Generar contenido con I.A. sigue reportando cifras rojas a las empresas que lo ofrecen

La difícil tarea de obtener ganancias al ofrecer servicios de I.A.

0
35

El auge de ChatGPT a finales del año pasado despertó un gran interés por las nuevas tecnologías de inteligencia artificial generativa, y hoy en día casi todos los grandes proveedores de software se han subido al carro.

Sin embargo, a pesar del enorme entusiasmo de los proveedores de tecnología y los clientes por la IA generativa, nadie ha descubierto aún cómo ganar dinero con estos nuevos y potentes productos. Al contrario, se cree que empresas como Microsoft, Google y OpenAI están perdiendo enormes cantidades de dinero al ofrecer capacidades de IA generativa a sus usuarios, como informó el Wall Street Journal.

Por ejemplo, uno de los primeros productos de IA generativa en lanzarse fue GitHub Copilot, un servicio que utilizan los programadores para crear, corregir y traducir código de software. Microsoft, propietaria de GitHub, ha afirmado que cuenta con más de 1,5 millones de usuarios y que escribe alrededor de la mitad del código que generan.

Pero incluso con su adopción generalizada, se ha convertido en un enorme pozo de dinero, dijo al Journal una persona familiarizada con las cifras. GitHub cobra a los usuarios 10 dólares al mes por utilizar Copilot, pero pierde unos 20 dólares al mes por cliente de media.

La IA generativa es una tecnología cara porque los modelos pueden tardar años en entrenarse y perfeccionarse, e incluso después de hacerlo requieren enormes recursos sólo para funcionar en el día a día. «Requieren una enorme capacidad de cálculo», explica a The Journal Jean-Manuel Izaret, responsable del departamento de marketing, ventas y precios de Boston Consulting Group. «Requieren una inteligencia masiva».

También hay un elemento de exageración en muchos casos de uso. Por ejemplo, ChatGPT funciona con el modelo GPT-4 de OpenAI LP, del que se dice que es uno de los más potentes del mundo. Sin embargo, muchos suscriptores empresariales de ChatGPT lo utilizan para realizar tareas extremadamente limitadas. En palabras del Journal, utilizar GPT-4 para resumir un correo electrónico es como repartir una pizza en un Lamborghini.

Precios más altos, modelos más baratos
Para dejar de sangrar dinero, muchas empresas están pensando en desarrollar modelos menos potentes para realizar tareas empresariales más sencillas, mientras que otras simplemente planean aumentar sus costos. Microsoft, por ejemplo, va a cobrar una cuota adicional de unos 30 dólares al mes por una versión de su paquete de software Office 365 con la opción de IA. Actualmente, la versión más barata de Office 365 cuesta unos 10 dólares al mes. Las funciones de IA podrán redactar correos electrónicos y presentaciones de PowerPoint, generar hojas de cálculo de Excel automáticamente y realizar muchas otras tareas.

Del mismo modo, Google está planeando pedir a los usuarios que paguen 30 dólares al mes por las funciones de IA generativa de su propio software de productividad, mientras que su nivel de suscripción más bajo cuesta actualmente sólo 6 dólares.

Al mismo tiempo, otros informes afirman que Microsoft está tratando de desarrollar modelos menos potentes para eliminar el problema de la sobrecarga. Por ejemplo, está creando modelos de IA más pequeños y económicos para Bing, que se dedicarán exclusivamente a la búsqueda web. Al parecer, algunos de esos modelos se basarán en IA de código abierto de empresas como Meta Platforms Inc.

Adobe Inc. sigue una táctica diferente. Ha creado un sistema de créditos para su herramienta de generación de imágenes Firefly. Si un cliente agota sus créditos mensuales asignados, el servicio Firefly se ralentizará, según la empresa, para desincentivar el uso excesivo.
«Intentamos ofrecer un gran valor, pero también protegernos de los costos», declaró al Journal Shantanu Narayen, Consejero Delegado de Adobe.

Los clientes y los inversores siguen teniendo dudas
El reto al que se enfrentan Microsoft, Google y otros que están pensando en cobrar más por sus servicios de IA es que deben realizar un delicado acto de equilibrio, ya que no todo el mundo cree que merezca la pena pagar por el software. «Muchos de los clientes con los que he hablado no están satisfechos con el coste que les supone utilizar algunos de estos modelos», afirma Adam Selipsky, Consejero Delegado de Amazon Web Services Inc.

Por ahora, los problemas de monetización de la IA generativa no han disuadido a los inversores, que han lanzado colectivamente miles de millones de dólares a las startups más prometedoras este año. Según el Journal, OpenAI está barajando la posibilidad de vender acciones, lo que elevaría su valor a más de 90.000 millones de dólares, el triple de lo que valía a principios de año.

Sin embargo, muchos en el sector creen que es sólo cuestión de tiempo que el entusiasmo de los inversores decaiga. Cuando eso ocurra, mucha gente va a analizar detenidamente los costos de la IA y las formas de utilizar la tecnología de forma rentable.

Fuente WEB | Editado por CambioDigital OnLine

Custom Text
Artículo anteriorKurios: Robótica e Informática para niños y adolescentes
Artículo siguienteLinkedIn despliega IA para la selección de personal