La evolución de las redes en los espacios inteligentes en 2022

Las escuelas, hoteles y oficinas adoptarán nuevas tecnologías para retomar actividades en un esquema híbrido, mientras construyen espacios seguros y habitables en la pandemia.

0
21

El aprendizaje a distancia, el trabajo desde casa y la visualización remota de eventos especiales hicieron que la infraestructura de red fuera más importante en 2021, una tendencia que continuará en 2022, ya que las empresas, las escuelas y los lugares públicos compiten por el tiempo, la energía y el dinero de la gente. Habrá un nuevo énfasis en mejorar la experiencia de los estudiantes, trabajadores o visitantes, y muchas de estas nuevas experiencias se basan en un sólido acceso a la red y en la conectividad. Veamos cómo esta tendencia a mejorar la experiencia a través de las capacidades digitales está afectando a las instalaciones educativas, las oficinas, los hoteles y otros lugares públicos.

Transición del aprendizaje digital en el aula
La transición hacia el aprendizaje digital en las escuelas fue acelerada por el COVID-19, la implantación real de las aulas híbridas, el aprendizaje remoto y el plan de estudios a distancia apenas comienzan, y probablemente se queden. La pandemia obligó a muchas instituciones educativas a adoptar a algunas de estas tecnologías antes de que estuvieran preparadas para ello, y la experiencia fue deficiente. Ahora, estas escuelas se están adaptando al presente.

La visión ideal es que todas las aulas y salas de conferencias den cabida a entornos de aprendizaje híbrido que atraigan a estudiantes presenciales y remotos por igual. Las aulas deben estar equipadas con micrófonos, cámaras y pantallas de video para apoyar este modo de aprendizaje, y cada estudiante tendrá un dispositivo digital. Aunque la configuración es posible, el reto es construir la infraestructura de red para apoyar esta meta a futuro.

Con dispositivos inteligentes en las aulas, aumenta el acceso a la educación remota.
Dentro de cada plantel, habrá una migración hacia las redes convergentes, ya que las redes de aprendizaje digital, cobertura celular en interiores, cableado estructurado y LAN dentro del edificio, así como los sistemas de IoT, se unen y obligan a los departamentos de TI y de tecnología operativa (OT) a colaborar como nunca antes. Los sistemas de automatización de edificios para la calefacción y la refrigeración, la iluminación, los detectores de humo y las cerraduras electrónicas se están trasladando a las redes IP, lo que está forzando la importancia de la convergencia. Algunas instalaciones decidirán hacer converger las redes para lograr una mayor eficiencia, mientras que otras seguirán manteniendo redes separadas; sin embargo, lo ideal es que los proveedores de redes admitan ambos modelos.

En esta tendencia hacia el aumento del aprendizaje digital se debe abordar la cuestión de cómo pagarlo. El aprendizaje en casa continúa y hablar de las cuestiones de equidad digital se convertirá en un factor más importante en 2022. De hecho, la experiencia de los estudiantes y sus familias influye en el lugar al que envían a sus hijos para su educación (la educación en casa, los colegios de enfoque especializado o los privados son cada vez más atractivos si las instituciones públicas no invierten lo suficiente). Este cambio social repercute directamente en las escuelas públicas, ya que su financiación se basa en la asistencia media diaria, y con la disminución de la asistencia es más difícil costear las tecnologías de aprendizaje a distancia.

La brecha digital deja estragos exorbitantes, con 17 millones de estudiantes en América Latina que están en peligro de abandonar sus estudios desde que inició la pandemia, según la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI). Han surgido algunos estímulos para que los alumnos retomen las clases, uno de ellos viene por parte de la empresa de enseñanza Kumon, que en México reabrió centros escolares con las herramientas tecnológicas necesarias para la modalidad híbrida. En estos proyectos se distinguirán los proveedores que ofrezcan asesoramiento y asistencia para identificar y ayudar a obtener financiación de infraestructura para sus clientes.

Las universidades también buscan financiación, y no hay tanta disponible para la educación superior como para las escuelas primarias y secundarias. Esto está fomentando una competencia más dura por parte de los estudiantes que pueden pagar la colegiatura completa.

Muchos estudiantes tienen trabajo, familia u otros compromisos, y el aprendizaje flexible con clases grabadas es una buena forma de atraerlos. Para ganar en este terreno, las universidades se centran en los programas de aprendizaje flexible y tratan de atraer a los estudiantes ofreciendo una experiencia de campus centrada en ellos. En lugar de añadir edificios o contratar personal, las escuelas están invirtiendo en el aprendizaje electrónico que realmente proporciona una experiencia equitativa a la de las clases presenciales.

Además, los cursos en línea son cada vez más competitivos en cuanto a precios.
Los espacios públicos se modernizan para atraer a visitantes y trabajadores
Para los espacios públicos, el reto es aumentar las visitas, es decir, el número de veces que se «adapta» una instalación para eventos no deportivos como conciertos y espectáculos.

Con la televisión y los asientos cada vez más cómodos, estos espacios deben enriquecer la experiencia del visitante. Un claro ejemplo es el Museo Interactivo de Economía (MIDE), donde están experimentando con las visitas seguras a través de galerías fotográficas y memorias de la pandemia, temas diferentes a los habituales del museo y dirigidos a nuevos públicos en México.

Los centros recreativos se esforzarán por enriquecer la experiencia de los visitantes mejorando la comodidad mediante la venta de entradas y concesiones sin contacto, proporcionando información en línea sobre la congestión en los puestos de venta o los baños, y realizando controles de temperatura automatizados para la seguridad de los visitantes. Estos lugares compartirán constantemente datos con sus visitantes, y transmitirán video a los interesados en casa.

Por supuesto, la conectividad de la red es la base de todo esto. Los espacios públicos buscarán con más ahínco opciones de autofinanciar las soluciones de conectividad como el Wi-Fi 6. Durante años, la tendencia era dejar que los operadores de telefonía móvil desplegaran sistemas que mejoraran la cobertura móvil, pero con la expansión de las aplicaciones, veremos muchas más redes Wi-Fi en este tipo de sitios como los estadios.

Los proveedores pueden ayudar en esta transición asesorando a los propietarios de los centros recreativos sobre los modelos de financiación y funcionamiento. Muchos de estos sitios no desplegarán nuevos equipos de red a menos que puedan entender claramente cómo se financiarán y operarán.

La oficina evoluciona
Obligados a trabajar desde casa por la pandemia, muchos trabajadores están descubriendo que les gusta más que asistir diario a las instalaciones. Los empresarios están adoptando estos estilos de trabajo para ganar más productividad con menos costes. Por ejemplo, las empresas están reevaluando sus inversiones en nuevos inmuebles o reconfigurando el espacio de las oficinas existentes para adaptarlas a estilos de trabajo óptimos. Las empresas con campus están trabajando para hacerlos más atractivos para los trabajadores con nuevos servicios como gimnasios y guarderías.

Las empresas también están eligiendo ubicaciones más atractivas a las que es más fácil llegar y se esfuerzan por saber exactamente quién utiliza un lugar. Los empresarios necesitan saber cómo utiliza la gente los edificios para determinar qué espacios se utilizan, de modo que puedan reasignar un lugar cuando sea necesario. Las nuevas oficinas serán reconfigurables para adaptarse a los cambios en las preferencias de los empleados. El objetivo general es que las empresas obtengan un mejor rendimiento de la inversión inmobiliaria, así como dar a los empleados remotos motivos para reunirse periódicamente cuando sea necesario. Muchas empresas han empezado a tener éxito organizando eventos especiales, por ejemplo, y los empleados remotos suelen verlos como oportunidades para establecer contactos que los traen a la oficina.

Sin embargo, incluso en un mundo cada vez más remoto, es una reacción exagerada que las empresas prescindan por completo de los inmuebles físicos para sus trabajadores, ya que las oficinas son vitales para crear y mantener la cultura de una empresa, aunque su uso sea diferente al del pasado.

Los hoteles se centran en la experiencia del huésped
El trabajo a distancia ha disminuido los viajes de negocios, por lo que los hoteles están buscando nuevas formas de hacer que sus instalaciones sean más atractivas para los huéspedes. Además, ahora compiten con los locales públicos para celebrar reuniones. Para ganar ingresos, los hoteles están desplegando sistemas Wi-Fi más rápidos y generalizados, subvencionando la conectividad y añadiendo activos digitales como televisores de pantalla grande para atraer eventos.

Además, los hoteles están trabajando para ser más eficientes a través de la tecnología digital. Las cerraduras electrónicas de las puertas son ya habituales, y los establecimientos más grandes cuentan con sistemas de telefonía IP que ofrecen pedidos en línea del servicio de habitaciones, servicios de conserjería y otras comodidades. Los sistemas de Internet y de gestión de los huéspedes están convergiendo en redes IP para lograr una mayor eficiencia a medida que los hoteles se trasladan a la nube para los servicios y aplicaciones de los huéspedes. También hay un mayor interés en la seguridad, con hoteles que adoptan SD-WAN para ayudar a prevenir ataques de hackers.

Todo esto ayuda a las grandes empresas hoteleras a competir por la fidelidad a la marca y a proteger sus inversiones a lo largo del tiempo. En cuanto a la infraestructura, los hoteles recurren a los operadores de telefonía móvil para escalar sus macro redes mientras aprovechan el Wi-Fi para la conectividad dentro de los edificios. Algunos hoteles ya están mirando hacia el Wi-Fi 7.

En 2022 se perfeccionarán las tendencias que nacieron en la llamada “nueva normalidad”. Las instituciones educativas, los lugares públicos, las oficinas y los hoteles necesitarán redes cableadas e inalámbricas más rápidas y robustas para apoyar sus diversas iniciativas. Deberíamos ver un progreso real hacia la renovación de las redes en el próximo año.

Autor: Moisés Montaño, RUCKUS Sales Director.

 

 

 

 

 

 

Artículo anteriorLos grandes de la industria unen fuerzas para avanzar en el ecosistema 5G vRAN
Artículo siguientePregrado de la UCAB retoma clases presenciales, postgrado continua de forma remota