No se puede poner precio al impacto humano de los datos

0
38
Danny Allan, CTO y VP Senior de Estrategia de Productos de Veeam.

En la industria de la tecnología, muy seguido hablamos de cómo los datos pueden beneficiar a las empresas. Y con razón, porque los datos son, probablemente, el activo más valioso que tiene una organización. Pero no siempre hablamos lo suficiente de cómo los datos mejoran la vida de las personas cuando, definitivamente, ese es su propósito.

Los resultados que los datos posibilitan pueden tener un impacto humano real en una variedad increíblemente amplia de escenarios. Esto es así porque los datos se suman a nuestro entendimiento de la historia humana, sea descubriendo nuestra herencia familiar o comprendiendo más sobre la vida de las personas y su historia. Un gran ejemplo en este sentido viene de una historia personal sobre cómo un grupo de amigos buzos técnicos y yo pudimos resolver un misterio de años, utilizando datos que han estado disponibles por mucho tiempo, pero que simplemente no se habían analizado con las herramientas lo suficientemente sofisticadas como para obtener las respuestas.

El misterio era el de un naufragio frente a Portsmouth, Maine (en Estados Unidos), del que me enteré por primera vez en un libro titulado “Due to enemy action” (“Por la acción del enemigo”). Fue el último buque de guerra de la Marina de Estados Unidos hundido en el Océano Atlántico durante la Segunda Guerra Mundial, dos semanas antes de que la misma terminara. Algunos de los 13 sobrevivientes afirmaron haber visto un submarino alemán después de que su barco explotara, pero la Marina descartó esos relatos, creyendo que no había submarinos operando tan cerca de la costa estadounidense en esa etapa de la guerra.

Nadie había encontrado el barco, así que mis amigos y yo empezamos una audaz misión para hacerlo. Además de hallar los restos del naufragio, queríamos responder a la pregunta de si fue torpedeado por un submarino alemán (escenario que las autoridades habían descartado por ser algo imposible), o bien, si se había hundido debido a la explosión de una caldera. Una suposición habría tenido implicaciones trágicas para los ingenieros que trabajaban en el barco y los sobrevivientes de la tragedia.

Tras una búsqueda de 5 años, encontramos el barco. También vimos que las calderas aún estaban intactas, pero no había evidencia de que un torpedo hubiera golpeado la popa del barco. Esto ha tenido consecuencias que cambiaron la vida de las víctimas, los sobrevivientes y sus familias. Si bien esto me llena de un tremendo orgullo, realmente da vida al verdadero poder de los datos.

Gran parte de los datos que usamos para encontrar los restos del naufragio ya se habían recopilado. Ya existían. Teníamos toda la información que necesitábamos para hallar los restos del naufragio y determinar la verdadera razón de su desaparición. Lo que no había estado disponible para quienes buscaron antes que nosotros fue la nube y las herramientas avanzadas de análisis de datos. Esto es lo que nos permitió encontrar la embarcación, y contar la historia.

Los datos están mejorando nuestra vida cotidiana
Más profundamente, es positivo pensar que podemos tener las respuestas a muchas de las preguntas aparentemente sin respuesta de la vida. Están justo ahí en los datos, pero todavía no los hemos encontrado. En un nivel más práctico, los datos nos hacen la vida más fácil, al ayudarnos a ser más rápidos y exitosos cada día. La pandemia del Covid-19 fue, por supuesto, un claro ejemplo de ello: como personas, enfrentamos un desafío generacional que amenazaba todas nuestras estructuras socioeconómicas y forma de vida, pero los datos en el término más amplio posible, sea que pensemos en datos como correos electrónicos, videoconferencias, pagos digitales, etcétera, permitieron que las empresas continuaran y las personas se comunicaran.

Además, con la ayuda de herramientas de automatización más avanzadas, y soluciones de IA y Machine Learning, los datos aumentan nuestra capacidad cognitiva. El cómputo de alto rendimiento en la nube está permitiendo a los ingenieros automotrices y de aviación utilizar dinámicas de fluidos computacionales y simulaciones para diseñar vehículos más rápidos, aerodinámicos y de bajo consumo de combustible. Mientras tanto, el diagnóstico clínico avanzado permite a los médicos y profesionales médicos diagnosticar y tratar enfermedades con mayor eficacia que nunca. Éstos son sólo dos ejemplos de cómo los datos están haciendo una contribución positiva a la sociedad humana; las posibilidades de lo que podemos hacer con ellos en adelante son infinitas.

Por eso es tan importante que administremos y protejamos los datos que tenemos. Los datos son un elemento invaluable para los negocios, un identificador único para nosotros como humanos y un recurso que crece en valor todos los días. A medida que se incrementa el volumen y valor de los datos, también lo hacen las amenazas a su seguridad y privacidad. Por lo tanto, cualquier organización que quiera aprovechar el enorme potencial que tienen los datos para transformar a su organización o al servicio que brindan a los clientes debe invertir en una estrategia de Protección de Datos Moderna. Después de todo, si hubiéramos perdido los datos que usamos para hallar ese barco, habríamos perdido una parte de la historia, posiblemente para siempre.

Autor: Danny Allan, CTO y vicepresidente Senior de Estrategia de Productos de Veeam.

Custom Text
Artículo anteriorHP recortará 10% de su plantilla a raíz de la desaceleración del mercado de computadoras personales
Artículo siguienteMicrosoft anuncia la Plataforma Microsoft Supply Chain