez con la familia de procesadores Haswell-EP de Intel y las CPU Ryzen de AMD.

La memoria DDR5 podría empezar a integrarse en los servidores a finales de año, cuando lleguen las CPUs destinadas a soportarla, es decir, los Xeon de la familia Sapphire Rapids y los procesadores de la serie Epyc Genova de AMD.

Tenga en cuenta que no será posible utilizar los módulos DIMM DDR4 existentes en los nuevos servidores equipados con estos procesadores, ni tampoco será posible poner módulos DIMM DDR5 en los servidores Xeon o Epyc más antiguos. Esto se debe a que las clavijas de los módulos DIMM DDR5 son físicamente diferentes de las de los módulos DIMM DDR4, y las nuevas CPU están diseñadas para aprovechar la funcionalidad de DDR5.

Los casos de uso más interesantes
Las aplicaciones que hacen un uso intensivo de la memoria sacarán el máximo partido al hardware compatible con DDR5, mientras que las aplicaciones que aprovechan la caché de la CPU serán las que menos ganen. Entre las aplicaciones que requieren una CPU se encuentran las bases de datos, la inteligencia empresarial y cualquier otra cosa que requiera un uso intensivo del procesador.

Cuanto más complicado sea el código, o cuanto más acceso a los datos tenga, más a menudo se accederá al bus DDR. Cuando esto ocurra, se producirá una mejora significativa del rendimiento con respecto a la memoria DDR4, afirma Jim Handy, analista de Objective Analysis. Los dos grandes beneficiarios del rendimiento de la DDR5 serán principalmente los sistemas virtualizados y la inteligencia artificial (IA).

El procesamiento de la CPU comienza en la memoria caché y si la CPU no encuentra los datos que necesita, busca en la memoria principal. Con la IA, puedes guardar algo en la caché y luego borrarlo inmediatamente, luego guardar otra cosa en la caché, luego borrarla inmediatamente, luego guardar otra cosa en la caché, y así sucesivamente. Y cada vez que se mueve algo más en la caché, hay que cambiar a la DRAM para obtener los datos anteriores.

Handy no espera ver el uso de DDR5 en el mercado de las unidades de estado sólido a corto plazo (o quizás nunca) porque éstas son muy lentas en comparación. «Todo lo que se comunica en el bus NVMe es infinitamente lento en comparación con el canal de memoria». La memoria DDR5 para sistemas de sobremesa, que ya está disponible en el mercado, cuesta mucho más que la DDR4 para la misma capacidad de memoria (pero está a punto de bajar), mientras que los principales proveedores de servidores aún no han lanzado nuevos servidores a la espera de que Intel y AMD saquen sus nuevos chips al mercado.

Readacción CambioDigital OnLine – CWI.it

Artículo anteriorCIO 2022: La atención se centra en los fundamentos de TI
Artículo siguienteEstudio de FICO sobre fraude financiero revela que exceso de confianza pone en riesgo a consumidores mexicanos