Las redes sociales ya no quieren ser gratuitas

0
83

Instagram y Twitter ya están probando modelos de membresía, y aplicaciones de mensajería como Telegram ya ofrecen servicios premium de pago. ¿Qué pasará en un futuro próximo?

Si hay una máxima que hemos aprendido bien en los últimos años navegando por la red, es esta Si algo es gratis, es porque nosotros somos el producto. Lo sabíamos después de conseguir el trato, pero aun así nos quedamos, sobre todo en las redes Rsociales donde compartimos ciertos datos personales para conectarnos, compartir opiniones y consumir o crear contenidos.

El dilema ahora es que las redes sociales sin intermediarios quieren monetizar y quieren que el dinero salga de nuestros bolsillos, no (sólo) de los patrocinadores.

¿Merece la pena pagar?
Pedir dinero a un cliente no es fácil, sobre todo cuando se le ha ofrecido un servicio gratuito durante años. Los periódicos y sus suscripciones lo saben bien, y ahora las empresas de redes sociales se mantienen al margen. Creen que están monetizando para mejorar el servicio, pero la pregunta sigue siendo por qué alguien les pagaría.

La calidad y la relación con el cliente son las claves del éxito. El mejor ejemplo, a pesar de su crisis interna, es Netflix. Nunca ha sido gratis y la gente compra su suscripción, ¿por qué? Porque creen que vale la pena. Pagan no sólo por el catálogo de series y películas, sino también por la calidad y estabilidad de la plataforma.

Otros se unieron al formato Freemium, que ofrece contenidos gratuitos pero patrocinados. Facebook ha dominado el mundo con este modelo, pero empieza a mostrar grietas. YouTube y Spotify También apuestan por este negocio, pero con una publicidad tan invasiva que obliga a los usuarios a saltar a la versión de pago.

Gratis pero limitado
En principio, las redes sociales seguirán siendo gratuitas, pero poco a poco buscarán que los usuarios se suscriban y paguen por ver determinados contenidos. Instagram ya ha empezado a probarlo desde principios de este año. La excusa es que los creadores ganen dinero por sus contenidos, pero también Instagram You podrá monetizar para mantenerlos a todos.

El modelo que están probando consiste en que los influencers compartan fotos y vídeos exclusivos a quienes paguen. Los precios van desde los 0,99 dólares hasta los 99,99 dólares, según el promotor, y de momento solo funciona en Estados Unidos.

El CEO de Instagram, Adam Moser, ha dicho que la plataforma pretende ser «el mejor lugar para que los creadores online se ganen la vida». Asegura que esta fue la mayor queja que recibieron de los influencers.

Así, en el perfil del creador de contenidos hay una nueva pestaña «Inicio del suscriptor» en la que los seguidores de pago pueden ver anillos o fotos disponibles sólo para ellos. Los suscriptores también serán identificados por una insignia púrpura y podrán formar parte del círculo íntimo del creador participando en transmisiones en vivo exclusivas o estando en grupos de chat de hasta 30 personas.

«Este es sólo un paso en un viaje mucho más largo para proporcionar a los creadores de todo el mundo una amplia gama de medios de vida». Estamos muy entusiasmados», dijo Moseri.

Twitter también ha empezado a ofrecer funciones a los que pagan, pero a diferencia de Instagram, la red social nunca ha obtenido muchos beneficios de la publicidad y sigue probando modelos para hacerla rentable.

La llamada función de pago de Twitter blue y «es una suscripción mensual que da a nuestros usuarios más fieles acceso exclusivo a las características premium y a la personalización de la aplicación por un pequeño precio», según publican en su página web. ¿Qué tan «pequeño» es el precio? Este es el eje de la polémica inflacionista. Cuesta 2,99 dólares al mes, pero pronto subirá a 4,99 dólares, un incremento de más del 60%. Esto lleva a los usuarios a preguntarse si merece la pena pagar por las funciones adicionales, como la cancelación de un tuit en caso de error, la personalización de la barra de navegación, la visualización de contenidos sin anuncios o la lectura de largas secuencias de tuits.

Twitter Blue sólo está disponible actualmente en Estados Unidos, Canadá, Australia y Nueva Zelanda y es compatible con iOS, Android y la web.

Inclúyelos también «super follow «Opción de donar dinero a otros usuarios de Twitter por 2,99 dólares, 4,99 dólares y 9,99 dólares.

Mensajes premium
Las aplicaciones de mensajería también intentan monetizarse. Sin embargo, aunque el modelo de negocio de suscripción es similar al de las redes sociales, su discurso es más efectivo.

WhatsApp, según sus creadores, era gratuita y sólo querían ganar dinero pagando un dólar por descargar la app. Luego fue adquirida por Facebook, que prometió mantener su espíritu libre de anuncios, pero esa promesa se ha roto. Meta, la empresa matriz de WhatsApp, Instagram y Facebook, está estudiando alguna forma de suscripción, pero aún no ha movido ficha.

La app de mensajería Telegram lanzó una versión premium de 4,99 dólares para sus clientes de todo el mundo. En nuestra economía del dólar con impuestos, el precio es demasiado alto, pero la oferta para los clientes frecuentes es una buena opción. Telegram ofrece muchas ventajas a quienes estén dispuestos a pagar por ellas: Envío de multimedia y archivos de hasta 4 GB, mayor velocidad de descarga, posibilidad de seguir hasta 1000 canales, mejor organización de las conversaciones, guardar hasta 400 GIFs, nuevos iconos para la pantalla de inicio, biografía más larga y enlaces a redes, función de texto de salida automática , fotos de perfil con vídeos animados y canales sin publicidad.

Telegram siempre va un paso por delante de WhatsApp en cuanto a servicios y funcionalidades, y este modelo de negocio puede ser un espejo donde se miren otros mensajeros. La compañía confirma esto «Telegram Premium es una opción de pago ya que la mayoría de las características premium requieren costes adicionales de Telegram para terceros.como proveedores de centros de datos y fabricantes de servidores. Las contribuciones de los usuarios de Telegram Premium nos permiten cubrir estos costes y también ayudan a mantener Telegram gratis para todos.»

Nichos y negocios
Los casos de éxito en cuanto a la monetización de las redes sociales se siguen dando en nichos. Twitter es un buen ejemplo. La mayor plataforma de streaming en directo es gratuita, pero los usuarios promocionados pagan una suscripción para tener contacto directo y contenidos exclusivos de los creadores que más les gustan. Por cierto, YouTube también lo permite, pero no lo fomenta.

El negocio es trabajar para otro, Only Fans aumetó sus ingresos pagando a los suscriptores de los creadores de contenidos eróticos.

Ganar dinero es el objetivo de muchos creadores de contenidos, y ya hemos hablado de cómo se promocionan los contenidos para recibir aportes monetarios y conseguir apoyo económico de los seguidores.

El problema es que cada día hay más plataformas -desde la música, el cine y las noticias hasta el diseño o la comida- que intentan monetizarse, y los usuarios empiezan a cansarse de las suscripciones.. Si, además, las redes sociales que más usan ahora también quieren cobrarles, la propuesta no suena atractiva y el modelo de negocio amenaza con colapsar.

Un negocio diferente
Las redes sociales chinas TikTok i Kuwait También han encontrado formas de monetizar más allá de la publicidad. Aunque todavía no funcionan aquí, ambas son plataformas de venta online. Permiten a sus creadores vender productos y cobrar una comisión. Lo facilitan incluso durante la emisión en directo Ver la demanda en tiempo real de ropa, maquillaje, gadgets o cualquier producto que el usuario ofrezca a sus seguidores.

Fuente WEB |Editado por CambioDigital online

Custom Text
Artículo anteriorLa crisis golpea el mercado de las tabletas, las entregas bajan
Artículo siguienteAmazon compra el fabricante de Roomba, iRobot, por 1.700 millones de dólares en efectivo