Todo lo electrónico será más costoso en 2023

0
246

Aunque estamos acostumbrados a que las nuevas generaciones de aparatos electrónicos cuesten más o menos lo mismo que la generación anterior, el segmento de la electrónica no es inmune a la inflación. Con los recientes anuncios de subidas de precios de los semiconductores a partir de 2023, los consumidores deberían actuar con rapidez para conseguir precios más bajos en esta temporada de vuelta a clases y de vacaciones.

Todo empezó en junio con el anuncio por parte de Taiwan Semiconductor Manufacturing Company (TSMC), la mayor fundición de semiconductores del mundo, de subidas de precios a partir de 2023, y las fichas del dominó están cayendo.

Al anuncio de TSMC le siguió otro similar de Intel, y los informes de DigiTimes de que Marvell y Qualcomm notificaron a sus clientes que aumentarían los precios de los chips. Ahora parece que la mayoría de las empresas de semiconductores, si no todas, les siguen con sus propias subidas de precios.

Las subidas de precios se trasladan a los consumidores
Como componente clave de casi todo lo que usamos en nuestra vida diaria, desde los cepillos de dientes eléctricos y las tostadoras hasta los teléfonos inteligentes y los autos, los aumentos de precios de los semiconductores forzarán incrementos similares en toda la cadena de valor y, finalmente, esos aumentos se trasladarán a los consumidores.

Incluso las tarifas de servicio que cobran las empresas de comunicaciones, Internet y entretenimiento probablemente aumentarán al repercutir el aumento de precios de sus nuevos equipos.

Estos anuncios de precios no son sorprendentes.

La industria de los semiconductores ha estado luchando con las limitaciones de la capacidad y la cadena de suministro durante el repunte de la demanda durante Covid. Anteriormente, las fundiciones presionaron para que sus clientes de semiconductores invirtieran más en la capacidad futura o se enfrentaran a la consecuencia de perder la prioridad de fabricación y/o a precios más altos.

Pero, con las continuas limitaciones y el aumento de los precios de las materias primas, las fundiciones y los fabricantes de dispositivos integrados (IDM) como Intel, Microchip y Micron se enfrentan al mismo problema: el aumento de los costos.

No hay solución rápida
Como ya ha indicado Tirias Research, no hay una solución fácil para resolver los problemas de suministro de semiconductores. La mayor parte de la nueva capacidad de fabricación se construirá para dar soporte a los nuevos nodos de proceso de fabricación en los que el mayor costo puede recuperarse a través de mayores márgenes de beneficio.

Esto deja limitaciones en los nodos de proceso más antiguos hasta que la demanda se reduzca a medida que se introduzcan nuevos productos en nodos de proceso avanzados y se disponga de capacidad adicional para los nodos más antiguos.

Dado que las aplicaciones de automoción, industriales, médicas e incluso algunas de consumo utilizan los mismos chips durante cinco, diez o incluso más años, pasarán años antes de que la demanda de fabricación se nivele entre los nodos de proceso más antiguos y la capacidad de fabricación existente.

Además, se necesitan al menos dos años para construir y empezar a poner en marcha una nueva fábrica de semiconductores, incluso en un sitio de fabricación existente. Aunque algunas fundiciones se han comprometido a construir nuevas fábricas, gran parte de ese compromiso se basaba en la financiación asistida de los gobiernos de Estados Unidos y la UE, que ha tardado mucho en llegar.

En el momento de escribir estas líneas, Estados Unidos ha financiado las leyes CHIPS y FABS, pero sigue sin estar claro cómo se asignarán esos fondos y cuándo estarán disponibles para los fabricantes de semiconductores.

Más presiones inflacionistas
Estos problemas ya son suficientemente graves, pero cuando se combinan con los continuos paros en China, la limitación de la extracción de materias primas, los cuellos de botella en el transporte marítimo y la escasez de mano de obra, la industria de los semiconductores, como todas las demás industrias, sucumbirá a las presiones de la inflación.

La única solución real al problema es un reajuste de la demanda, que se traduce en una corrección general del mercado, es decir, una recesión. Aunque la economía se encamina hacia una recesión, se necesitará tiempo, posiblemente algunos años, para reducir la tasa de inflación y volver a equilibrar la renta disponible y los precios de todo, desde las materias primas hasta los bienes de consumo.

En consecuencia, en lo que respecta a la electrónica, el mejor plan para los consumidores es fijar los precios de lo que necesitan en esta temporada de vuelta a clases y de vacaciones, porque los precios más altos serán la norma en 2023.

Fuente WEB | Editado por CambioDigital OnLine

Custom Text
Artículo anteriorLa versión beta gratuita del protector de correo electrónico de DuckDuckGo ya está abierta a todos
Artículo siguienteDigitel aumentó cobertura 4G LTE en Mérida y Trujillo