¿Qué es una eSIM? Aquí tienes todo lo que necesitas saber

0
18

La humilde tarjeta SIM ha sobrevivido durante bastante tiempo, pero ya no se utiliza en los teléfonos modernos de gama alta. En su lugar, los fabricantes incorporan SIMs incrustadas, o eSIMs, para identificar tu dispositivo ante los operadores. Los servicios de pago por uso, como Straight Talk, siguen utilizando tarjetas SIM de probada eficacia, pero cada vez es más frecuente que tu teléfono venga con una eSIM en lugar de una tarjeta SIM física.

¿Pero qué es una eSIM? Aquí te explicamos qué es una eSIM y en qué se diferencia de una tarjeta SIM extraíble.

¿Qué es una tarjeta SIM?
Es la solución más conocida de las dos. Se trata de un Módulo de Identidad del Suscriptor que se coloca en una bandeja especial y se desliza en un dispositivo como si fuera un cajón. Normalmente lo suministra un operador y se programa con información de la cuenta, como el número de teléfono y las claves de seguridad, para identificarte y autentificarte en la red de tu operador. Las tarjetas SIM también pueden almacenar contactos y mensajes SMS, aunque estas funciones apenas se utilizan porque los smartphones actuales son mucho más potentes.

Sin esta tarjeta, tu teléfono ni siquiera tiene un número de teléfono válido, por lo que no podrás hacer ni recibir llamadas en una red inalámbrica. Estados Unidos y muchos otros países exigen que los teléfonos puedan realizar llamadas a los servicios de emergencia, incluso sin tarjeta SIM, pero eso es una excepción.

Esta pequeña tarjeta tiene una muesca en una esquina con circuitos dorados en un lado que se conectan a un lector de tarjetas dentro del teléfono. Las tarjetas SIM vienen en cuatro tamaños diferentes -estándar, mini, micro y nano-, por lo que debes asegurarte de adquirir el tamaño correcto para el teléfono que utilizas.

Lo más importante es que, como la tarjeta SIM es extraíble, puedes sacarla fácilmente de un dispositivo e insertarla en otro. Esto te permite actualizar tu teléfono sin tener que llamar a tu operador. También es una forma estupenda de evitar los gastos de itinerancia cuando se viaja, ya que se puede contratar un servicio de pago por uso con un operador local en el lugar de destino; se cambia la tarjeta SIM normal, se introduce una tarjeta de un operador local y se tiene un nuevo número de teléfono en su red. A menudo se pueden recoger tarjetas SIM de prepago en los quioscos de los aeropuertos y estar en funcionamiento con un número local minutos después de aterrizar.

¿Qué es una eSIM?
Una SIM integrada, o eSIM, no se puede quitar. Es una tarjeta SIM programable que está físicamente conectada (soldada) a la placa base de tu smartphone. Hace todo lo que hace una tarjeta SIM extraíble, pero no se puede extraer físicamente, al menos no sin romper el teléfono y desoldar el chip.

Esto puede parecer problemático a primera vista. Por ejemplo, cuando se viaja al extranjero utilizando teléfonos con tarjetas SIM extraíbles, se puede cambiar a la tarjeta SIM de otro operador para obtener cobertura local y evitar el pago de las tarifas de itinerancia de su operador principal. Del mismo modo, si quieres cambiar de operador local pero mantener tu teléfono, una tarjeta SIM extraíble puede sacarse y sustituirse fácilmente por una nueva en cuestión de segundos. La primera impresión puede ser que esto es imposible con una eSIM.

Sin embargo, la tecnología eSIM hace que cambiar de operador sea aún más fácil, al menos en teoría. En lugar de esperar a que te envíen una nueva tarjeta SIM o de tener que ir a una tienda local para recoger una, puedes hacer el cambio directamente en tu teléfono introduciendo la información de tu operador, a menudo simplemente escaneando un código QR con la cámara de tu smartphone. Si tu smartphone tiene una eSIM en su interior, encontrarás opciones en los ajustes que te permitirán configurar tu eSIM, cambiar entre líneas y operadores, y gestionar tus cuentas. Si eres un usuario de doble SIM, la tecnología eSIM puede incluso admitir varias cuentas, y cambiar entre ellas es muy fácil.

Por desgracia, aunque conseguir una eSIM debería ser más fácil que obtener una SIM física, no siempre es así. Algunas operadoras han tardado más que otras en adoptar la sencillez de la eSIM, y no es raro encontrarse con algunas que todavía quieren enviarte los códigos de la eSIM por correo o hacerte visitar una tienda antes de que puedas configurar tu teléfono. Esto elimina una de las mayores ventajas de usar una eSIM, pero afortunadamente la mayoría de las compañías están trabajando rápidamente para ponerse al día.

La otra ventaja significativa de la tecnología eSIM es el espacio que se ahorra al eliminar la bandeja SIM física. Los dispositivos pueden ser más pequeños porque el chip de la eSIM está incrustado en la placa base del dispositivo: no se ocupa espacio innecesario colocando una ranura y una bandeja en el borde exterior del dispositivo. Esto permite diseños más delgados y baterías más grandes.

Dispositivos con tecnología eSIM
El Pixel 2 de Google se envió con una eSIM que solo era compatible con Google Fi, mientras que el Pixel 3 y los dispositivos Pixel más recientes son compatibles con operadores móviles de terceros. Samsung llevó la eSIM a su línea de teléfonos inteligentes insignia con el Galaxy S20, y la Surface Pro LTE de Microsoft fue el primer dispositivo de Windows 10 que se envió con tecnología eSIM.

Apple introdujo la eSIM en 2017 con el Apple Watch Series 3, el primer Apple Watch con capacidad LTE. Aunque el Apple Watch utiliza exclusivamente la eSIM, cuando el iPhone XS y el iPhone XR debutaron al año siguiente, Apple añadió la eSIM para complementar la ranura de la tarjeta SIM física y ofrecer soporte para dos líneas de teléfono. Apple también añadió la eSIM al iPad Pro de 2018, aunque no eliminó la ranura de la tarjeta SIM física; la eSIM se ofreció como alternativa para quienes prefirieran utilizarla para configurar su iPad para el servicio celular en lugar de una SIM física.

Apple sigue utilizando una combinación de tarjeta SIM física y eSIM en casi todos los modelos de iPhone. Sin embargo, el año pasado, el iPhone 13 obtuvo soporte para utilizar dos tarjetas eSIM, permitiendo a los usuarios obtener soporte dual-SIM sin necesidad de una tarjeta SIM física. Esto allanó el camino para la línea de iPhone 14 de este año, en la que Apple ha eliminado por completo la ranura para la tarjeta SIM física en los modelos estadounidenses, haciendo que la eSIM sea la única forma de activar el iPhone 14 en una red de operador.

Los modelos de iPhone 14 que se venden en la mayoría de los demás países siguen incluyendo dos tarjetas eSIM y una ranura para tarjeta SIM física, igual que el iPhone 13. La notable excepción a esta regla es China, donde la eSIM nunca se ha incluido en un iPhone. En cambio, cuando Apple debutó con el iPhone XS/XR en China, proporcionó dos ranuras para tarjetas SIM físicas. Esa práctica ha continuado hasta el día de hoy, incluso con la línea del iPhone 14, que sigue luciendo dos ranuras SIM físicas en China, y ninguna eSIM.

Sin embargo, si estás en EE.UU. y quieres una ranura para tarjeta SIM física en tu iPhone 14, hay una cosa que querrás tener en cuenta antes de saltar a Canadá o a México para hacer una pequeña compra transfronteriza. Aunque todos los modelos de iPhone norteamericanos son compatibles con las mismas frecuencias 4G/LTE, 5G de banda baja y 5G de banda media, solo los modelos de iPhone estadounidenses son compatibles con el 5G de ondas milimétricas utilizado para las partes más rápidas de la cobertura 5G Ultra Wideband de Verizon y 5G Plus de AT&T.

¿Cuándo puedo empezar a utilizar una eSIM?
Lo más probable es que tu dispositivo móvil ya cuente con una tarjeta eSIM, como hemos indicado anteriormente. Los portátiles con conectividad celular se conectan mayoritariamente mediante la tecnología eSIM, como el Surface Pro X y varios modelos de Acer, Asus, Dell, HP, Lenovo y Samsung. Todavía se ven casos en los que se emplean tarjetas SIM en los diseños de los portátiles, pero eso es cada vez menos común.

Hasta que la tecnología eSIM se convierta en el estándar universal, muchos teléfonos seguirán teniendo una bandeja designada para una tarjeta SIM extraíble. No hay nada de malo en utilizar uno de estos teléfonos: es sólo un medio más antiguo para identificarte en la red de un operador. Aun así, cambiar una tarjeta SIM puede ser problemático, dado su tamaño y los delicados circuitos de no tocar. Gestionar una eSIM es más fácil para todos, tanto si cambias de teléfono como si te mudas a otro operador.

Si utilizas un teléfono de doble SIM con una tarjeta SIM física y una eSIM, como un iPhone o un Google Pixel, es posible que también puedas transferir la información de tu SIM física directamente a tu eSIM. Muchas operadoras lo permiten, y iOS y Android ofrecen herramientas para hacerlo de forma rápida y sencilla. Una vez hecho esto, puedes tirar tu vieja tarjeta SIM a un lado y liberar esa ranura para una tarjeta SIM física para viajar.

Sin embargo, aunque es conveniente que lo compruebes con antelación, puede que te sorprenda gratamente ver que muchas operadoras internacionales admiten la eSIM, y es difícil discutir que es mucho más fácil escanear un código QR que intentar cambiar una pequeña y frágil tarjeta SIM, especialmente cuando se viaja por un aeropuerto con mucho tráfico.

Fuente WEB | Editado por CambioDigital OnLine

Artículo anteriorEncuesta de Gartner muestra que 75% de las organizaciones buscan la consolidación de proveedores de seguridad en 2022
Artículo siguienteSe anuncian mejoras clave en Netskope Cloud Firewall