60Hz vs 90Hz: ¿Cuál es la diferencia?

0
38

¿Existe realmente una diferencia tan grande entre una frecuencia de refresco de 60Hz y 90Hz? Eso es lo que vamos a analizar en este artículo.

Entre los muchos números que aparecen en la hoja de especificaciones de tu nuevo smartphone, es casi seguro que encontrarás uno que se refiere a la tasa de refresco, y dos valores comunes son 60Hz o 90Hz. Pero, ¿cuál es la diferencia entre estos dos valores y merece la pena pagar por ella?

¿Qué es la frecuencia de refresco?
En primer lugar, la tasa de refresco se refiere a la frecuencia con la que una pantalla se actualiza. Si la frecuencia de refresco es alta, el contenido en pantalla se renueva con mayor frecuencia y, por tanto, resulta más fluido para el ojo humano.

La tasa de refresco se mide en hercios (Hz), que indica la frecuencia por segundo, por lo que cuanto más alto sea el número en hercios, más suave será la pantalla.

¿Es mejor una pantalla de 90 Hz que una de 60 Hz?
Respondiendo a la pregunta del título, una pantalla de 90Hz puede parecer más suave que una de 60Hz porque se refresca 90 veces por segundo en lugar de 60, y por eso se considera que es visualmente superior.

Sin embargo, hay muchas métricas de diferencia para juzgar una pantalla, desde la resolución hasta la cobertura de la gama de colores, pasando por la compatibilidad con HDR, entre otras, así que ten en cuenta que la frecuencia de refresco por sí sola no lo dice todo.

Y no sólo eso, sino que tener una mayor frecuencia de refresco puede suponer un inconveniente en forma de menor duración de la batería. Esto se debe a que las frecuencias de refresco mejoradas requieren más energía para funcionar, por lo que vale la pena comprobar nuestros análisis para ver si un smartphone tiene suficiente energía para que la compensación merezca la pena.

Un factor que puede ayudar a que un smartphone con una frecuencia de refresco mejorada mantenga una buena duración de la batería es si esa frecuencia es adaptativa o no. En este caso, el smartphone cambia su tasa de refresco dependiendo del contenido que se muestre en la pantalla en ese momento, de modo que si se trata de contenido no compatible que no puede hacer uso de la suavidad extra, entonces la tasa de refresco se reduce para conservar la vida de la batería.

Por otro lado, los teléfonos con una tasa de refresco fija no pueden ajustarse automáticamente, por lo que pueden malgastar la batería intentando mantener una tasa de refresco de 90 Hz mientras que tú no notarías ninguna diferencia apreciable.

CambioDigital OnLine | Fuente WEB

Artículo anteriorRISE con SAP gana un fuerte impulso en América del Norte
Artículo siguientePrincipales tendencias que impulsan las estrategias de infraestructura de datos, según Gartner